Provincia

"El mar ya erosiona la parte oeste de Isla Canela"

  • El investigador principal asegura que este es uno de los efectos de la presa

Comentarios 10

Además del interés académico y científico del trabajo, esta investigación pretende, como su propio nombre indica ('Evaluación del impacto de la presa de Alqueva sobre la sedimentación en el estuario del río Guadiana y la costa de Huelva') medir los cambios provocados por la presa, así como también contribuir, con datos e informes, a la disminución de los efectos sobre otros ámbitos naturales y sociales. Y es que, tal y como explica Juan Antonio, el hecho de que no haya suficientes sedimentos en el estuario provoca que la marea pueda colarse en el curso del río, con lo que el agua salada invade a la dulce provocando la muerte de su ecosistema.

Así, las consecuencias biológicas para la vida en el río son irreparables pero los efectos también modificarán de manera negativa la evolución de las playas de Huelva, influyendo sobre todo en las que están más cerca del río. Tanto es así que la arena de la costa dejará "lentamente" de regenerarse de manera natural y la marea erosionará las playas. Así, las regeneraciones artificiales de arena en la costa tendrán que ser más frecuentes, con el consiguiente aumento del coste económico para realizar estas acciones. Por cercanía, Isla Canela será la primera de las playas onubenses que notará estos efectos, aunque "ya está empezando a notarse en su orilla". Según Juan Antonio, la playa de Isla Canela se divide en dos partes, de las que la zona oeste, situada frente a la urbanización Iscasa ha sufrido un importante efecto erosivo que se ha incrementado en los últimos años, lo que ha motivado su regeneración artificial en una ocasión. Además del aumento de la frecuencia y la cantidad de arena en cada regeneración, también serían necesarias nuevas obras de protección en lugares antes no identificados. Este es el origen de la importancia de esta investigación ya que a través de sus informes podrá preverse la forma en la que van a suceder estos procesos y la rapidez con la que tendrán lugar, de manera que las instituciones competentes tengan los datos para poner en marcha acciones con las que se puedan atenuar estas consecuencias.

Para ello, el equipo de la Onubense pretende abordar todo el proceso. En primera instancia, estudiarán la cantidad y los movimientos de los sedimentos existentes en el estuario en la actualidad para lo que utilizarán sonar de barrido lateral. "Se trata un instrumento acústico que hace una especie de foto del fondo del estuario". Los estudios también abordarán el análisis de los sedimentos que se acumulan en la presa "porque esto es lo que no llega al estuario", y la observación del comportamiento de las mareas y las playas para construir modelos teóricos a partir de los datos actuales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios