Que sea de Huelva

De los panales de Paymogo al mundo entero

  • La empresa Miel H&B produce una miel ecológica con una gran demanda en países como Omán o Dubai

Dos apicultores durante las labores de recogida de la miel de los panales. Dos apicultores durante las labores de recogida de la miel de los panales.

Dos apicultores durante las labores de recogida de la miel de los panales. / Jordi Landero (Paymogo)

Las abejas son uno de los seres vivos más importantes de cuantos nos rodean, aunque a veces no nos lleguemos a dar cuenta o no valoremos como merecen su labor. Son numerosas las organizaciones que, con motivo del Día Mundial de las Abejas, que se conmemora cada 20 de mayo, han alzado la voz con el fin de dar a conocer la importancia de la polinización que llevan a cabo estos insectos, un trabajo que es fundamental para numerosos ecosistemas y del que se ha demostrado que depende la gran parte de la flora y la fauna del planeta. Los efectos del cambio climático se están haciendo notar con crudeza en estos pequeños seres alados, causando la muerte de un gran número de ellos, por los largos periodos de sequía y las irregulares lluvias, así como por el excesivo uso de productos químicos y pesticidas en los campos.

Abejas en un panal. Abejas en un panal.

Abejas en un panal. / Jordi Landero (Paymogo)

Por ello, la apicultura es una actividad sostenible que nos aporta beneficios a la economía y el empleo, principalmente de las zonas rurales. Sin embargo, a la acción de la climatología adversa se le unen los bajos precios a los que se venden los productos apícolas como los principales escollos que se encuentran los productores. Según datos de la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, la provincia de Huelva cuenta con más de 75.500 colmenas, de las que unas 71.600 son movilistas y casi 4.000, fijistas, lo que la sitúa en el cuarto lugar a nivel regional. En el caso de las colmenas fijistas, las de Huelva son las que presentan un mayor rendimiento de la comunidad autónoma, con unos 12 kilos de miel por colmena.

En provincia onubense, la tradición apícola viene de antaño. Lo que ha llevado a buscar los mejores métodos para obtener los productos que aportan las abejas, como es el caso de la producción ecológica, a la vez que se beneficia al medio ambiente. Algo que llevan mucho tiempo haciendo en Paymogo, en H&B Pure Bee Honey. Manuel Canelo y Gema Taboada comenzaron hace unos años con un par de colmenas y dejando a las abejas hacer su trabajo. La miel que resultó la llevaron a analizar a laboratorios de Granada, descubriendo un producto de altísima calidad. La clave, dejar que el tiempo haga su trabajo y un entorno único, casi virgen para las abejas. Una tierra libre de químicos ideal para la proliferación de flora 100% autóctona, como la erica andevalensis -o brezo minero-, que contribuye al bienestar animal. Paymogo tiene todos los ingredientes para dar un producto excelente. La segunda parte, es obra de los artesanos de la miel. “Utilizamos un método artesanal, recolectando la miel una sola vez al año y cortando los panales con cuidado. Además dejamos un poco para que les sirva de alimento y reduzca el estrés de las abejas”, explica Manuel. Esta empresa posee unas 250 colmenas dentro de la misma ‘zona de pecoreo’ -nombre que recibe el lugar donde se produce este producto autóctono, equivalente a las tradicionales IGP-. “El calor que hace en esta zona contribuye a que, al cortar los panales -pues se recoge en el mes de julio-, la miel caiga fácilmente y se deposite en los decantadores que separan la miel de las impurezas de forma sencilla”, apunta el apicultor.

Envases de miel ecológica de la empresa H&B. Envases de miel ecológica de la empresa H&B.

Envases de miel ecológica de la empresa H&B. / Jordi Landero (Paymogo)

La producción de miel ecológica es, por tanto, más reducida que la convencional. Sin embargo, “merece la pena por su mayor calidad”, admite Manuel Canelo. Aunque la producción es variable, suele estar entre los 5.000 o 6.000 kilos de miel, que se venden en lotes numerados de 3.000 unidades. Y no se vende precisamente cerca. “De Málaga, Galicia, Francia, Suecia… Hemos recibido pedidos desde muchos sitios”, explica el ganadero y empresario. Y es que la llegada de las nuevas tecnologías, las redes sociales y el comercio electrónico ha supuesto un importante impulso a la venta de miel ecológica de Paymogo. “Se ha notado el aumento de los pedidos. Por ejemplo, los musulmanes aprecian mucho nuestra miel, pues además la usan en muchos platos. Estamos empezando a entrar en mercados como Dubai y Omán y algún otro país de Oriente Medio”, adelanta Manuel Canelo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios