Medidas de prevención

Por qué si casi no hay casos de gripe siguen creciendo los casos de coronavirus si nos protegemos igual

Por qué si casi no hay casos de gripe siguen creciendo los casos de coronavirus Por qué si casi no hay casos de gripe siguen creciendo los casos de coronavirus

Por qué si casi no hay casos de gripe siguen creciendo los casos de coronavirus

Uno de los debates sanitarios y científicos más interesantes que hay en torno al coronavirus es por qué hay tanta poca incidencia de casos de gripe y, sin embargo, el coronavirus está teniendo cifras de contagios récord durante estas semanas después de las navidades, pese a que las medidas de contención son prácticamente las mismas para ambas enfermedades: mascarilla, higiene y distancia social. 

Las medidas adoptadas frente al coronavirus, entre las que se encuentran las mascarillas, la distancia social y la higiene, están haciendo que la gripe pase a un segundo plano. A pesar de ello, la Covid-19 es mucho más contagiosa, sobre todo, por la transmisión por aerosoles. A raíz de esto, los científicos llevan advirtiendo desde el verano pasado que, si se puede realizar una actividad en abierto es mucho mejor que en un recinto cerrado. 

Asimismo, los investigadores señalaron que es fundamental la ventilación de los recintos cerrados para que esos aerosoles de una persona infectada no se dispersen por el espacio y puedan contagiar al resto de personas que se encuentren en la misma sala. Además, los datos de la gripe indican que ha disminuido de manera generalizada la circulación de este virus a nivel mundial.  

La forma de contagiar del virus de la gripe también es distinta al nuevo coronavirus, ya que ésta se contagia cuando los síntomas son detectables y se puede aislar al enfermo. El SARS-CoV-2 por contra, es mucho más invisible. Entre sus características está infectar a través de individuos asintomáticos que propagan la enfermedad sin padecerla, además de que los pacientes que la desarrollan, contagian antes de que los síntomas sean visibles.

Cautela y continuación de las medidas de seguridad 

A pesar de todo, los datos se deben tomar con cautela. Cuando comenzó la pandemia el mes de marzo de 2020, las pruebas diagnósticas realizadas y la atención médica quedaron colapsadas y no se pudieron notificar de manera correcta los datos epidemiológicos y virológicos relacionados con la gripe. Por tanto, los sanitarios creen que los informes actuales sobre esta problemática deben mirarse desde un punto de vista lógico, sabiendo que están basados en datos que no fueron tomados de manera correcta por la saturación que provocó el coronavirus.

Se asegura que los patrones de seguimiento y vigilancia continúan activos por si pudieran aparecer casos de gripe en plena tercera ola, por lo que podrán identificar cualquier variación en la evolución de la actividad en nuestro entorno y en España en los próximos meses.

Las restricciones sanitarias se han tenido que reestructurar para replantear y adaptar la vigilancia de la gripe. Ahora bien, están llevando a cabo una serie de medidas para estudiar de forma conjunta la gripe y el coronavirus para que, en el caso de que se haga estacional este último, se pueda tener un protocolo de actuación determinado y tratarlo como sistema de vigilancia de infección respiratoria aguda (IRA) leve y grave.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios