Recreativo

Optimismo en el Recreativo con Quique Rivero y Óscar Ramírez

  • Las primeras pruebas descartan los peores diagnósticos para ambos jugadores

Quique Rivero se prueba tras recuperarse momentáneamente de la entrada de Hugo Álvarez. Quique Rivero se prueba tras recuperarse momentáneamente de la entrada de Hugo Álvarez.

Quique Rivero se prueba tras recuperarse momentáneamente de la entrada de Hugo Álvarez. / Alberto Domínguez (Huelva)

Habrá que esperar unas horas para conocer con seguridad qué peaje tendrá que pagar el Recreativo por haber ganado al UCAM Murcia. El Decano pudo sacar adelante un partido que quedó muy condicionado en los primeros veinte minutos, ya que Alberto Monteagudo tuvo que mover el banquillo antes de llegar al ecuador del primer acto por dos lesiones de distinta naturaleza que azotaron a dos hombres muy importantes dentro del esquema albiazul.

Apenas había transcurrido un cuarto de hora cuando Óscar Ramírez se sentó en el área y se llevó la mano a la parte posterior de su muslo derecho. El ex del Cartagena fue relevado de manera inmediata por Cera y era evidente que la dolencia del zaguero era muscular. Las primeras exploraciones realizadas apuntan a que el veterano jugador albiazul solo padece una elongación y que, por lo tanto, podría llegar a tiempo para el choque del próximo fin de semana ante el Mérida, aunque habrá que esperar al miércoles, cuando se volverán a repetir las pruebas para conocer definitivamente, una vez que baje la inflamación, qué alcance tiene el dolor que padece el futbolista en sus isquiotibiales.

El otro damnificado del choque fue Quique Rivero. El centrocampista sufrió una entrada brutal por parte de Hugo Álvarez, que impactó con los tacos en la tibia del cántabro. El ex del Racing trató de continuar en el encuentro, pero finalmente tuvo que dejar su lugar en el campo a Gerard Vergé. Las primeras radiografías no muestran “signos claros de fractura”, según informó el club ayer, pero el mediocentro será sometido en las próximas horas a una resonancia para corroborar el diagnóstico. Así, habrá que esperar para saber si Rivero conserva opciones de poder estar en la cita ante el Mérida.

De igual forma, Rubén Cruz sigue mejorando de su lesión de rodilla, pero se antoja muy complicado que pueda volver a ejercitarse con el grupo en lo que resta de semana, mientras que Irizo también está a la espera de su integración al trabajo colectivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios