Semana Santa

El obispo invita a vivir una Cuaresma sincera

  • La imposición de ceniza congrega en la Catedral a numerosos fieles en la misa oficiada por el obispo Santiago Gómez Sierra, en su primera Cuaresma en Huelva

El obispo lanza la ceniza sobre uno de los fieles, según marca el nuevo protocolo El obispo lanza la ceniza sobre uno de los fieles, según marca el nuevo protocolo

El obispo lanza la ceniza sobre uno de los fieles, según marca el nuevo protocolo / Josué Correa

El obispo de Huelva, Santiago Gómez Sierra, celebró ayer en la Catedral de la Merced su primera misa de imposición de ceniza en la diocésis.

Durante la homilía, tras la lectura del santo evangelio según san Mateo en el que Jesús recomienda a sus discípulos que “cuando hagas limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha; así tu limosna quedará en secreto y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará”, el obispo ha trasladado la necesidad de tomar consciencia del pecado, “ya que hemos pasado de que todo era pecado, a no considerar que nada sea pecado y a olvidar que hay un juicio final”.

El obispo también ha recordado a los fieles que la Cuaresma es una llamada a la conversión, “por lo que os invito a vivirla con sinceridad, a testificar todos nuestros fallos y a hacer examen de nuestra vida para reconocer qué es lo que me aparta de Dios, ya que eso nos va a permitir renovar la Noche de Pascua las promesas bautismales de verdad”.

Una vez finalizada la homilía, y en este año marcado por la pendemia, el obispo ha seguido las directrices marcadas por la Iglesia respecto a las modificaciones del rito tradicional. Así, Gómez Sierra ha pronunciado la oración de bendición de las cenizas y después de asperjarlas, sin decir nada, con el agua bendita, el obispo se ha dirigido a los presentes, diciendo una vez y para todos los fieles la fórmula del Misal Romano, para a continuación lavarse las manos y ponerse la mascarilla para proteger nariz y boca. Una vez tomadas estas medidas de seguridad, ha tomado la ceniza y la ha dejado caer sobre la cabeza de cada fiel, sin decir nada.

Con la imposición de la ceniza da comienzo la Cuaresma, tiempo que precede a las procesiones y estaciones de penitencia, que este año no serán posibles, como ya resolvió el obispo Gómez Sierra a través de un decreto el pasado 10 de febrero. Debido a las “extraordinarias circunstancias sanitarias” derivadas de la pandemia, el prelado estableció la suspensión e instó al seguimiento de la normativa y las disposiciones sanitarias vigentes. Del mismo modo, exhortó “a las hermandades y cofradías, asociaciones de fieles y a todos los fieles cristianos a vivir con especial devoción las celebraciones litúrgicas de la Semana Santa en sus parroquias y comunidades, especialmente las del Triduo Sacro”.

En su decreto, el obispo indicó igualmente que “los párrocos y directores espirituales, en colaboración con sus hermandades y cofradías, asociaciones de fieles o grupos eclesiales, organizarán el modo en que los hermanos puedan expresar la devoción a sus sagrados titulares de forma personal y comunitaria, especialmente en el día en el que les correspondería celebrar sus estaciones de penitencia”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios