valverde del camino

Una pericarditis acaba con la vida del cura gay José Mantero

  • El sacerdote proclamó su homosexualidad activa a través de una revista en 2002

Mantero, en la rueda de prensa tras la publicación en 'Zero', en 2002. Mantero, en la rueda de prensa tras la publicación en 'Zero', en 2002.

Mantero, en la rueda de prensa tras la publicación en 'Zero', en 2002. / h. información

Una pericarditis ha sido la causa del fallecimiento, ayer, del sacerdote valverdeño José Mantero, quien hace 16 años se hizo famoso a nivel nacional por manifestar su condición de homosexual practicante. El hecho le provocó su suspensión a divinis, aunque mantuvo su estatus sacerdotal.

La muerte le sobrevino a los 55 años de edad en el hospital de Riotinto, donde fue trasladado, aunque el mismo viernes aún estuvo colgando algunos comentarios en su cuenta de Twitter respecto a las celebraciones del primer aniversario del atentado de Barcelona. El cuerpo de Mantero fue ayer mismo trasladado al tanatorio de su localidad natal, donde decenas de vecinos arroparon a la familia desde que se conociera la noticia del fallecimiento.

Mantero era párroco coadjutor de Nuestra Señora del Reposo antes de ser suspendido

Persona siempre de grandes inquietudes intelectuales y sociales, su proyección su hizo incluso internacional a raíz de una entrevista publicada en el número de febrero de la revista Zero, ya desaparecida, y que tenía amplia difusión entre el colectivo gay. La portada mostraba a Mantero con sus hábitos sacerdotales y destacando la frase-declaración suya: "Doy gracias a Dios por ser gay".

A nivel de difusión, le llevó por todos los medios de comunicación y se multiplicaron sus intervenciones en diferentes foros. Respecto a los efectos que tuvo sobre su carrera sacerdotal, fue suspendido a divinis por quien fuera obispo de la Diócesis de Huelva, y actualmente obispo emérito, Ignacio Noguer, quien se entrevistó con él en septiembre de ese mismo año.

En el momento en que se publicó aquella entrevista, José Mantero era sacerdote coadjutor de la Parroquia de Nuestra Señora del Reposo valverdeña, de donde fue conminado a salir de la casa parroquial.

Tras reafirmarse en sus declaraciones y el no mantenimiento del voto de castidad, le vino la suspensión a divinis.

Aunque se mantuvo desde entonces apartado de la actividad eclesiástica, siempre fue muy crítico con la Iglesia, como reflejaba en el blog que administraba en internet, llamado El Evangelio según San Mantero. La última publicación en este blog llevaba por título Sexo nuestro, que estás en los cielos, editada el pasado 11 de julio.

La noticia de su salida del armario también revolucionó su localidad natal, si bien el sacerdote ya había sido el autor de algunos escritos que sorprendían por el apoyo al colectivo gay.

Una vez lanzada la bomba, Valverde del Camino respaldó mayoritariamente a su sacerdote argumentando que había realizado muy adecuadamente sus funciones como cura y que su vida privada era algo que a nadie le competía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios