Provincia

El párroco de Higuera de la Sierra recibe la Cruz de Isabel la Católica

  • La orden reconoce las iniciativas de Jaime Cano para conservar el patrimonio y su solidaridad

El párroco condecorado, en el centro, posa con las autoridades en Higuera, ayer. El párroco condecorado, en el centro, posa con las autoridades en Higuera, ayer.

El párroco condecorado, en el centro, posa con las autoridades en Higuera, ayer. / J.M. Brazo Mena (Higuera de la Sierra)

El párroco de Higuera de la Sierra, Jaime Jesús Cano Gamero, recibió ayer la Cruz de la Real Orden de Isabel la Católica de manos del alcalde, Enrique Garzón, en una emotiva ceremonia celebrada en el salón de actos municipal, que contó con un reducido número de asistentes debido a la pandemia de la Covid-19. El regidor higuereño impuso la insignia al sacerdote en nombre del Rey de España y de la ministra de Asuntos Exteriores.

Entre las autoridades religiosas invitadas en la entrega de la condecoración estuvieron presentes el obispo de Huelva, Santiago Gómez Sierra, el vicario general de Cádiz y sacerdotes de las diócesis limítrofes (Sevilla, Huelva y Cádiz), así como diversas autoridades civiles, como la diputada territorial de la Sierra, el alcalde de Fuentes de Andalucía (localidad natal de Jaime Cano) o los concejales del Consistorio higuereño.

En representación de la Orden de Isabel la Católica intervino el comendador, Tiago Henriques, quien abrió el acto dirigiendo entrañables palabras al homenajeado, además de explicar la finalidad de esta institución y su historia. La orden, según contó, fue creada por el Rey Fernando VII el 14 de marzo de 1815 con la finalidad de "premiar la lealtad acrisolada a España y los méritos de ciudadanos españoles y extranjeros en bien de la nación".

En la actualidad, según sus estatutos, la institución tiene por objeto "premiar aquellos comportamientos extraordinarios de carácter civil, realizados por personas españolas y extranjeras, que redunden en beneficio de la nación o que contribuyan, de modo relevante, a favorecer las relaciones de amistad y cooperación de la nación española con el resto de la comunidad internacional".

El momento culminante del acto llegó con la imposición de la Cruz a Jaime Cano y la entrega del título de miembro de la orden, autorizado con la firma del Rey (Gran Maestre) y rubricado por la ministra de Exteriores (Gran Canciller). Todo ello, según señaló el alcalde, "en reconocimiento de las iniciativas del párroco a favor de la conservación del patrimonio de nuestra localidad, la promoción cultural y su valor solidario y caritativo con los colectivos más vulnerables".

Al referirse a otros méritos del sacerdote, Enrique Garzón destacó "las tareas de conservación, mejora y crecimiento del patrimonio histórico artístico de Higuera de la Sierra, como la restauración integral del exterior del edificio parroquial, restauración de obras de arte de gran relieve, adquisición de nuevas obras de arte o la promoción de exposiciones sobre personajes ilustres higuereños, como las de Tovar y Sebastián Santos".

Del mismo modo, el regidor explicó que Cano ha participado “en el establecimiento de nuevas y mejores relaciones entre administraciones públicas y privadas para la mejora de los vecinos de Higuera, como la recientemente constituida con el Obispado de Huelva para establecer un convenio con el Ayuntamiento de cesión de un espacio privado propiedad de la Diócesis de Huelva para el uso público de los vecinos y visitantes de la localidad higuereña”.

Más allá de la relación institucional entre el titular de la parroquia y la Alcaldía de Higuera, Enrique Garzón destacó su “aprecio y admiración personal” por el presbítero, “por ser una persona inconformista que siempre trabaja por el desarrollo y mejora de nuestro pueblo. Una persona inteligente e íntegra que tiene esas “altas miras” tan necesarias en nuestra sociedad”, ha aseverado.

Por su parte, el párroco de Higuera ha mostrado su agradecimiento al equipo de Gobierno municipal, encabezado por su alcalde, Enrique Garzón, “por haberme presentado como candidato para recibir esta condecoración y a las personas que a lo largo de estos últimos años han colaborado estrechamente conmigo, porque sin su ayuda no sería posible realizar acciones que se convierten en meritorias por un trabajo común”.

Jaime Cano tuvo palabras de agradecimiento al obispo, “por mostrarme siempre su cercanía”; a sus amigos portugueses de Sintra; a su madre, hermana y demás familiares presentes, además de recordar “a tantas personas que están pasando por el dolor y el sufrimiento causado por la grave crisis sanitaria y económica en la que vivimos provocada por la Covid-19. Y como no, al pueblo de Higuera, donde ejerzo felizmente el sacerdocio”.

Para concluir el acto, los encargados del protocolo, Lara Martínez, segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Higuera, y Eduardo Nevado, exconcejal de Aracena, mantuvieron una conversación mediante videollamada con un grupo de jóvenes de México a los que Jaime Cano acompaña. Mediante las nuevas aplicaciones, los muchachos mostraron sus testimonios sobre las labores caritativas y culturales que desarrollan en el país americano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios