Vivir en Huelva

Anillar aves para amar el medio natural

  • Los voluntarios de Seo Bird Life están viviendo esta experiencia a través del anillamiento de pájaros

Anillar aves para amar el medio natural Anillar aves para amar el medio natural

Anillar aves para amar el medio natural

Conocer el medio para valorarlo y valorarlo para protegerlo. Currucas capirotada y cabecinera, ruiseñor bastardo y herrerillo común, son solo algunas de las aves que viven en Doñana y que dan sentido a esa protección nacida del conocimiento. Los voluntarios de Seo Bird Life están viviendo esta experiencia a través del anillamiento de estas y otras aves, con el programa Life Followers coordinado por la entidad, que busca como objetivo principal la preservación de la Red Natura 2000, máxima red europea que vela por la conservación de los diferentes hábitats naturales.

Por ello, precisamente, en la jornada de ayer se acercó hasta el Parque Natural de Doñana Santiago Urquijo (del programa Life de la Unión Europea, quienes colaboran en el proyecto de Seo Birde Life), para llevar a cabo labores de control y de ayuda a los integrantes de la asociación que están realizando el anillamiento de aves en el entorno de Doñana. Allí, Urquijo se encontró a un grupo de jóvenes que atendían al técnico de Seo Bird Life en Doñana, Carlos Molina, el cual con la debida pericia estudiaba las características de los pájaros que antes habían recogido. La valoración de Urquijo fue “muy buena”, sobre todo en el aspecto técnico, al margen de incidencias propias de la gestión de un proyecto de esta envergadura, que tal y como indica, se están solventando.

Así, hay que medir las plumas primarias (la de las alas), la cola, pesarlo y ver el pecho soplando sus plumas para saber si vienen de volar distancias largas o no. Si el pecho tiene grasa es que no han volado mucho, si tiene mucho músculo es que vienen de recorrer grandes distancias y han desarrollado masa muscular. Son algunos de los conceptos básicos que los jóvenes aprenden en este contacto directo con la naturaleza en un entorno privilegiado como es Doñana.

Y por supuesto, se colocan las anillas. Estas ofrecen mucha información a los técnicos sobre la situación real de las aves, de los movimientos por el entorno, su longevidad y otros aspectos de su biología, como explica Molina. Además, arroja datos cuantitativos sobre las poblaciones de las mismas, lo que indica “cómo van evolucionando las distintas especies, si van a mejor o a peor”. Saber si adelantan su viaje migratorio o si deciden no migrar son datos que se extraen del anillamiento, lo cual sirve para saber, por ejemplo, si el efecto del cambio climático es evidente para las aves.

A este respecto, la actividad, que es periódica por parte de la sociedad, indica el retraso en el viaje de las aves para pasar el invierno, como ocurre con la golondrina, que ya se ha dejado ver por el paraje, siendo fechas tempranas para esta especie, que ha adelantado su llegada a la península “un mes con respecto a hace 30 o 40 años”, indica Molina.

Hasta el paraje del parque natural, en el término de Bonares, se acercaron jóvenes de la zona, como José Manuel Fernández, de Punta Umbría, que lleva realizando anillamientos periódicos desde 2018 y que ya es de los que enseñan a los demás. Él hace hincapié en el enriquecimiento cultural y social que supone la actividad, al conocer a gente de diferentes países, que “aportan experiencias diferentes”. Allí estaba Federico Tossani, un joven italiano que ya había visitado otro parque natural en su país, y que se mostró encantado con la diversidad que está apreciando en Doñana.

Se trata de una jornada que comienza muy temprano, en torno a las 7:00 horas, y que permite ver amanecer en el parque observando como pequeños pájaros de pocos gramos traen consigo una información ingente sobre el estado de la naturaleza.

Al respecto, Pablo de la Nava, de Seo Bird Life, coordina en la entidad esta implicación con el medio por parte de los jóvenes voluntarios, a través del mencionado proyecto, y manifiesta a este diario que los jóvenes estarán dos meses realizando labores de voluntariado, desde monitorización de aves, como el anillamiento, hasta retirada y censo de especies exóticas, retirada de basura y también de plomo en el cerro de los Ánsares.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios