Semana Santa

El Silencio regresa antes al templo

  • Nuevo cambio de itinerario de la cofradía con el que su recogida se adelantó 45 minutos en relación al año pasado

SI en número de nazarenos y pasos no destaca, la tarde de Viernes Santo no podría entenderse sin la presencia de la Soledad y su precioso paso que recorre el centro. Los cofrades de La Soledad miman con esmero todos los detalles del espléndido paso. Todo estaba preparado para que las puertas del templo se abrieran y la cofradía contribuyera a aportar ese silencio que la Virgen transmite como señal del dolor que le perfora el corazón.

La principal novedad de este año, eran las modificaciones que todas las cofradías de esta jornada habían realizado. El propósito de ellas era adelantar las recogidas. De este modo, la Carrera Oficial se cerró 25 minutos antes. Esto permitió a la Hermandad de la Soledad recogerse 45 antes que el año pasado. Así lo realizó alrededor de las 23:45. Para conseguir esto La Fe que entró a su hora, hizo el trayecto de la Carrera Oficial en cinco minutos menos; el Descendimiento entró otros cinco minutos antes e hizo el trayecto en 40 y el Santo Entierro en 35. De esta forma se ganaron 20 minutos a los que se añadieron otros cinco que recortó la propia La Soledad.

Esta cofradía de la Concepción realizó el pasado año un cambio en su recorrido que era más largo que el tradicional. Este año ha vuelto a haber una modificación sustancial en el itinerario con el objetivo ya mencionado.

En el pequeño cortejo destacaba un buen grupo de niños que precedían el paso que es todo un deleite para su contemplación. Como ya sucediera el año anterior, uno de sus elementos más resaltables fue el exorno floral en el que predominan los jacintos. En esta ocasión, sin embargo, los estrenos eran un pañuelo manípulo en malla de oro fino avejentado absolutamente calado, en el que sobre la malla iban intercalándose alternativamente, dibujos a base de motivos florales y que presentaba una morfología polilobulada en sus cuatro lados.

El otro estreno de la cofradía fue un juego de faldones para las andas procesionales, en tejido de damasco de 35 hilos de color frambuesa tornasolado en negro.

Una de las peculiaridades es que el bordado de la Virgen es uno de los más antiguos de la Semana Santa de Huelva. La imagen es de autor desconocido.

Como la tradición marca, Nuestra Señora en su Soledad es la encargada de cerrar la Carrera Oficial no solo de la jornada sino de toda la Semana Santa. Llegó puntual a La Placeta dejando un espacio prudente entre ella y el palio de la Soledad de María, que iba acompañado por la Banda Sinfónica Municipal, con el objetivo de preservar su carácter de silencio. Otra de las novedades producidas por los cambios en su recorrido ha sido que la comitiva alcanzó la Carrera Oficial por Jesús Nazareno en vez de por Bocas como sucedió el año pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios