ÚLTIMA HORA Irán lanza un ataque contra Israel con "docenas de drones"

Provincia

Tras los pasos de Deligny, el ingeniero galo que redescubrió las minas de Tharsis

  • En un gesto de reconocimiento mutuo, los bisnietos del francés donan a Huelva un importante fondo con documentos personales de su bisabuelo sobre su actividad en la provincia Huelva; mientras que la Asociación de Amigos de Tharsis le rinde homenaje en presencia de sus descendientes

  • El documento más importante es un manuscrito del propio Ernest Deligny, fechado en marzo de 1853, con la redacción del primer contrato para explotar la histórica mina

Los cuatro bisnietos de Deligny, en las oficinas de las Minas de Tharsis, junto a un cuadro de su bisabuelo

Los cuatro bisnietos de Deligny, en las oficinas de las Minas de Tharsis, junto a un cuadro de su bisabuelo / Jordi Landero (Tharsis)

Nuestra historia se remonta a 1853. Fue ese año cuando el ingeniero francés Ernest Deligny redescubrió las históricas Minas de Tharsis durante un recorrido por la Faja Pirítica Ibérica. Fue enviado por el aristócrata y embajador de Francia en Madrid Luis-Charles Decazes -Duque de Glücksberg-, quedando tremendamente sorprendido por los numerosos vestigios mineros que halló, constatando la intensa actividad minera desarrollada siglos atrás en la zona por fenicios y romanos.

Al llegar a lo que hoy es Tharsis, el joven Deligny ascendió al punto más alto, conocido por los lugareños como Monte Tarse, divisando desde allí los restos de la antigua actividad minera. En ese momento decidió reclamar para Tharsis el derecho al nombre bíblico de las minas de la Thartesis Bætica, escribiendo inmediatamente una carta al Duque de Glücksberg con la referencia "llamaremos Tharsis a las minas del término de Alosno".

Ante el potencial minero que apreció en la zona, se dirigió a Huelva y presentó los registros y denuncios de Tharsis, Calañas, Herrerías, Poyatos, Cueva de la Mora, Sierra Vicaría, Poderosa, Concepción y San Miguel. En derecho minero denuncio es el acto de poner en conocimiento de la autoridad competente el abandono de una mina para obtener su concesión.

Ese mismo año -1853- creó la Compañía Investigadora de Tharsis para seguir haciendo denuncios mineros y para estudiar los antiguos yacimientos abandonados, la cual fue absorbida solo dos años después -junio de 1855-, por la Compagnie des Mines de Cuivre de Huelva, con sede en París y entre cuyos socios estaba el propio Deligny.

Descendientes de Deligny, junto con el presidente de Amigos de Tharsis, José Gómez Ponce, en una visita a la galería Sabina Descendientes de Deligny, junto con el presidente de Amigos de Tharsis, José Gómez Ponce, en una visita a la galería Sabina

Descendientes de Deligny, junto con el presidente de Amigos de Tharsis, José Gómez Ponce, en una visita a la galería Sabina / Asociación Amigos de Tharsis (Tharsis)

Solo cuatro meses más tarde, y aunque con grandes dificultades para poner los yacimientos en explotación, ya se extraía mineral en Tharsis, trabajando a los dos años en el yacimiento hasta 2.500 operarios, además de un elevado número de arrieros y carreteros de la comarca, que empleaban más de 2.000 caballerías en el transporte de minerales hasta Huelva.

Sorteando numerosos problemas, la historia de la mina de Tharsis prosiguió, a pesar de que Deligny abandonó la compañía en 1859. Pero su trayectoria continuó estrechamente ligada a Huelva y en 1878 el rey Alfonso XII, en un Real Decreto, le concedió el título de Conde del Alosno, así como en 1881 el Ayuntamiento de Huelva lo nombró hijo adoptivo del pueblo de Alosno. En 1880 constituyó en París una nueva empresa, la Sociedad de Minas de Cobre del Alosno con el fin de explotar nuevos yacimientos de cobre en la zona, como El Lagunazo. Esta compañía fue adquirida en 1895 por The Tharsis Sulphur and Copper Company Limited, que mantuvo su producción hasta 1902.

Ernest Deligny en 1894 Ernest Deligny en 1894

Ernest Deligny en 1894 / Asociación Amigos de Tharsis (Tharsis)

Ernest Deligny (1820-1898) publicó sus memorias en la Revista Minera, en 1863, bajo el título de Apuntes históricos sobre las minas cobrizas de la Sierra de Tharsis (Thartesis Bætica), editado en 1953 por The Tharsis Sulphur and Copper Company Limited, y reeditado en 2001 por la Asociación de Amigos de Tharsis Ernesto Deligny.

La pasada semana, en un gesto recíproco, cuatro de los bisnietos del ingeniero galo donaron al Archivo Municipal de Huelva los documentos que han conservado durante todos estos años pertenecientes al archivo personal de su bisabuelo. Entre ellos destaca la correspondencia, los contratos y los proyectos mineros asociados a su actividad profesional en la provincia onubense.

De forma paralela, el día siguiente, la Asociación de Amigos de Tharsis rindió homenaje, en presencia de sus bisnietos, a la figura de Deligny, no solo como la persona que redescubrió y puso en valor sus minas tras siglos abandonadas, sino también por ser quien dio al pueblo su actual nombre.

Erneste Deligny (derecha), junto a su familia, en París entre 1889 y 1990 Erneste Deligny (derecha), junto a su familia, en París entre 1889 y 1990

Erneste Deligny (derecha), junto a su familia, en París entre 1889 y 1990 / Amigos de Tharsis (Tharsis)

Para hacer realidad tanto la donación, como el homenaje, ha sido fundamental durante los últimos años el trabajo del presidente de la Asociación de Amigos de Tharsis, José Gómez Ponce, quien explicó a Huelva Información que todo se inició en 2016, cuando los descendientes de Deligny, por mediación de Benoit Gervais, uno de sus bisnietos, se puso en contacto con dicho colectivo a través de un correo electrónico.

En su comunicación, que "nos produjo una profunda alegría", según describió Gómez Ponce, los descendientes del ingeniero preguntaban "si en Tharsis quedaban vestigios de su bisabuelo que poder visitar". La asociación les propuso visitar los escoriales fenicios y romanos de la Huerta Grande, que fue de lo primero que Deligny estudió en la comarca; el Monte Tarse, desde donde visibilizó toda la zona nada más llegar; y la Galería Sabina, donde buscó sin éxito una beta a la que no llegó por muy poco.

Según prosiguió Gómez Ponce, los bisnietos de Deligny visitaron Tharsis ese mismo año (2016), "y en seguida conectamos, entablándose una fluida relación entre ambas partes", la cual se estrechó aún más en su siguiente visita, en 2018, cuando "seguimos profundizando en nuestras relaciones y aumentando la sintonía".

Locomotora del trayecto Tharsis-Huelva en 1875 Locomotora del trayecto Tharsis-Huelva en 1875

Locomotora del trayecto Tharsis-Huelva en 1875 / Amigos de Tharsis (Tharsis)

Fruto de todo ello, "decidimos que había que organizar un homenaje a Deligny", el cual tuvo que ser pospuesto por la pandemia hasta que el pasado mes de septiembre "dimos luz verde a la iniciativa, que se materializó el pasado día 30 de octubre con feliz resultado".

Sobre la donación de los documentos al Archivo de Huelva, que se concretó el día anterior en el Ayuntamiento de la capital provincial con la firma y entrega del fondo en un acto protagonizado por el teniente de alcalde de Cultura, Daniel Mantero, y los bisnietos de Deligny -Benoit Gervais, Jerome Gervais, Ariane Petré y Pascale de La Riviére-, el presidente de Amigos de Tharsis subrayó que fue "muy emocionante" y "nos sentimos muy orgullosos de que los descendientes de quien da nombre a nuestra asociación hayan aceptado nuestra propuesta de que los donasen a Huelva".

Además, y no es una coincidencia, el 1 de octubre de 1869 Deligny donó un cuadro del Descubrimiento de América al Monasterio de la Rábida que acompañó con un manuscrito de su puño y letra; y el 1 de octubre, pero de 2021, una carta manuscrita por uno de sus bisnietos anunció al Ayuntamiento de Huelva la cesión del archivo.

En dicha carta, fechada en París y firmada por Benoit Gervais, puede leerse: "Viajando varias veces por la provincia de Huelva, como bisnieto de Ernest Deligny, me conmovió conocer calles o plazas que llevan su nombre. Me conmovió aún más descubrir en Tharsis una Asociación que también lleva su nombre y, sobre todo, que le ha dado vida a su memoria en un acto". Según prosigue "gracias a esta Asociación, y junto a su presidente, José Gómez Ponce, pude publicar un breve estudio histórico sobre los primeros años de Deligny en la provincia y en Tharsis".

Los bisnietos de Deligny junto al cuadro que éste donó al Monasterio de la Rábida en 1869 Los bisnietos de Deligny junto al cuadro que éste donó al Monasterio de la Rábida en 1869

Los bisnietos de Deligny junto al cuadro que éste donó al Monasterio de la Rábida en 1869 / Amigos de Tharsis (Tharsis)

La misiva concluye señalando que, "como se dirigió Ernest Deligny el 1 de octubre de 1869 al gobernador de Huelva (…) para informarle de la donación del cuadro Cristóbal Colón descubriendo América, este 1 de octubre de 2021 me gustaría compartir con ustedes mi deseo de entregar a los archivos de la provincia los documentos que me han llegado. Estos documentos, escritos con mayor frecuencia por la mano de Deligny, merecen ser depositados en los archivos. Su conservación estaría así asegurada y serían accesibles a todos los interesados en la mina y en la historia de la provincia".

Documentos de incalculable valor

Por su parte, y también en declaraciones a Huelva Información, Benoit Gervais indicó que decidieron donar el fondo porque "es un milagro que, con el paso de tanto tiempo, los documentos se hayan conservado en buen estado, y temíamos que se deteriorasen".

Según añadió, en un principio pensaron donarlos a la Biblioteca Nacional de Francia, "pero tras viajar en cuatro ocasiones a Tharsis, donde nos sentimos como en casa y donde hemos conocido al presidente de Amigos de Tharsis, hemos considerado que lo mejor es donarlos a Huelva, atendiendo a la propuesta de Gómez Ponce".

Para los descendientes de Deligny, según Benoit Gervais, el documento más importante es un manuscrito del propio ingeniero, fechado en marzo de 1853, con la redacción del primer contrato que estableció en Tharsis para explotar la histórica mina.

Vista de Tharsis desde el Monte Tarse, en 1954 Vista de Tharsis desde el Monte Tarse, en 1954

Vista de Tharsis desde el Monte Tarse, en 1954 / José Gómez Ponce (Tharsis)

Le sigue en importancia un listado de todas las minas sobre las que Deligny tuvo derechos "con la localización exacta y la nomenclatura local de cada una". También incluye numerosos documentos técnicos sobre la evolución de la industria metalúrgica y la transformación de los minerales; y correspondencia con otros importantes ingenieros de la época.

Otros documentos importantes, destaca Gervais, son los planos y bocetos para el diseño y construcción de la línea de ferrocarril entre Tharsis y Huelva, con especificaciones técnicas, presupuestos o materiales necesarios, entre otros muchos datos, la cual paradójicamente se construyó y puso en marcha diez años después de la marcha de Deligny.

Para sus descendientes, Deligny fue un ingeniero "visionario" que en 1854 documentó todas las minas existentes en los 250 kilómetros de la Faja Pirítica Ibérica -en España y Portugal-.

Una de las portadas del libro que sobre las minas de Tharsis escribió Deligny Una de las portadas del libro que sobre las minas de Tharsis escribió Deligny

Una de las portadas del libro que sobre las minas de Tharsis escribió Deligny / Amigos de Tharsis (Tharsis)

Este fondo "debe servir para la investigación y el estudio de la historia de la minería no solo en Tharsis, sino a nivel mundial", añadió el bisnieto de Deligny, quien se muestra "muy satisfecho" con esta donación durante su cuarta visita a Tharsis, un pueblo y una provincia "donde siempre nos sentimos muy bien recibidos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios