Hermandad de La Redención de Huelva 2019 Procesionar desde el barrio de Huerto Paco

  • La cofradía hace su salida procesional desde la residencia de mayores Santa Teresa Jornet. Realiza un homenaje póstumo al anterior capataz

La Redención ante la residencia de mayores Santa Teresa Jornet. La Redención ante la residencia de mayores Santa Teresa Jornet.

La Redención ante la residencia de mayores Santa Teresa Jornet. / Nedd Chairi (Huelva)

Con la marcha Viene andando el Redentor, interpretada por la Agrupación Musical Santa Cruz de Huelva, inició La Redención su recorrido procesional por las calles de la capital onubense. A las 16:14 salió el paso de las instalaciones de la residencia de mayores Santa Teresa Jornet.

Minutos antes, en el interior de la carpa, instalada en el patio de la residencia, se llevó a cabo la primera levantá, dedicada a Francisco Manuel Rodríguez Asuero, el anterior capataz del paso, recientemente fallecido. La realizó su hijo, Daniel Rodríguez, el actual capataz, con el nuevo llamador, uno de los estrenos de este año.

Inscrita en el llamador la frase: Curro serás eterno. De esta manera se refirió a él su hijo cuando se dirigió a los costaleros: “Curro, siempre eterno”, un momento muy emotivo. Destacó que era un hombre adelantado a su tiempo y un enamorado de su familia. En el llamador, formando parte del mismo, se encuentra la Medalla de Plata de la hermandad que se le concedió a título póstumo a Francisco Manuel Rodríguez, que era también hermano de honor.

En el patio de la residencia de mayores ya se oyó la primera saeta al Cristo de la Redención, que iba sobre un manto de claveles rojos y rosas del mismo color en las esquinas, en un nuevo paso, realizado en Isla Cristina, por Daniel Sánchez Vázquez, Batanero, con su primera fase de carpintería ejecutada.

A las cuatro de la tarde salió la Cruz de Guía de la residencia de mayores. En la calle Cristo de la Redención las personas se concentraron a lo largo de la vía, en la mediana de la misma, así como en las aceras para apreciar con todo detalle el paso del Cristo. En los balcones y ventanas de los bloques de viviendas los vecinos siguieron atentamente la salida procesional.

El paso se giró a la altura del acceso principal de la residencia de mayores, en cuyo porche residentes, familiares y monjas miraban la procesión, y desde allí se le cantó la segunda saeta al titular de la cofradía, a la que seguirían otras en distintos puntos del recorrido por las calles de Huelva, un caminar solemne la de esta hermandad del Huerto Paco, que tras vivir intensos momentos y realizar la Carrera Oficial regresó a su barrio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios