Tribuna

Juan Francisco Delgado Morales

Vicepresidente Ejecutivo de la Fundación Europea para la Innovación

A propósito del debate de las etiquetas en los alimentos: Nutriscore y la personalización de la dieta

No hay enfermedades, sino enfermos

Planta embotelladora de aceite de oliva. Planta embotelladora de aceite de oliva.

Planta embotelladora de aceite de oliva. / R. D.

El eminente científico francés Claude Bernard nacido en 1813 fue el autor del conocido aforismo de “No hay enfermedades , sino enfermos” , con sus métodos revolucionario para su época fue muy criticado, pero utilizó el método científico para hacer de la fisiología una ciencia muy reconocida en el mundo.

Hoy en día más de doscientos años después, un catedrático Emérito de Nutrición en Francia, Serge Hercberg, ha impulsado un sistema de clasificación de los alimentos destinados a prescribir los mejores alimentos para el consumidor con el sistema Nutriscore.

Una visión paternalista, vertical y muy orientada a dar un sesgo al mercado con el loable fin de eliminar la obesidad y el riesgo de muerte por la ingestión de alimentos “poco saludables” y que van directos a mejorar la salud. Loable fin, pero en este caso parece que los medios utilizados no han sido los más adecuados según la contestación surgida al respecto. 

¿Qué es Nutri-Score?

Nutri-Score es una etiqueta nutricional basada en una escala codificada de cinco colores que va del verde oscuro al naranja oscuro, asociada con letras de la A a la E. Verde oscuro y la letra A se adjunta a los productos con la mejor calidad nutricional, mientras que el naranja oscuro y la letra E se adjunta a los productos con la menor calidad nutricional. 

Nutri-Score proporciona a los consumidores información sobre la calidad nutricional general de los productos en el frente del empaque. El método de puntuación nutricional subyacente fue desarrollado por la Agencia Británica de Normas Alimentarias y se conoce como "puntuación FSA". Esta puntuación, que va de -15 a 40, nos permite evaluar la calidad nutricional general de los alimentos. A base de 100 g de producto, incorpora factores desfavorables como calorías (kj), ácidos grasos saturados (g), azúcares (g) y sodio (mg);

Hay dos objetivos al utilizar Nutri-Score: apoyar a los consumidores y fomentar la mejora de los productos. Al dar acceso a la información y ayudar a las personas a comparar productos de un vistazo, los consumidores se orientan hacia productos con la mejor calidad nutricional. Al mismo tiempo, se anima a los productores a mejorar la calidad de sus productos mediante la reformulación y la innovación. Hasta ahí unos fines que podían ser compartidos por todo el mundo. Otra cosa es cómo se llega ahí y porqué.

Lanzamiento en toda Europa

Después de Francia, varios países europeos se han sumado al movimiento: Bélgica en marzo de 2019, Suiza y Alemania en septiembre de 2019, y los Países Bajos en noviembre de 2019. Además, Nutri-Score está siendo utilizado por algunas marcas de supermercados, como Auchan en Portugal y Eroski en España. De hecho, como la etiqueta se ha registrado como marca comercial en Europa, puede utilizarse en todo el territorio.

En aras de la transparencia hacia los consumidores y la coherencia en el mercado europeo, Francia espera que Nutri-Score sea obligatorio en Europa. Ese es el objetivo de la nueva iniciativa 'pro Nutri-Score' que fue lanzada en mayo de 2019 por siete organizaciones de consumidores. Su objetivo es recaudar un millón de firmas de al menos siete países europeos; si tienen éxito, esta propuesta será evaluada por la Comisión Europea.

Contestación en los países Mediterráneos con Nutrinform  

Italia, el crítico más duro de Nutri-Score, presentó oficialmente su propio sistema de etiquetado "Nutrinform" a la Comisión Europea, preparando el escenario para un tira y afloja en todo el bloque que podría determinar cómo cientos de millones de europeos eligen los alimentos que consumir.

El gobierno italiano ha rechazado Nutri-Score, que emplea un sistema codificado por colores para comparar los valores nutricionales de los productos alimenticios, porque afirma que el sistema diseñado en Francia simplifica en exceso las opciones del consumidor, penalizando injustamente las especialidades italianas tradicionales como el parmesano y el aceite de oliva debido a su alto contenido en grasas. Y no le falta razón, la simplificación, sin matices puede llevar a la confusión y desde luego a valoraciones que no se ajustan a los resultados científicos del valor de los alimentos, como es el caso del aceite de oliva.

Su alternativa propuesta, denominada "Nutrinform", utiliza en cambio símbolos de batería para indicar los porcentajes de energía, grasas y azúcares en una porción recomendada de alimentos. Los defensores de Nutrinform argumentan que su enfoque enmarca el consumo en un contexto más lógico y coherente de ingesta diaria óptima. Según la ministra de Agricultura de Italia, Teresa Bellanova, el sistema “no está penalizando, no da buenas ni malas calificaciones”.

Disputa sobre el mejor enfoque

La principal manzana de la discordia es la forma en que los sistemas competidores Nutri-Score y Nutrinform registran y promueven productos alimenticios "saludables". La escala móvil de Nutri-Score asigna puntos negativos a las grasas saturadas, las calorías, el azúcar y la sal. Al mismo tiempo, asigna puntos positivos a frutas, verduras, proteínas y fibra. Sin embargo, no tiene en cuenta los beneficios de comer grasas y proteínas con moderación, y en función de la situación de cada consumidor.

En ese sentido, la alternativa FOP de Italia presenta una descripción más detallada y completa del valor nutricional de un alimento. En lugar de clasificar los alimentos como rojos, que son equivalentes a malos para la salud versus verdes, que son los buenos para nuestro cuerpo, el sistema de baterías invita de manera más sutil a los consumidores a considerar su consumo de alimentos básicos ricos en grasas como el aceite de oliva, el queso parmesano o el salami en el contexto de su dieta general y permite acercarse al concepto de personalización de la dieta.

Debido a su simplicidad, Nutri-Score es sin duda más fácil de leer. Pero también como todo lo simple, más fácil de manipular. Sin embargo, la simplicidad podría ser, en última instancia, su talón de Aquiles si hace que los consumidores rechacen los productos alimenticios naturalmente saludables como el aceite de oliva, empujándolos a adoptar opciones menos saludables en su lugar, muy lejos de una dieta equilibrada y para cada caso en concreto. La tecnología permite esta personalización en función de los datos de salud. Un código QR puede ser mucho más eficiente y útil para el etiquetado y personalizarse en función de la salud del consumidor de forma individual.

También la sociedad Española de Salud Pública y Administración sanitaria ha entrado en el debate , manifestado que la etiqueta debe incluir la exención de productos con un único ingrediente, como aceite de oliva, leche o huevos, que se etiquetarían de forma independiente, en base a las pruebas científicas sobre sus propiedades y efectos en salud. Por ej., el aceite de oliva virgen extra podría etiquetarse como A plus, etc., así como tener en cuenta ingredientes no contemplados en NutriScore para ponderar la valoración: Por ej., bajar un nivel en la clasificación (de A a B, de B a C, etc.) en productos que contengan edulcorantes artificiales o potenciadores de sabor, no contemplados en NutriScore. También podría usarse el sistema NOVA como complemento del NutriScore para ponderar a la baja productos ultraprocesados que salen bien con NutriScore, por ejemplo, un refresco edulcorado.

Priorizar una dieta equilibrada y personalizada: la solución

Y, en última instancia, ese es el objetivo de ambos sistemas de etiquetado: lograr que los europeos consuman dietas más saludables, nutritivas y equilibradas que mejoren la salud y el bienestar en general.

Las autoridades sanitarias de Francia están interesadas en mejorar los hábitos alimentarios de los ciudadanos, a la luz de datos alarmantes que sugieren que más de la mitad de la población adulta del país tiene sobrepeso.

Un estudio realizado por el Instituto Robert-Koch centrado en los niños en Alemania ya concluyó en 2018 que el 15 por ciento de los jóvenes tienen sobrepeso. Cifras tan alarmantes explican por qué las autoridades nacionales quieren lograr cambios duraderos en los patrones dietéticos de sus poblaciones, incluso si el “cómo” sigue sin estar claro a nivel europeo.

La respuesta Italiana representa la opinión de que todos merecen comprender el panorama completo antes de decidir cómo equilibrar su dieta, en función de las necesidades individuales. Y es fácil ver por qué los italianos sienten tanta pasión por lo que constituye una alimentación saludable, dado que su dieta es considerada una de las más codiciadas del mundo. En idéntica posición debería estar España, aunque el Gobierno español se ha sumado al sistema Nutriscore.

Rica en frutas, verduras y pescado en lugar de carnes rojas, la dieta mediterránea, similar a la japonesa, se ha llegado a considerar excepcionalmente beneficiosa para la salud en general. Las tasas de obesidad en Italia son un 17 por ciento más bajas en comparación con las del Reino Unido, mientras que varios estudios también han demostrado que es probable que las personas con riesgo de enfermedad cardíaca mejoren su condición cardiovascular al cambiar la carne roja por verduras, pescado y aceites. De hecho, esta investigación sugiere que las enfermedades cardíacas se pueden combatir de manera más efectiva con una dieta de estilo mediterráneo que con medicamentos.

En la batalla por un sistema de etiquetado FOP, los responsables políticos de Bruselas deberían considerar qué constituye una dieta equilibrada. No es ridiculizar un producto alimenticio como malo mientras elogia otro como bueno. Más bien, está fomentando que los consumidores tomen decisiones informadas sobre lo que cada producto aporta. Con Nutrinform posiblemente cumpliendo estos criterios con mayor precisión, podría convertirse en el enfoque más sostenible.

En medio de un acalorado debate sobre el etiquetado nutricional y de origen de los productos alimenticios en Europa, la Comisión Europea está llevando a cabo una consulta pública sobre las etiquetas de los alimentos, que cubre la nutrición y el origen, pero también las fechas de caducidad y caducidad, que pide a los ciudadanos de la UE que participen y compartir sus puntos de vista. 

En el marco de la iniciativa Farm-to-Fork (F2F), la Comisión Europea se ha comprometido a adoptar una propuesta para el etiquetado de alimentos en toda la UE para finales de 2022. Desde hace más de un año, los estados miembros de la UE han estado debatiendo la posible armonización de los sistemas de etiquetado nutricional al frente del envase (FOP). El objetivo final: establecer un etiquetado estandarizado para proporcionar la información más precisa a los consumidores europeos y, en última instancia, ayudar a los europeos a seguir dietas más saludables

El debate entre los gobiernos nacionales está lejos de llegar a una conclusión. En el Consejo de Agricultura y Pesca de diciembre de 2020, los estados miembros se estancaron sobre las diferentes opciones disponibles. Mientras que Alemania, que entonces presidía, quería respaldar el etiquetado obligatorio estilo Nutri-Score como se desarrolló en Francia, una coalición de países liderada por Italia ha rechazado Nutri-Score y busca un sistema que, en su opinión, se adaptaría mejor a las diversas dietas regionales de Europa, respetando los productos alimenticios tradicionales. Dicho esto, en palabras del comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, todos los miembros están de acuerdo en que un sistema de etiquetado debe tener una base científica.

Las dietas personalizadas para la mejora de la salud y el ADN de los alimentos

En este sentido, un producto nutricional genuino es fundamental para obtener los beneficios adecuados para la salud y prevenir patologías. Sin embargo, con el aumento del comercio mundial de productos alimenticios crudos y procesados, la autenticación confiable es esencial para un etiquetado correcto que garantice la seguridad del consumidor.

El uso de herramientas basadas en ADN se ha convertido en una posible solución en un futuro próximo para resolver este problema. Actualmente, las tecnologías que explotan el polimorfismo del ADN entre especies pueden caracterizar la composición de alimentos de alimentos puros (códigos de barras de ADN) o multiespecíficos (metabarcoding de ADN), y la aplicación de esta tecnología ha comenzado a entrar en las regulaciones alimentarias.

Una nutrición sana y segura requiere la autenticación de los productos alimenticios. Los ingredientes crudos, los productos alimenticios procesados y mezclados pueden carecer de rasgos de diagnóstico que permitan su identificación.

El código de barras de ADN y el metabarcoding de ADN surgieron como herramientas confiables para la autenticación de alimentos.

Las herramientas basadas en ADN también son fiables para caracterizar el microbioma de los alimentos y la seguridad alimentaria.

Las herramientas basadas en el ADN formarán parte de la personalización de las dietas saludables.

El Blockchain es una opción de garantía. Debería ser una buena opción para la necesaria trazabilidad. Tener en el móvil la información de la evolución del producto y sus características nutricionales. Esto “macheado” con los datos de salud es extraordinario para el futuro de la dieta. Aunque blockchain se desarrolló para aplicaciones financieras (Bitcoin), se puede usar para rastrear casi cualquier información que se beneficiaría de la centralización. Hacer que todos los datos de salud de un paciente estén disponibles en un único “archivo” digital 100% seguro, incorruptible, basado en la nube y con sello de tiempo, desde el nacimiento hasta toda la vida, permitiría una visión holística como nunca antes se había visto. Y un acercamiento muy seguro y protegido a la salud del ciudadano. Y con los datos disponibles haciendo un cruce con los algoritmos científicos adecuados cruzados con los datos de los alimentos basados en su ADN y en su trazabilidad tendremos una aplicación personalizada de la dieta. Todos estos datos están disponibles porque la ciencia y la tecnología los han sabido descifrar y poner a disposición. La clave es poner en marcha herramientas para poder “machear” esta información de manera transparente y ética. 

Ya hay mucho descubierto y nuestros legisladores comunitarios deberían saberlo. Aquí están los enlaces que lo explican. No vayan a caer en la simplificación porque el ventajismo de las marcas puede hacer que la salud humana se resienta.

Por todo ello desde mi punto de vista dejémonos de simplezas, apliquemos tecnología y trazabilidad a los productos, usemos lo que ya sabemos de biología y protejámoslo  utilizando el Blockchain bajo un modelo estándar que garantice la información al ciudadano inteligente, no al súbdito ignorante. Y recuerden al científico francés Barnard ”No hay  enfermedades sino enfermos”.  En la era de la personalización la manipulación está servida, todo lo que sea una garantía para la salud debería tener el apoyo de nuestros gobernantes.

Tags

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios