Provincia

Los transbordadores del Piedras mueven a 55.300 turistas

  • El servicio se activa entre los meses de abril y octubre para acceder a las playas vírgenes de la Flecha de El Rompido · Las dos empresas concesionarias cuentan con siete barcos

Comentarios 4

Un total de 55.300 bañistas han hecho uso en lo que llevamos de año de los transbordadores que operan en el río Piedras para acceder a las playas vírgenes de la flecha del Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha de El Rompido. Un servicio de carácter turístico que mantiene, habitualmente entre los meses de abril y octubre distintas líneas regulares especializadas en el traslado de pasajeros desde las playas de El Rompido, Nuevo Portil y El Portil, hasta dicha zona del litoral onubense.

A estas cifras habría que añadir las numerosas personas que disfrutan cada verano de las playas de la flecha, pero que se trasladan a ellas en embarcaciones privadas, que proceden en su gran mayoría de los cinco clubs náuticos existentes en el Piedras; así como el elevado número de ciudadanos que desde las proximidades del puerto de El Terrón, en Lepe, acceden por tierra hasta la playa de Nueva Umbría.

Para la prestación del servicio de transbordadores a la flecha, los dos empresarios cartayeros autorizados José Miguel García y Bernardo Hurtado, disponen de siete embarcaciones.

El primero, propietario de la empresa Viajes Turísticos Marítimos Flechamar, pone al servicio de sus clientes Flechamar I, de 20 plazas y Flechamar II, de 57. Ambos operan entre el puerto de El Rompido y la pasarela 2 de la flecha, ubicada en la zona conocida como Casa del Palo, justo enfrente del complejo turístico Marina de El Rompido; y el Flechamar III, de 10 plazas, que complementa, al igual que las otras dos, la línea regular de transporte de pasajeros al paraje con el de barco-taxi, destinado a todo tipo de desplazamientos marítimos y circuitos turísticos concertados, así como para celebrar diversos acontecimientos en la ría o en el mar.

Bernardo Hurtado, con su empresa Transbordadores Playas de Cartaya, dispone de otras cuatro embarcaciones especializadas en el transporte de viajeros: La Cartayera, de 15 plazas, que opera entre la playa de San Miguel y la pasarela 4 de la flecha, ubicada justo enfrente; el Papalima, de 25 plazas, que opera en dos líneas, la primera entre la playa de Nuevo Portil y la pasarela 5, ubicada frente a las instalaciones de la Asociación Deportiva Náutica Nuevo Portil, y la segunda entre El Portil y la punta de la flecha; así como con una embarcación de refuerzo llamada Papa I, de 20 plazas. Igualmente, esta última empresa también dispone del barco Joya del Piedras que con un total de 70 plazas se destina a todo tipo de desplazamientos y paseos concertados, así como para celebraciones de eventos como bodas o despedidas de soltero, entre otros.

Destacar que el primero de ellos ha transportado en su línea regular desde el pasado mes de abril a un total de 22.000 pasajeros. Una cifra con la que García espera superar los 24.500 pasajeros del año pasado ya que tiene previsto cerrar su actual campaña estival a finales de octubre.

En parecida situación se encuentra Hurtado, que también prevé un aumento en el número de personas transportadas por su empresa a la flecha al cerrar la presente temporada, sobre mediados de octubre. Pese a que este año en lugar de iniciarse como es habitual en Semana Santa, se vio obligado a retrasarla hasta principios de junio por los daños que los temporales produjeron en las pasarelas de la flecha. Y es que frente a los 30.244 viajeros de 2009, este año lleva ya contabilizados hasta el momento un total de 33.300.

Ambos han coincidido en realizar un buen balance del verano de los servicios de líneas regulares de transporte de viajeros a la flecha, aunque también lamentan el notable descenso de clientes del resto de servicios que ofrecen a los turistas como circuitos turísticos, celebraciones, o barco-taxi, entre otros. En este sentido, ambos han coincidido en afirmar que este año "se ha venido abajo" el número de personas que han demandado estos servicios.

En el caso de Viajes Turísticos Marítimos Flechamar, los usuarios no han llegado al centenar desde que se puso en marcha el pasado mes de agosto, mientras que Transbordadores Playas de Cartaya "ha rozado el medio millar, frente a las cifras mucho más elevadas que hemos alcanzado en años anteriores", subraya Hurtado.

Un descenso derivado, según han coincidido ambos, de la actual situación económica, "que no ha dejado a la gente en casa y sí ha motivado que el turista haya gastado mucho menos en sus vacaciones, prescindiendo sobre todo de aquellos servicios que tienen un coste más elevado".

Y es que los precios de ida y vuelta de las líneas regulares de transporte de viajeros a la flecha han oscilado este verano entre los 2 y los 4 euros, según los casos, mientras que, por ejemplo, los paseos concertados o el servicio de barco-taxi ha tenido un coste medio de 150 euros la hora, o en el caso de algunos circuitos turísticos cerrados, los precios oscilan entre los 7 y los 10 euros.

Ambos empresarios también coinciden en destacar que el principal problema del turismo onubense es su fuerte estacionalidad y concentración durante los meses de verano. Y, por poner tan sólo un ejemplo, más de la mitad de los viajeros que hicieron uso en 2009 del servicio de transbordadores a la flecha con la empresa Transbordadores Playas de Cartaya se concentraron en el mes de agosto con 18.254 personas de las 30.244 de toda la campaña. El resto de viajeros se repartieron entre los meses de julio (9.135); junio (1.170); septiembre (970); abril (295); mayo (230) y octubre (190).

Para luchar contra este hecho, tanto García como Hurtado se han mostrado esperanzados en el proyecto del futuro aeropuerto y en la llegada del la línea de tren de alta velocidad a nuestra provincia, ya que, según sus propias palabras, "la existencia de más infraestructuras en materia de comunicación contribuiría notablemente a la desestacionalización del turismo y a que disfrutasen de nuestro entorno, nuestras playas y nuestras instalaciones turísticas un mayor número de extranjeros".

Según los datos aportados por Viajes Turísticos Marítimos Flechamar, la procedencia de sus clientes este verano ha sido de un 80% nacionales y tan sólo un 20% extranjeros.

Ambos destacan el "enorme potencial" que encierra nuestra provincia para convertirse definitivamente en un destino turístico de primer orden internacional, ya que aquellos que nos visitan se quedan "maravillados" con nuestras playas, desde Matalascañas a Ayamonte, así como de nuestro entorno natural, como es el caso del Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha de El Rompido, al que acuden buscando, sobre todo, tranquilidad, naturaleza y buena gastronomía.

García siempre incluye en sus recorridos y circuitos turísticos la abandonada Almadraba de Nueva Umbría, ubicada en la flecha justo enfrente del núcleo de población de El Rompido. Informa a sus clientes sobre la historia de esta instalación pesquera y señala que "la recuperación de este tipo de enclaves también sería muy positiva y supondría mejorar los enormes atractivos con que ya contamos en Huelva, por la curiosidad y el interés que en este caso particular despierta esta antigua instalación atunera".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios