Tecnología

Steve Ballmer deja Microsoft

  • El consejero delegado de la compañía anuncia que abandonará la empresa en el próximo año, una vez se haya designado a su sucesor. Sus acciones en la empresa se revalorizan 790 millones de dólares tras el anuncio.

El consejero delegado de Microsoft, Steve Ballmer, de 57 años, dejará el puesto en los próximos doce meses, una vez concluya el proceso de elección de su sucesor, anunció la compañía. "Ballmer ha decidido retirarse como consejero delegado", agregó la empresa en un comunicado, en el que señaló que Ballmer continuará dirigiendo la compañía, en la que se ha formado un comité especial para dirigir el proceso de búsqueda de sucesor.

Por su parte, Ballmer indicó que "nunca es un momento perfecto para este tipo de transición, pero ahora es el momento adecuado" ya que la compañía "se ha embarcado en una nueva estrategia con una nueva organización". También reconoció que ha adelantado su salida con respecto a lo que había planeado, a mitad de camino de ese proceso de transformación. Sin embargo, "necesitamos un consejero delegado que esté aquí a mayor largo plazo", recalcó Ballmer.

Los últimos años de Microsoft han estado marcados por las acogidas cada vez más tibias a las nuevas versiones de su sistema operativo para ordenadores Windows, especialmente la versión 8 lanzada en 2012. Además, Windows ha quedado atrás en la carrera por los sistemas operativos de teléfonos inteligentes, muy superado por el Android de Google y el iOS de Apple.

Steve Ballmer, de 57 años, es consejero delegado de Microsoft desde el año 2000, cuando sustituyó a Bill Gates como máximo responsable de la empresa. Precisamente, Gates, actual presidente del consejo de administración, cofundador y la figura más conocida de Microsoft, será uno de los miembros del comité que elegirá al próximo responsable de la compañía. 

Las acciones de Microsoft que tiene Steve Ballmer se apreciaron este viernes algo más de 790 millones de dólares en Wall Street tras anunciarse que dejará el cargo. Ballmer tiene 333,2 millones de acciones, cada una de las cuales se revalorizó 2,38 dólares (un 7,35%) respecto al cierre del jueves, lo que supone una ganancia de algo más de 790 millones de dólares en un solo día. La compañía anunció la marcha de su consejero delegado en un comunicado divulgado antes del inicio de las cotizaciones, y en los primeros minutos de la sesión las acciones de Ballmer llegaron a acumular una ganancia de casi mil millones de dólares. En lo que va de año, las acciones de Microsoft han subido algo más del 30%, pero sólo han subido el 32,61% en los últimos diez años.

Un hombre de negocios con una herencia difícil

Steve Ballmer parece un hombre duro, pero en el fondo es un tipo sensible. Ya en el año 2000, cuando reemplazó a su viejo amigo y compañero de ruta Bill Gates como director ejecutivo de Microsoft, las lágrimas le impidieron pronunciar fluidamente su discurso. Hasta ese momento, Ballmer había sido el segundo hombre fuerte dentro de la empresa de software. Sus exaltadas apariciones, no sólo dentro de la empresa, llevaron a que se ganara el apodo de Monkeyboy (chico-mono). Legendaria es una escena en la que Ballmer comenzó a cantar y a saltar al tiempo que gritaba: "Amo esta empresa."

Steve Ballmer nació en 1956 y creció en la ciudad de Detroit, conocida por la producción de automóviles. Y muestra su preferencia por la marca Ford, para la que trabajaba su padre, nacido en Suiza. El director ejecutivo de Microsoft nunca ocultó su origen humilde. Mientras que Bill Gates era considerado el especialista en software y el visionario de la empresa, Ballmer figuraba como un hombre de negocios con un excelente talento para las ventas.

Ballmer conoció a Gates en la universidad de Harvard en los años 70. Se graduó con honores en matemáticas y economía. Después de trabajar dos años para la empresa Procter & Gamble abandonó un postgrado en gestión en la universidad de Stanford para levantar junto a Gates la mayor empresa de software del mundo. Ballmer se convirtió en 1980 en el primer director de negocios de la flamante empresa. En el mismo año contrajo matrimonio con Connie Snyder, una empleada de Microsoft, con la que tuvo tres hijos varones. Hasta hoy lo une una estrecha amistad con Gates, que siempre lo apoyó en las luchas internas de la empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios