Crónica Recreativo-Osasuna

Recre, cabeza alta y orgullo máximo

  • El Recre roza la proeza ante un Osasuna que remonta el 0-2 de la primera mitad con la complicidad del árbitro Gil Manzano para cerrar el 2-3 en la prórroga

Morcillo celebra con rabia el primer tanto del encuentro. Morcillo celebra con rabia el primer tanto del encuentro.

Morcillo celebra con rabia el primer tanto del encuentro. / Alberto Domínguez (Huelva)

La Copa es otra historia. La introducción del día del Fuenlabrada bien valdría para esta crónica y el resultado daría lo mismo. El duelo contra el Osasuna fue lo que suelen ser estos partidos. El pez pequeño muerde mientras el grande tarda en darse cuenta de cómo va la película. En el caso navarro necesitó ver sangre en la herida abierta por Morcillo para despertar. Sea quien sea el rival que le toque en un sorteo, en el Nuevo Colombino el Decano compite. Nobleza obliga.

El Recre salió al campo como un ciclón. A los seis minutos un pase de Kike Rivero lo cazó Quiles en la frontal para revolverse con un control marca de la casa y lanzar el primer aviso. La grada captó el mensaje que no llegó a los rojillos. Los 6.000 que acuden al Nuevo Colombino en un choque así a las siete de la tarde y con escarcha en las manos son pata negra. Multiplican las gargantas.

Poco después rozó Morcillo de cabeza el tanto. Un centro de lujo de Barroso desde el córner y el valenciano la manda rozando el larguero. Seguía sin darse cuenta Osasuna de la que se le venía encima. Los mismos protagonistas fabricaron en el minuto 12 la jugada del delirio albiazul. Un rechace llega al central recreativista que golpea con todo para fusilar a Juan Pérez.

El tanto avivó algo a los rojillos, que dieron un pasito al frente para permitir al Recre tener espacios para la movilidad de sus atacantes. Apenas sufrió el Decano que además cada vez que pisó campo contrario lo hizo con peligro. La prueba fue la casi decena de lanzamientos de esquina que tuvo en los primeros 45 minutos.

El balón parado fue un caudal inagotable de peligro onubense. Los lanzamientos de Víctor Barroso fueron una fuente constante para el Decano ante un rival navarro contra natura con graves problemas para defender una faceta del juega que lleva en el ADN. Si del acoso desde la esquina llegó la jugada llegó la acción del tanto que adelantó al Recre, la herida sangró cada vez que el 10 del Recre botó una falta lateral o un córner.

Y tenía que ser. De nuevo los mismos ingredientes. Ya al borde del descanso otro córner mal defendido por Osasuna, barullo en el área, nadie ataja el balón y la fe recreativista hace el resto. Arraste bien pudo poner el vídeo del tanto a los suyos en el vestuario para que entendiesen la diferencia entre la intensidad de unos y de otros.

Al recreativismo estos partidos le debe generar miedo. Son duelos que permiten a España ver el talento de Quiles. Los defensores de Osasuna pueden pasar el informe a los ojeadores sueltos por los campos de España, porque el torero del Recre bajó la muleta y se llevó más de un refregón con la permisividad del colegiado y solito los volvió locos. ¿Y qué decir de Víctor Barroso? Un lanzador como él es un lujo.  

Con lo corta que fue la primera mitad y lo larga que se hizo la segunda. Osasuna hizo lo que tenía que hacer, que básicamente fue todo lo que había hecho antes. Dio un paso al frente, se hizo con la pelota y llevó el partido al campo albiazul. La ventaja para los onubenses era amplia, pero dos categorías de diferencia con 45 minutos por delante era mucho para respirar. Si hasta ese momento la noche era de gozo, llegó la hora de la trinchera. Morcillo asumió un papel de líder en defensa imprescindible para transmitir la intensidad necesaria a un equipo que se dejó el alma en cada balón. Era la única fórmula posible.  

Arrasate estaba desesperado en la banda. En el 65 hizo tres cambios de golpe. Metió al Chimy Ávila, modificó el esquema y se lanzó a tumba abierta. Ya no le quedaba otra. La primera que tuvo el 9 rojillo llevó la congoja a las gargantas. El reloj que no avanzaba. Con Fran por Irizo refrescó Monteagudo el centro del campo para contrarrestar.

Con una galopada de Isi Ros liberado por su banda con Estupiñán mucho más adelantado salió el Recre de la cueva por primera vez en el 74. Definió lo que iban a ser ese cuarto de hora interminable. El fútbol contra el corazón. La calidad navarra con Chimy Ávila fue otro nivel.

Un cabezazo de Darko sacó al Recre del sueño en el 75 y en lo condenó a la angustia. El tanto reventó el dique de contención albiazul. Monteagudo quiso taponar la vía abierta con Kleandro en el centro. Era aguantar o aguantar. No le dio tiempo. Chimy Ávila consumó la reacción en el 83’ para sentenciar a Álex Lázaro después de una falta que vieron desde Pamplona y que Gil Manzano obvió con la complicidad de su timorato asistente. En Segunda B no hay VAR que saque los colores al árbitro. 

Otra prórroga. A Osasuna se le acabaron las prisas. Sabía que tenía media hora por delante con un equipo en reserva al que quiso madurar. Cometió el error de la primera parte. Infravoloró la capacidad de sufrimiento de un equipo que ha hecho de la supervivencia su identidad. Ante la adversidad, sudor y lo gemelos en la nuca. Rendirse no es costumbre onubense. Si tenía que morir, que fuese de pie. La tuvo el Decano en el 109 en una contra de Chuli que sacó Juan Pérez. Gastó su última bala. Casi en la réplica Iñigo Pérez colocó el balón en la escuadra para consumar la remontada.  

Y el domingo vuelve la liga, esa también es otra historia.

FICHA TÉCNICA:

Recreativo: Álex Lázaro, Morcillo, Borja García, Kike Rivero, Víctor Barroso (Fran 76’), Quiles (Gerard 97’), Diego Jiménez, Miguel Cera, Isi Ros, Irizo (Chuli 76’) y Ponce (Kleandro 82’).

Osasuna: Juan Pérez, Unai García, Marc Cardona (Kike Barja 105’), Torres, Roncaglia, Rober Ibáñez (Darko 65’), Juan Villar (Nacho Vidal 65’), Íñigo Pérez, Moncayola, Estupiñán y Zabarte (Chimy Ávila 65’).

Árbitro: Gil Manzano (extremeño). Un desastre. Mostró amarilla a Marc Cardona (30’), Chimy Ávila 71’), Moncayola (89’), por Osasuna; y a Fran (84’), Morcillo (91’), Chuli (106’), por el Recreativo.

Goles: 1-0 (12’) Morcillo. 2-0 Roncaglia, p.p. (45’). 2-1 Darko (76’). 2-2 (Chimy Ávila 83’). 2-3 Iñigo Pérez (110’).

Incidencias: Encuentro disputado en el Nuevo Colombino ante unos 6.000 espectadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios