Provincia

Los mariscadores volverán a faenar la coquina a partir del 1 de junio

  • Junta y sector acuerdan dejar la veda en cuarenta y cinco días en vez de sesenta

  • Los coquineros a pie recuerdan que siguen pendientes de recibir las ayudas

Un grupo de mariscadores de a pie faenan en los bajos de la zona de El Portil. Un grupo de mariscadores de a pie faenan en los bajos de la zona de El Portil.

Un grupo de mariscadores de a pie faenan en los bajos de la zona de El Portil. / H. Información (Huelva)

Ni un mes ni dos. En el término medio está la virtud. Cuarenta y cinco días será la duración de la veda de la coquina. Junta de Andalucía y sector de mariscadores a pie han alcanzado un acuerdo sobre el tiempo de cierre del caladero para permitir la regeneración de la especie, de forma que los coquineros volverán a faenar a partir del 1 de junio, según ha informado el sector.

Tras las alegaciones presentadas por las asociaciones de mariscadores a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible, el sector ha aceptado la última propuesta presentada por la Administración andaluza de mantener cerrado el caladero cuarenta y cinco días, en vez de sesenta.

Los coquineros a pie se había opuesto a una duración de dos meses de veda por considerarla excesiva y planteaban un único mes. El caladero de la coquina permanece cerrado desde el pasado 16 de abril, después de que la Consejería adelantara quince días el comienzo de la parada biológica debido a la escasa demanda de marisco por el estado de alarma a consecuencia de la pandemia del coronavirus.

Lo hizo, según argumentó, para minimizar el impacto de la crisis sanitaria que ha mermado de manera considerable las ventas de coquina en los mercados debido al confinamiento de la población, y acordó modificar para este año el periodo para la captura de la coquina en el Golfo de Cádiz. Habitualmente, la normativa establece la veda para esta especie del 1 de mayo al 15 de junio. En este caso estableció que sería del 16 de abril y el 14 de junio, ambos inclusive.

Los mariscadores a pie han alegado que el caladero no precisad de mucha regeneración debido a los continuos cierres que se han producido en los últimos meses y que las ocho zonas de producción de Huelva están llenas de marisco, por lo que de prolongarse el cierre dos meses se perderá toda la reserva existente.

Selección de coquinas recién capturada. Selección de coquinas recién capturada.

Selección de coquinas recién capturada. / H. Información (Huelva)

Por el momento, las ocho zonas del caladero de la coquina en Huelva: Isla Canela, Barra del Terrón, Desembocadura del Piedras, Punta Umbría, Mazagón, Matalascañas, Doñana norte y Doñana sur permanecen cerradas por la veda.

Por otra parte, los coquineros continúan a la espera de recibir las ayudas económicas comprometidas por la Junta de Andalucía para compensar el cierre de las áreas de producción desde el pasado año por la presencian intermitente de la biotoxina DSP, motivo por el que apenas han podido trabajar con normalidad.

Los mariscadores destacan que necesitan percibir las ayudas cuando antes por lo que demandan a la consejera del ramo, Carmen Crespo, que las libere de manera inmediata.

Recuerdan que la Consejería anunció la concesión de las subvenciones hace dos meses y aún no han percibido nada, mientras deben seguir abonando la cuota de autónomo y el sello a la Seguridad Social para no perder su carné de mariscador.

Los coquineros insisten en que muchos de ellos atraviesan verdaderas dificultades económicas después de tanto tiempo sin poder trabajar y sin obtener recursos para sus familias. La ayuda establecida para cada beneficiario es de 1.900 euros, una cantidad que les vendrían muy bien para sus “maltrechas” economías.

La Consejería reconoce que durante la campaña 2019-2020, el caladero de producción marisquera de coquina del litoral de Huelva ha sido objeto de continuos cierres por la presencia de DSP. Así, desde el 1 de junio de 2019 hasta el 30 de enero de este año, las ocho zonas de producción de coquina que discurren entre las desembocaduras de los ríos Guadiana y Guadalquivir han estado cerradas por presencia de toxinas por encima del 50% de los días hábiles de pesca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios