Provincia

La pesca-turismo abre nuevos horizontes al sector pesquero

  • La Junta de Andalucía ultima un decreto destinado a regular la posibilidad de que las embarcaciones pesqueras profesionales puedan llevar turistas a bordo

Un grupo de turistas en el puerto de Isla Cristina Un grupo de turistas en el puerto de Isla Cristina

Un grupo de turistas en el puerto de Isla Cristina / Jordi Landero (Costa)

El sector pesquero onubense lo espera con ganas. Aunque con cierta incredulidad dados los años que se lleva hablando del tema. Se trata del decreto en el que actualmente trabaja la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía con el objeto de regular y fomentar la pesca-turismo y la diversificación pesquera en la comunidad autónoma con el fin de impulsar la generación de nuevas oportunidades de negocio e ingresos para un sector que lleva años atravesando una profunda crisis de la que no se vislumbra por el momento ninguna luz al final del túnel.

Y es que la costa de Huelva, al igual que el resto del litoral andaluz, alberga un notable potencial de desarrollo en materia de este nuevo concepto de turismo para contribuir a la puesta en marcha de actividades complementarias que conlleven nuevos ingresos para los barcos dedicados a la pesca profesional y las empresas acuícolas.

La nueva normativa, cuya tramitación ya se encuentra bastante avanzada, dará por tanto respuesta al interés mostrado por las organizaciones representativas del sector desde hace ya bastante tiempo, así como permitirá reactivar un tema que sufría un estancamiento en Andalucía frente al avance que el desarrollo de la pesca-turismo viene experimentando en otras comunidades autónomas desde hace ya años.

Entre los potenciales beneficiarios de esta nueva regulación se encuentran tanto los puertos pesqueros y las lonjas, como las empresas pesqueras y aquellas dedicadas a la acuicultura en instalaciones en mar abierto de la zona Red Natura 2000, que ya han puesto de relieve la posibilidad de emprender nuevas actividades con el fin de acabar con su limitación actual en exclusiva a la crianza y venta de pescado. Los lugares donde se desarrolla la acuicultura despiertan el interés de turistas y ciudadanía en general por la riqueza de su avifauna, el atractivo de las actuaciones necesarias para sacar los peces de los esteros (despesques) y la variedad de especies que se cultivan.

Un grupo de personas a bordo de una embarcación pesquera en Punta Umbría Un grupo de personas a bordo de una embarcación pesquera en Punta Umbría

Un grupo de personas a bordo de una embarcación pesquera en Punta Umbría / Jordi Landero (Costa)

Por todo ello, el nuevo decreto proporcionará un marco legal con el que se pretende generar seguridad y confianza a las empresas andaluzas que oferten servicios en el ámbito de la pesca-turismo. No obstante los barcos de pesca profesional que acojan turistas en el marco de esta nueva actividad deberán estar bien acondicionados y cumplir con los requisitos mínimos establecidos en la normativa básica estatal, que, entre otros aspectos, limita el número de personas en función del tamaño de la embarcación.

El concepto de pesca-turismo, así como el nuevo decreto, fueron abordados recientemente en el marco del I Foro de Turismo Marinero que el Consorcio de Turismo Sostenible Costa Occidental de Huelva organizó en Isla Cristina el pasado día 15 de septiembre con el propósito de analizar la situación actual y las posibilidades de futuro del sector pesquero, donde se dieron cita profesionales del sector turístico y de la pesca.

En dicho evento el subdirector de Pesca y Acuicultura de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural, José Manuel Gaitero Rey, avanzó algunos de los contenidos del nuevo decreto, el cual justificó en base a dos cuestiones fundamentales: primero por la potencialidad de las zonas costeras para generar actividades complementarias que diversifiquen la actividad productiva de la flota profesional; y segundo por la profunda crisis que afecta al sector desde hace años, entre otras cuestiones por los topes de capturas impuestos en la zona del Atlántico para las principales especies comerciales.

Otro elemento que invita el desarrollo de una norma que regule la pesca-turismo, según prosiguió Gaitero Rey es la evolución que en los últimos años han experimentado las ayudas europeas destinadas a la pesca, que han pasado de ser fondos exclusivamente destinados a la pesca extractiva, y que ahora también permiten la financiación de otras actividades ligadas al mundo de la pesca, abriéndose por tanto camino hacia otras necesidades o potencialidades. 

En la 'pesca-turismo' los visitantes son testigos de las faenas que los profesionales realizan en el mar En la 'pesca-turismo' los visitantes son testigos de las faenas que los profesionales realizan en el mar

En la 'pesca-turismo' los visitantes son testigos de las faenas que los profesionales realizan en el mar / Jordi Landero (Costa)

Según también deslizó en Isla Cristina el subdirector de Pesca y Acuicultura, el proyecto de decreto se encuentra "bastante avanzado en sus últimos trámites", a lo que añadió que "a rasgos generales la nueva norma mira al sector pesquero y a la gente de la pesca para que aprovecen esta oportunidad de nuevos ingresos".

Por otra parte avanzó que el decreto define tres ámbitos bien diferenciados. Por una parte la 'pesca-turismo' o aquellas actividades que lleven a cabo los barcos de pesca profesionales que quieran optar, mediante su adaptación, a complementar sus ingresos llevando turistas a bordo durante las maniobras de pesca. En segundo lugar el 'turismo marinero' o aquellas otras actividades llevadas a cabo por las cofradías de pescadores, asociaciones y otros colectivos relacionados con el sector para el desarrollo de proyectos turísticos en tierra. Y finalmente el 'turismo acuícola' o aquellos proyectos desarrollados por empresas dedicadas a la acuicultura, las cuales gracias al turismo encontrarán la oportunidad de generar ingresos al margen de su actividad productiva acuícola habitual.

El decreto, prosiguió Gaitero Rey, establece por una parte una autorización para llevar a cabo estas actividades, para lo cual se va a exigir a las empresas "lo mínimo" como es la presentación de un proyecto que cuente con las autorizaciones e informes favorables de otros organismos o una memoria anual con las actividades realizadas.

La norma también propone a las empresas que se beneficien de la misma la colocación de "una placa informativa e institucional con el emblema de la Junta de Andalucía, donde se visualice que se realiza una actividad económica de diversificación que cuenta con el apoyo de la Administración andaluza, y que por tanto está refrendada y avalada institucionalmente".

Entre otras cuestiones, la nueva normativa regulará la posibilidad de que los turistas puedan comprar, a modo de degustación, una pequeña cantidad del pescado capturado durante la actividad; así como fomentará aquellas iniciativas que tengan entre sus objetivos la valorización y difusión del trabajo de los profesionales de la pesca y la acuicultura; la difusión de la cultura, costumbres, tradiciones y patrimonio vinculado a estos sectores; o la promoción del consumo de productos locales.

Turistas observan una descarga de capturas en la lonja pesquera de Isla Cristina Turistas observan una descarga de capturas en la lonja pesquera de Isla Cristina

Turistas observan una descarga de capturas en la lonja pesquera de Isla Cristina / Jordi Landero (Costa)

Finalmente el decreto emplaza a la Consejería a habilitar ayudas para fomentar este tipo de actividades, por ejemplo con incentivos para la realización de inversiones en los buques y empresas acuícolas, los cuales se enmarcarán en las actuaciones que se respaldan con recursos del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) o a través de las Estrategias de Desarrollo Local que llevan a cabo los siete Grupos de Acción Local del Sector Pesquero (GALP) de Andalucía y que contemplan, precisamente, el fomento de la pesca-turismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios