Crónica Marbella-Recreativo (1-0)

El error hay que forzarlo

  • Un cabezazo de Lolo Pavón derrota a un Recre sin alternativa, plano y reservón en Marbella. Con el orden le vale al equipo costasoleño para ahogar a un albiazul sin ideas

El Decano naufraga en su visita a Marbella. El Decano naufraga en su visita a Marbella.

El Decano naufraga en su visita a Marbella. / JLT (Huelva)

El error no sólo hay que esperarlo, hay que forzarlo, buscarlo, provocarlo… Si pretendes vivir de él hay que alimentarlo, no pretender que llegue sin más. Lo contrario es apostarlo todo a un plan que no puedes controlar, que cuando se tuerce desnuda tus carencias. Bien lo sabe este Recre que cada vez sorprende menos.Decir que el primer tiro a puerta albiazul llegó en el minuto 10 puede significar algo. En este Recre fue una anécdota. El Marbella afrontó el duelo con urgencias por una racha de resultados que lo tenía al borde mismo de los puestos de descenso a Tercera. Quizá por ello se sintió con la obligación de proponer algo más que su rival. No pasó de la intención. Al Recre le resultó muy sencillo controlar a un oponente sin chispa y escasa profundidad, la misma que opuso.Es habitual que cuanto menos pase mejor se sienta el Decano. No fue diferente en el Municipal marbellí. Si el local quiso tener la pelota para buscar la meta de Marc Martínez, a los albiazules con estar bien situados les valía. Eso en defensa, en ataque ya es otra historia bien conocida.

Un remate de Caye Quintana al borde del descanso es lo más peligroso del Recre en 45 minutos

El Marbella quedó reducido a las prolongaciones de Montero para Juanma o Mustafá. Iván González tuvo un duelo particular duro con el delantero marbellí para controlar su dominio del juego aéreo. El peligro real pasaba por Añón. Mientras el capitán costasoleño interviniese poco apenas había inquietud en los albiazules. Las fases en las que el Recre lo anuló fueron de control para los onubenses. Faltó, lo cual no es noticia, la profundidad necesaria en esos metros finales para conectar con Caye Quintana. Pensando en ello salió el Decano con un centrocampista más. Tropi fijó atrás con Llorente y Borja Díaz con mayor libertad en esa zona del campo. Ninguno de los dos tuvo el pulso necesario. Podían pasar así horas los dos equipos sin morder de verdad.Un golpeo de Montero a la media hora recordó al Recre que su rival seguía vivo. No captó el mensaje. En el lanzamiento de esquina siguiente la puso Añón a la cabeza de Lolo Pavón para el gol local. La falta de contundencia de la defensa recreativista en el remate fue alarmante. El marbellí remató con enorme facilidad.

Los tres centrocampistas del Recre no son capaces de generar el mínimo de juego necesario

El plan de partida ya no valía. Como en San Fernando con media hora menos para arreglarlo. Ese fue el partido que se encontró Salmerón en Marbella. Quince días antes se obcecó con un plan que se demostró inútil. Tenía en esta ocasión una ventaja estructural. Su once le permitía hacer algo diferente sin retocarlo si había voluntad. Tuvo el empate Caye Quintana en el 43. Fue una jugada que podría repetirse en bucle Salmerón para comprender que este Recre tiene más fútbol del que muestra. Balón de una banda a la otra, lateral que dobla y centro al nueve para golpee. Wilfred hizo un paradón. El problema no era recursos, sino de propuesta.Quiles, Carlos Martínez y Lolo Plá son tres futbolistas que querría para sí cualquier equipo de la categoría. Vieron la primera mitad en el banquillo. Mimbres tenía más que de sobra Salmerón para cambiar algo. Debía demostrar voluntad para hacerlo o insistir en ese plan ya clásico de cerrar partidos para esperar que algo suceda sin provocarlo. La consecuencia fue una derrota parcial frente a un rival que no había hecho nada más que aprovechar la fragilidad recreativista en la defensa de un córner.El error no basta con esperarlo. Hay que provocarlo, buscarlo, forzarlo… Si es tu planteamiento al menos que no te haga ir a remolque de las circunstancias. Tardó en aceptarlo el técnico. A la hora de partido buscó el cambio de plan con la entrada de Carlos Martínez y Quiles. Retiró a Borja Díaz, el más apagado de los centrocampistas, y a Iago Díaz. Modificó el dibujo por uno mucho más clásico para afrontar la lucha por el empate con dos referencias en la delantera.

Sólo en el tramo final y a la desesperada es capaz el Decano de generar problemas a su rival

El Marbella respondió con orden. Ese mismo del que tanto presume el Recre fue el que le maniató. Con no perder el sitio le valió al cuadro local para presentarse en el 75 con el duelo en la mano.Salmerón tuvo que renunciar a sus principios para partir al equipo. Ródenas al campo por Llorente. Desmanteló el centro del campo de partida para colocar tres delanteros y a base de achuchar encerrar a su oponente. Si no es por fútbol, al menos que sea por aquello de lo presumió Solari en la previa de Melilla. El duelo pasó al campo local. El Marbella sintió la presión sobre su cogote por primera vez. Fue sin fútbol. Wilfred se estrenó en el 83 con un remate de cabeza de Alberto Ródenas. El empate lo salvó el meta local con el tiempo cumplido a tiro de Tropi. Muy poco. Hay que proponer mucho más. Tiene recursos para hacerlo.

FICHA TÉCNICA:

Marbella: Wilfred, Rafa Muñoz, Peris, Lolo Pavón, José Cruz, Elías, Mustafá (Sillero 72’), Álex Bernal, Juanma (Hakim 85’), Añón y Montero (José Ramón 46’).

Recreativo: Marc Martínez, Pina, Pablo Andrade, Israel Puerto, Iván González, Tropi, Iago Díaz (Carlos Martínez 62’), Llorente (Ródenas 74’), Caye Quintana, Borja Díaz (Quiles 62’) y Víctor.

Árbitro: Orellana Cid (sevillano). Mostró amarilla a Montero (39’), Lolo Pavón (45’), Sillero (79’), Á. Bernal (80’), por el Marbella; y a Tropi (60’), por el Recreativo.

Gol: 1-0 (30’) Lolo Pavón.

Incidencias: Encuentro disputado en el Municipal de Marbella con unos 2.000 espectadores, con un centenar de seguidores albiazules en la grada. Terreno de juego bastante irregular. El Decano actuó con su segunda equipación por la semejanza en los colores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios