En directo Los fallecidos eran "tres buenos estudiantes con vocación social"

Provincia

El nuevo censo de linces indica que en el área de Doñana hay 94 ejemplares

  • La actualización de datos indica que la población total en Andalucía alcanza los 544 ejemplares y se eleva el número de cachorros 

  • Un paraíso para la conservación

Dos cachorros de linces.

Dos cachorros de linces. / H. I.

La población del lince ibérico en Andalucía ha alcanzado en 2021 un nuevo récord histórico con 522 ejemplares, un dato que consolida a la comunidad como referente en la conservación de esta especie emblemática. Así se recoge en el censo publicado este viernes que elabora personal de la Junta de Andalucía adscrita al Plan de Recuperación del Lince Ibérico y miembros de la Fundación CBD-Hábitat y que señala que la población de este felino ha crecido en 16 ejemplares, lo que supone un 3,1% más respecto a 2020.

En el área de Doñana-Aljarafe destaca el incremento de ejemplares censados hasta alcanzar los 94 individuos. Del total, 29 son cachorros y 23 hembras reproductoras. En zonas como Las Minas, Setefilla, Pegalajar y Valdecigüeñas-Río Sotillo, ésta última que comparte territorio con Extremadura, el lince se ha establecido de manera natural. Los datos del censo señalan un incremento de ejemplares en todas ellas.

Las cifras del último censo reflejan una gran diferencia respecto a 2002, cuando la población de linces en la región apenas llegaba a 94 individuos concentrados en las zonas de Doñana-Aljarafe y de Andújar-Cardeña. Actualmente, los 522 ejemplares censados están distribuidos por una superficie que supera los 1.600 kilómetros cuadrados repartidos en distintas zonas y núcleos poblacionales. Respecto al total de la Península Ibérica -1.365 ejemplares-, Andalucía acoge al 38,2%. Sobresale también en este último año el incremento en el número de cachorros, al pasar de 157 a 174 individuos, un 10,8% más.

La cifra de hembras reproductoras se mantiene en 124 y Andalucía sigue siendo la comunidad que concentra el mayor número de toda la Península Ibérica con casi el 44,8% de un total de 277. Este dato es muy importante para que la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (UICN) recatalogue la situación del lince y deje de ser una especie en peligro de extinción a vulnerable. El requisito indispensable es mantener 125 hembras reproductoras durante al menos cinco años consecutivos.

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, Carmen Crespo, ha valorado los datos del censo 2021 del lince como “esperanzadores y positivos”, ya que “constatan un crecimiento continuo de la población en la comunidad”, pese a que hay zonas consolidadas que están llegando a su tope de capacidad de carga.

Para la consejera, la colaboración de España y Portugal, de cuatro comunidades autónomas, de entidades conservacionistas, empresas privadas, organismos científicos y del sector cinegético “es lo que está permitiendo que el lince vuelva a reinar en la Península Ibérica y que su futuro esté prácticamente garantizado después de que hace 20 años ni siquiera había un centenar de ejemplares”.

En este sentido, Crespo ha explicado que los esfuerzos de la comunidad andaluza se centran ahora en la conexión entre las distintas poblaciones existentes en Andalucía, además de en el mantenimiento de las zonas ya consolidadas. Además, otro de los objetivos prioritarios de la consejería es reducir el número de fallecimientos por atropellos, si bien las cifras se mantienen en el umbral de no afección a la supervivencia de la especie.

Para ello, se está poniendo en marcha un proyecto de última tecnología que incluye paneles, un vallado virtual y sensores infrarrojos en carreteras de Huelva, Sevilla, Córdoba y Jaén que atraviesan áreas de distribución del felino. Así gracias a esta iniciativa, que se desarrolla en el marco del proyecto Life SafeCrossing, se han instalado ya 24 paneles informativos -10 en la zona de Doñana y 14 en Sierra Morena- diseñados con técnicas de neuromárketing para llamar la atención de los conductores.

Este proyecto, además, contempla la instalación del primer vallado virtual en España, unos elementos innovadores formados por emisores de luz y sonido que se activan de forma automática para disuadir al animal de cruzar la carretera y que avisa al conductor del riego de colisión. Asimismo, también se colocarán sistemas de infrarrojo pasivo para evitar los atropellos de linces en carreteras de áreas linceras.

En cuanto a las áreas, el de Andújar-Cardeña-Marmolejo-Montoro sigue siendo la que alberga un mayor número de ejemplares con 200 linces censados el año pasado. El número de hembras reproductoras se mantiene  en 54 en total y el número de cachorros ha disminuido hasta 66 ejemplares.

El Valle de Guarrizas, en la provincia de Jaén, cuenta con 151 individuos, 30 de ellos son hembras reproductoras y 55 cachorros. El Guadalmellato cordobés cuenta con 44 ejemplares, 13 de ellos hembras reproductoras y 12 cachorros.

Se considera que las subpoblaciones de Andújar-Cardeña, Guarrizas, Guadalmellato y Campo de Montiel -esta última área dentro de Castilla la Mancha- funcionan ya como una metapoblación -Sierra Morena Oriental- dado que se ha constatado que hay intercambio genético fluido entre ellas.

El Parque Natural Vale do Guadiana, en Portugal, ya supera los 200 individuos. En Extremadura, el Valle del Matachel ha censado 121 ejemplares y en Castilla-La Mancha el principal núcleo poblacional se localiza en los Montes de Toledo con más de un centenar de linces.

El censo de población del lince 2021 recoge que a lo largo del año pasado se liberaron al medio natural andaluz cuatro ejemplares, en concreto, tres en la zona de Guarrizas (Jaén) y uno en Las Minas -Sierra Norte de Sevilla-. En la Península se soltaron 30 individuos que proceden del programa de cría en cautividadLynxconnect.

Life Lynxconnect es un proyecto de cooperación transnacional que abarca todo el área de distribución de la especie, en el que participan administraciones ambientales y con competencia en carreteras de dos países y cuatro comunidades autónomas (España, Portugal, Andalucía, Castilla la Mancha, Extremadura y Murcia); organizaciones no gubernamentales del sector medioambiental (Adenex, WWF-España y Fundación CBD-Hábitat); representantes del sector cinegético, Fundación Artemisam, empresas privadas (Fotex y Fomecam Terra) y que cuenta con el apoyo científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas – Estación Biológica de Doñana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios