HUELVA INFORMACIÓN En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Provincia

Las aguas fecales se cuelan en todos los espacios protegidos de Huelva

  • La normativa europea estableció la obligatoriedad de la depuración de detritus para 1998 · Doñana, Marismas del Odiel, Sierra de Aracena, Espacio del Río Tinto y la Costa sufren episodios contaminantes

La Comisión Europea ha hecho a España varias advertencias por el incumplimiento de las políticas de tratamiento de aguas residuales. Sistemáticamente se vienen produciendo vertidos de detritus y aguas fecales a los espacios protegidos de Huelva: Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, Parque Natural Marismas del Odiel, Parque Nacional de Doñana, Paraje Protegido del Río Tinto y amplias zonas costeras que reciben inyecciones residuales a través de largos emisarios submarinos a pesar de que la directiva comunitaria establece que desde 1998 las poblaciones de más de 10.000 habitantes que viertan residuos a zonas sensibles deben contar con un sistema efectivo de depuración. Oficialmente, la Consejería de Medio Ambiente asegura que en Huelva más del 89% de las aguas residuales reciben tratamiento y que la Junta trabaja para completar el 10% que resta antes del 2015, la nueva fecha marcada en el calendario para hacer las cosas bien.

La mejora en el tratamiento de aguas residuales y el esfuerzo de la Junta es patente en la última década pero en el último año han ido saltando las alarmas conforme se han sido sucediendo los episodios de contaminación en zonas de vital importancia como Doñana, Marismas del Odiel o el río Tinto. Comarcas que se encuentran actualmente en el punto de mira de la UE pues toca renovar el diploma del Consejo Europeo para Doñana, esencial para conseguir cuantiosas subvenciones comunitarias, y la Junta trabaja en la presentación de la candidatura del Paisaje Protegido del Tinto y del Parque Natural Sierra Norte de Sevilla. Ambos espacios entrarían a formar parte de la Red de Geoparques Europeos y de la Red Mundial que ampara la Unesco. La lupa sobre Huelva se aumenta con un estudio de la Sociedad Española de Ornitología que ha identificado las Marismas del Tinto y el Odiel como zona especial de conservación de aves marinas.

Los datos recabados en 2008 y 2009 por organizaciones conservacionistas como la SEO, WWF y Ecologistas en Acción han hecho saltar las alarmas. Incluso el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) emite toques de atención por la entrada en pleno siglo XXI de residuos fecales en toda una Reserva de la Biosfera como es Doñana, el aumento de nitratos en el agua y la presencia de restos farmacológicos. Tal cúmulo residual se produce por los vertidos que realizan a través del Arroyo del Partido pueblos como Almonte y Bollullos, ambos de más de 10.000 habitantes, o Rociana.

Los informes que maneja Ecologistas en Acción destacan el deficiente funcionamiento de varias depuradoras de tratamiento de aguas residuales que se disimula con la elevada capacidad de dilución del Océano Atlántico. Para los Ecologistas, no es de recibo que se sigan contaminando mares y río onubenses después de las grandes cantidades de dinero público invertido en la construcción de depuradoras, muchas de ellas inservibles, obsoletas y desbordadas por el aumento de población.

En el punto de mira aparecen las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) de Punta Umbría, La Antilla, Mazagón e Isla Cristina. Todas ellas presentan muestras de no conformidad en parámetros como la demanda química de oxígeno (DQO) y demanda biológica de oxígeno (DBO).

Los informes alertan también sobre la presencia de pesticidas en los muestreos realizados en las depuradoras de la zona occidental de Huelva. Se incluye la de Palos, cuyo Ayuntamiento ha reclamado ya fondos para una nueva ante la incapacidad de tratar como marca la Ley sus aguas.

La proliferación de datos negativos se extiende a las zonas que han sufrido un crecimiento urbanístico desmesurado, urbanizaciones que vierten directamente a espacios protegidos como Corrales, Aljaraque (Marismas del Odiel) o Puente Esuri, en Ayamonte, y las marismas del Guadiana.

Desde la Asociación Ojo con el Guadiana piden abiertamente que la Junta investigue si hay alguna relación entre la presencia de fecales en el agua y la contaminación de los bivalvos que se produce, sobre todo en verano, cuando la población satura las urbanizaciones costeras y las depuradoras existentes no dan abasto en la filtración de detritus.

Territorios tan importantes para el turismo en Huelva como Punta Umbría padecen las incomodidades provocadas por las aguas sucias que salen de tuberías desgajadas del alcantarillado que finaliza en una depuradora cuyas analíticas del año 2008 presentaban, según el informe de Ecologistas, situaciones fuera de la ley en nueve meses de los once analizados. En Mazagón, vuelve a aparecer el histórico colector de aguas fecales que discurre enterrado por la playa desde Las Dunas hasta el final de las Casas de Bonares. Siguen los vertidos con la dispersión de los contaminantes. Las fotografías tomadas por los vecinos en las rejillas resaltan el problema a la vez que se convierten "en muestrario de los residuos sólidos". Los resultados de los muestreos mensuales de la depuradora indican que durante todo el año los vertidos no reúnen condiciones mínimas en materia de demanda química de oxígeno.

En La Antilla se agrava este mismo problema y en Isla Cristina, desde la organizaciones ecologistas, se advierte que los resultados de las pruebas subrayan la afección del Paraje Natural de las Marismas del Carreras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios