Provincia

La jueza ordena a Jonathan y a su ex llegar a un acuerdo sobre las visitas antes del juicio

  • El riotinteño ha regresado a casa tras diez días y diez noches acampado en la puerta del Juzgado de Valverde, donde reclamaba poder disfrutar de su hija de tres años

Jonathan Victoria ha pasado diez días acampado en la puerta del juzgado de Valverde. Jonathan Victoria ha pasado diez días acampado en la puerta del juzgado de Valverde.

Jonathan Victoria ha pasado diez días acampado en la puerta del juzgado de Valverde. / Javier Monterroso (Huelva)

El vecino de Minas de Riotinto que se encontraba acampado en la puerta del Juzgado de Valverde del Camino reclamando una fecha para la celebración del juicio que establezca el régimen de visitas que le permita estar con su hija ha regresado a casa después de que la jueza haya ordenado a los padres entenderse.

Jonathan Victoria se separó en diciembre de 2018 y demandó a la madre de su primogénita en febrero del año siguiente. Aún no se ha celebrado el litigio y, según lamenta, atraviesa por verdaderos problemas para poder ver a la menor. De hecho, durante los dos últimos meses no ha sabido nada de ella.

El momento del reencuentro con la pequeña parece estar más cerca que nunca después de que la magistrada haya obligado a las partes a llegar a un acuerdo para que ambos puedan disfrutar de la hija de tres años.

“La secretaria judicial se reunió conmigo para decirme que, por orden de la jueza, que está de vacaciones, nos debíamos sentar para llegar a un acuerdo en el que plasmar que la hija debe estar también con su padre”, ha explicado Victoria, quien espera que ese pacto se produzca “de forma inminente”.

Este padre riotinteño se ha mostrado muy feliz por este paso: “No tengo palabras para describir lo que siento. Estoy muy contento. Yo me separé de la madre, no de la niña. Ella no tiene culpa de nada. El acuerdo debe producirse ya”.

Jonathan ya ha regresado a su casa tras diez días y diez noches de dura protesta. “Ya he podido descansar en mi cama. He estado durmiendo durante ocho horas seguidas, ya que en la puerta del Juzgado casi no podía hacerlo. He estado con mi pareja tranquilo, con mis perros y la única personita que me falta es mi pequeña”.

Su abogado ya se ha puesto en contacto con el letrado de su ex: “Todo está en manos de la madre, porque mi hija necesita estar conmigo”. De momento, la fecha del juicio, razón de la reivindicación, sigue en el aire, aunque ya siente que está cada vez más de cera de abrazar a su retoño. “Quiero aprovechar el tiempo y hacerlo libremente”.

Jonathan ha querido despedirse de tierras valverdeñas agradeciendo a todo aquel que le ha brindado su apoyo y cariño en todos estos días. En ese listado de gratitud incluye a los vecinos del Juzgado, a los valverdeños, a sus paisanos de Riotinto, a los de los municipios colindantes e, incluso, a los que le han respaldado desde fuera. También, a los medios de comunicación, a los que debe la difusión de su caso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios