Sociedad

Aire acondicionado y coronavirus: ¿Un riesgo en potencia?

La OMS recomienda evitar la recirculación de aire. La OMS recomienda evitar la recirculación de aire.

La OMS recomienda evitar la recirculación de aire. / J. A.

La página web de la Organización Mundial de la Salud da respuesta en su apartado de Preguntas y Respuestas (sólo en inglés) a una de las dudas presentes estos días calurosos frente a la pandemia de coronavirus: ¿En qué medida incide el uso del aire acondicionado y otros sistemas de ventilación en la propagación de la enfermedad?

La web de la entidad comienza definiendo la ventilación como "la introducción intencionada de aire fresco en un espacio mientras se elimina el aire viciado", una operación que se realiza para "mantener la calidad del aire en ese espacio".

En uno de los varios comunicados elaborados por la OMS al respecto del riesgo que podrían representar estos dispositivos, la OMS aclara que "los sistemas de aire acondicionado y ventilación que están bien mantenidos no deberían de aumentar el riesgo de transmisión del virus", aunque desaconseja el uso de ventiladores en "espacios colectivos" cuando coincidan en el mismo diversas personas. No obstante, añade, "si el uso de ventiladores es inevitable", es recomendable aumentar "el intercambio de aire exterior" y minimizar el flujo de aire directo sobre las personas para reducir la posibilidad de contagios.

Respecto al aire acondicionado en entornos colectivos e industriales -"edificios gubernamentales, escuelas, hoteles y hospitales"- , la OMS incide en la necesidad de labores de inspección, mantenimiento y limpieza periódicas "para evitar la transmisión". En cualquier caso, añade, "incluso en ambientes bien ventilados, las personas deben seguir las recomendaciones de distanciamiento físico e higiene frecuente de las manos", recomendando además una climatización entre los 24ª y los 27º .

En entornos domiciliarios, amén de similares labores de limpieza y mantenimiento, la recomendación principal es evitar la recirculación del aire, primando el intercambio de aire desde el exterior. "Los modos de recirculación (que recirculan el aire) no deben usarse", hace hincapié la entidad, recordando que "un sistema bien mantenido" puede incluso "reducir la propagación del Covid-19 en espacios interiores al aumentar la tasa de cambio de aire, reducir la recirculación de aire y aumentar el uso de aire exterior".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios