Hermandad del Descendimiento de Huelva 2019 La cofradía vuelve a abrir la Carrera Oficial el Viernes Santo

  • El hermano mayor entrega a la Banda Sinfónica del Liceo de la Música de Moguer la medalla de Hermano Mayor Honorario

Salida del templo del paso de palio. Salida del templo del paso de palio.

Salida del templo del paso de palio. / Josué Correa (Huelva)

Parecía que el tiempo no iba a dar tregua y la Hermandad del Descendimiento pidió la hora de moratoria. Una vez agotada ésta la junta de gobierno se reunió para tomar una decisión. Fuera del templo lloviznaba y parte de los hermanos estaban convencidos de que la cofradía no procesionaría. Se hizo un silencio cuando el hermano mayor, Ramón Maneiro, subió al presbiterio. Todos estaban expectantes y recibieron con aplausos el anuncio de que finalmente harían estación de penitencia.

Maneiro apuntó que después de ver los partes meteorológicos y hablar con Daniel Zamora, responsable de MeteoHuelva, sopesaron el pequeño riesgo que había y decidieron realizar la salida procesional, por lo que instó a los hermanos a organizarse rápidamente.

En el exterior del templo se congregó un gran número de personas que querían presenciar uno de los momentos más bonitos de la cofradía: su salida de la Parroquia Mayor de San Pedro. A las siete y media de la tarde salió la cruz de guía. Minutos después lo haría el paso de misterio, que empezó a avanzar por el porche al son de la marcha En manos de Jesús, interpretada por la Banda de Cornetas y Tambores Santísimo Cristo de la Expiración.

En el paso de misterio se podían apreciar las cinco restauradas cartelas de plata con los escudos papal y el de la hermandad y símbolos de la pasión de Cristo. Asimismo estrenó el repostero con el escudo de la hermandad.

Acompañó al palio de la Virgen de la Resignación la Banda Sinfónica del Liceo de Moguer, que interpretó Amargura en el inicio del caminar de la titular por el porche de San Pedro. Llevó el palio dos cirios votivos, uno de ellos por Avadi Down Huelva Vida Adulta y otro por la lucha contra el cáncer.

La cofradía volvió a abrir el Viernes Santo la Carrera Oficial. Intensos y emotivos momentos se vivieron a lo largo del recorrido por la ciudad.

Tocaban las campanas de la parroquia a las doce de la noche cuando el paso de misterio iba de regreso por la Plaza de San Pedro, donde le cantaron saetas a los titulares de la hermandad. Media hora después entraba en el templo.

Pasados unos minutos de la una de la madrugaba atravesaba el dintel de la puerta el paso de palio mientras la Banda Sinfónica del Liceo Municipal de la Música de Moguer tocaba el Adagio, de Albinoni. El hermano mayor entregó a esta agrupación musical la medalla de Hermano Mayor Honorario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios