Provincia

Una serpiente multicolor de disfraces despide el Carnaval en Ayamonte

  • La localidad fronteriza saca a la calle sus carrozas y tipos más vistosos y originales para deleitar al público con su cabalgata

Muchos niños participaron en el desfile, caso de este grupo en cuyos disfraces las plumas fueron las protagonistas. Muchos niños participaron en el desfile, caso de este grupo en cuyos disfraces las plumas fueron las protagonistas.

Muchos niños participaron en el desfile, caso de este grupo en cuyos disfraces las plumas fueron las protagonistas. / Tapi (Ayamonte)

Con una tarde encapotada por las nubes, las carnestolendas de Ayamonte ponían ayer punto final a los actos programados por la Asociación de Carnavaleros de Ayamonte y por el propio Ayuntamiento de la localidad fronteriza con el desfile de carrozas, grupos y agrupaciones musicales ante miles de personas, la mayoría de la ciudad pero otros muchos venidos desde la provincia y del vecino Algarve portugués.

Desde temprana hora de la jornada, los grupos que iban a participar y competir en el desfile recorrieron las calles céntricas de la localidad para animar a los más resabiados a que, o se vistieran con cualquier ropa de carnaval, o que tan solo participaran como meros espectadores de lo que iba a acontecer a primeras horas de la tarde.

Y así sucedió, ya que a la hora prevista para la salida, las cuatro de la tarde, los aledaños del lugar se encontraban completamente repletos de gente, la mayoría vestidos con distintos disfraces, y tan solo esperando a que comenzase la serpiente multicolor de carrozas, grupos, individualidades, y todas y cada una de las agrupaciones que han conformado este año el XLV Concurso musical en el teatro Cardenio.

La carroza de la corte juvenil, precedida de una charanga. La carroza de la corte juvenil, precedida de una charanga.

La carroza de la corte juvenil, precedida de una charanga. / Tapi (Ayamonte)

Poco a poco pero sin pausa, la comitiva carnavalera iba avanzando por las avenidas y calles del Salón de Santa Gadea, hasta desembocar en la avenida de Andalucía, a la altura de la estatua dedicada a los ayamontinos que participaron en la gesta descubridora con Cristóbal Colón.

Al ser esta una avenida recta y de cerca de un kilómetro de longitud, la vistosidad, colorido y categoría de lo que se ponía al servicio de todos los asistentes, era majestuoso.

Ya al filo de las siete de la tarde, la primera carroza hacia entrada en el paseo de la Ribera, el enclave más emblemático de la ciudad fronteriza, y donde les esperaban miles de personas que alabaron el buen gusto tanto de las carrozas como de los grupos numerosos que concurrían, así como de la genialidad de muchos carnavaleros vestidos con los más originales trajes.

Las carrozas más vistosas y originales se dejaron ver por la fisonomía ayamontina, pero entre las más llamativas estuvieron las que portaban a la corte infantil y sobre todo a las dos reinas, desde las que las damas lanzaron al público asistente una lluvia de papelillos con los ojos llenos de felicidad e ilusión.

Una hora más tarde, en torno a las 20:00, la comitiva llegó a su fin y, con ella, el Carnaval, que se despidió de las calles de Ayamonte hasta la próxima edición de 2021.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios