regadíos

Los regantes solicitan ampliar la capacidad de la Presa del Andévalo

  • La Comunidad Andévalo Fronterizo recibirá una subvención de 12,3 millones de euros para los regadíos

  • Las obras de las conducciones y redes estarán terminadas en junio de 2019

Llenado de la Presa del Andévalo. Llenado de la Presa del Andévalo.

Llenado de la Presa del Andévalo. / h. información

La Comunidad de Regantes de Andévalo Fronterizo (CRAF) ha solicitado a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio la ampliación de la capacidad de la Presa del Andévalo de los 600 actuales a 1.000 hectómetros cúbicos.

La petición se formuló durante la última reunión de la comunidad de regantes, celebrada en Puebla de Guzman, en la que se informó a los comuneros de la documentación presentada en tiempo y forma ante la Dirección General de Desarrollo Sostenible y Medio Rural de la Consejería requerida para acceder a la convocatoria de los fondos Feader nuevos regadíos. Al respecto, en su día se emitió la propuesta definitiva de resolución para regadíos declarados de interés general de la Comunidad Autónoma de Andalucía convocatoria para 2017, entre las cuales figura CRAF como entidad beneficiaria.

Los agricultores han iniciado los trabajos de preparación de sus parcelas para el cultivo

La subvención es de 12.332.758 euros para un presupuesto de inversión total de 28.031.504 euros, para obras de regadíos consistentes en conducciones, balsas de regulación, estaciones de bombeos y redes de riego de parcelas de cuarenta comuneros, para lo que disponen de concesión de agua de 20.516.285 metros cúbicos al año.

El proyecto de puesta en marcha de regadíos ha sido supervisado y dispone de licencias y autorizaciones para obras y servidumbre de paso de tuberías y balsas. La Delegación de Agricultura de Huelva está ultimando la documentación de autorización ambiental, ya que dispone de concesión de agua para riego. Además, la CRAF cuenta ya de avales bancarios de sus comuneros por el importe total de la obra por valor de 28 millones de euros, lo que permite iniciar el proceso de licitación de obras.

Durante la asamblea se aprobó por unanimidad un documento aclaratorio consensuado por la CRAF con la Dirección General de Desarrollo Sostenible y Medio Rural sobre las condiciones de la subvención en relación a plazos para la ejecución de la obra y la puesta en riego de las parcelas que se comprometen a regar con la obra subvencionada.

También se aprobó el cronograma de obra, que establece que en junio de 2019 deben estar terminadsa las conducciones y las redes hasta las parcelas a regar, por lo que se establece un plazo de veinticuatro meses para finalizar la obra, de los cuales seis meses son para sacar a concurso y adjudicar la obra cumpliendo las condiciones de la UE para la máxima trasparencia: publicidad, concurrencia y objetividad, con un plazo de dieciocho meses.

Solo en caso justificado se podrá solicitar una prórroga que no podrá ser superior a nueve meses. El pliego de condiciones técnicas y administrativas para la obra que se utilizará será el publicado por la Consejería, ajustado a la ley y las normas de los Fondos Feader, que ha sido consensuado y que permitirá elegir a empresa que realizará las obras, con garantía financiera y técnica y con experiencia en este tipo de obras de regadíos.

Para la puesta en riego por parte de los agricultores, tendrán hasta cinco años a partir de cobro de la subvención que coincidirá con el final de la construcción y solo en casos muy justificado podrá prorrogarse 2,5 años.

Numerosos agricultores dentro de su parcela están ya haciendo labores de preparación de sus parcela para iniciar la producción de cítricos, arándanos, frutas de hueso, almendros u olivos. Está prevista la convocatoria de una junta general de la Comunidad de Regantes de Andévalo Fronterizo sobre "las condiciones y etapas de la puesta en riego compromiso de cada comunero".

El presidente de la Comunidad, Juan Antonio Millán, se comprometió a trasladar al consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, el expediente para ampliar la Presa del Andévalo de 600 a 1.000 hectómetros cúbicos de agua, según lo previsto en el proyecto inicial de la presa. La obra consiste en cerrar el aliviadero actual.

Para nueva organización de usuarios de estas aguas se crea una lista de promotores en espera de la ampliación de la Presa Andévalo y de la finalización del embalse de Alcolea y la toma de Alosno para regar la zona del Andévalo Minero.

El Andévalo Fronterizo se ha convertido en una pieza fundamental para los agricultores locales y españoles que planifican extensas fincas de la comarca para convertirlas en regadío.

Una vez construida la Presa del Andévalo, la Junta de Andalucía declaró de Interés General los regadíos del Andévalo Fronterizo (Decreto 336/2203), una figura que puede acoger hasta 10.000 hectáreas de riego.

El embalse surge ante la necesidad de incrementar los recursos regulados para consolidar y garantizar los aumentos de las demandas urbanas, industrial y agrícola de la provincia de Huelva, tratando de paliar la explotación de los acuíferos costeros. La presa recoge las aguas de los ríos Malagón, Cobica y Viguera y tiene por objeto aumentar la regulación del pantano existente en el río Chanza.

Tanto la CRAF como la Comunidad de Regantes Andévalo Minero (CRAM) solicitaron a la Junta de Andalucía ayudas para impulsar estas dos zonas de regadío situadas en el Andévalo occidental, presentadas en el marco de la convocatoria de incentivos actualmente en marcha.

El primero de los proyectos, el de la Comunidad de Regantes Andévalo Fronterizo, que incluye parte de los términos municipales de Puebla de Guzmán, El Almendro, Villanueva de los Castillejos Alosno y Tharsis, contempla incentivos para la puesta en riego de 5.590 hectáreas, mientras que el segundo (CRAM), que incluye parte de los términos de Calañas, El Cerro de Andévalo y Villanueva de las Cruces, prevé ayudas para transformar una superficie de 1.710 hectáreas más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios