Causa criminal

Se investiga si la hija de la última víctima de violencia machista se quiso suicidar o la tiraron por la ventana

Una agente de la Policía Nacional trabaja ante un ordenador.

Una agente de la Policía Nacional trabaja ante un ordenador. / DGP

El suceso tuvo lugar ayer, 29 de noviembre, en una vivienda de un edificio de Sagunto, en Valencia, en la que se encontraba la víctima junto a, al menos, una de sus hijas de 13 años. No se ha podido confirmar si la otra, de menor edad, estaba en la casa en el momento de los hechos o se encontraba con unos familiares. 

La niña de 13 años también resultó gravemente herida tras caer desde el segundo piso a un patio interior. La Policía está ahora investigando si la pequeña se tiró, si se asustó y trató de pedir ayuda o si su padre quiso matarla también a ella. 

Fue la caída de la niña la que hizo que los vecinos llamaran de inmediato al número de emergencias 112, sin saber que en el interior de su casa se encontrarían con su madre asesinada por su marido. El arrestado, de 39 años, supuestamente hirió a la mujer, de 34, en el cuello con un arma blanca, lo que provocó su muerte.

La menor de 13 años, como consecuencia de la caída, resultó gravemente herida y fue asistida por un equipo médico del SAMU, según han concretado desde el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU). Posteriormente fue trasladada a un centro hospitalario donde permanece ingresada con pronóstico reservado, aunque según han informado su vida no correría peligro. La Policía está investigando las circunstancias de los hechos, recabando muestras y tomando declaraciones.

Antecedentes por maltrato

Abdellah y Fátima no estaban juntos desde hacía un tiempo. Tenían dos hijas en común y ella le había comunicado su intención de divorcirase de él. Abdellah había cumplido una condena por maltratar a su mujer hace cinco años. En estos momentos el agresor no estaba sujeto a ninguna medida de control. Así, desde abril de 2018 no tenía ninguna medida en vigor ni la víctima gozaba de protección.

Fátima dio el paso de denunciar a finales de diciembre de 2016, tras años de maltrato físico y psicológico. El Juzgado de Instrucción número 1 de Sagunt, con competencias en materia de violencia sobre la mujer, lo condenó en enero de 2017 por un delito de maltrato en el ámbito familiar del artículo 153.1 y 3 del Código Penal a las siguientes penas: 42 días de trabajos en beneficio de la comunidad, privación del derecho a la tenencia y porte de armas durante 16 meses y prohibición de aproximarse a la víctima a menos de 500 metros y de comunicarse con ella por cualquier medio durante 16 meses, según la información facilitada por el TSJCV.

Esa es la única denuncia que logró interponer la mujer, por lo que, una vez terminada la condena, no se vuelve a valorar si hay o no nuevos episodios de violencia machista. Para que se vuelva a iniciar un procedimiento de este tipo debe existir una nueva denuncia puesta por la víctima o por cualquier persona de su entorno. Por este motivo Fátima se encontró completamente desprotegida.

El teléfono 016 atiende a las víctimas de toda la violencia machista —de la física a la psicológica, la sexual o la trata—, a sus familias y a su entorno las 24 horas del día, todos los días del año, en 53 idiomas diferentes. El número no queda registrado en la factura telefónica, pero hay que borrar la llamada del dispositivo. También se puede contactar a través del correo electrónico 016-online@igualdad.gob.es y por WhatsApp en el número 600 000 016.

Los menores pueden dirigirse al teléfono de la Fundación ANAR 900 20 20 10. Si es una situación de emergencia, se puede llamar al 112 o a los teléfonos de la Policía Nacional (091) y de la Guardia Civil (062). Y en caso de no poder llamar, se puede recurrir a la aplicación ALERTCOPS, desde la que se envía una señal de alerta a la Policía con geolocalización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios