Marisqueo

Los coquineros esperan obtener ayudas por el cierre del caladero

  • Las zonas de captura llevan tres semanas cerradas por toxina DSP. Los mariscadores están convocados mañana a una reunión con Pesca para abordar la situación

Mariscadores a pie capturan coquina en el litoral onubense. Mariscadores a pie capturan coquina en el litoral onubense.

Mariscadores a pie capturan coquina en el litoral onubense. / Josué Correa (Huelva)

Mañana puede ser un día decisivo para los coquineros a pie que faenan en el litoral de Huelva. El sector mariscador de la coquina tiene una reunión con los responsables de la Consejería de Pesca en la Junta de Andalucía para abordar la situación actual. Los coquineros tienen puestas todas sus esperanzas en que de la reunión salgan soluciones a la problemática que tienen desde hace tiempo.

Uno de los problemas es la situación de inactividad que mantienen desde hace casi un mes por el cierre completo del caladero debido a la presencia de la toxina DSP, lo que está provocando un serio perjuicio para sus economías familiares.

Los técnicos de la Junta realizan desde hace semanas recogida de muestras y análisis de los bivalvos para determinar si siguen teniendo niveles tóxicos no permitidos. A tenor de los resultados el cierre persiste.La clausura completa del caladero se produce después de una parada biológica de dos meses (del 1 al 31 de mayo y del 24 de septiembre al 23 de octubre), por lo que desde que se levantó la veda por última vez apenas si han trabajado tres semanas.

Los coquineros aseguran que esta situación de paro de actividad intermitente es insostenible, porque la mayoría de ellos lo están pasando “mal económicamente”, al no poder faenar pero, en cambio, deben seguir pagando el sello de autónomo.

Algunos coquineros siguen faenando porque “no tienen otro sustento”

Algunas asociaciones de mariscadores, como es el caso de Nueva Umbría, han anunciado que van a solicitar ayudas mientras el caladero esté cerrado. “Todo el sector pesquero recibe ayudas cuando tiene dificultades, menos nosotros los coquineros, y no entendemos por qué”, se queja el presidente de la asociación, Emilio Jaldón.

Éste recuerda que hace años la Junta acordó con los mariscadores ayudas para las épocas de veda, que no las han recibido ni una sola vez. “Nos dijeron que por contaminación no podía ser pero por parada forzosa sí. Es eso quedamos pero no hemos recibido nada”, afirma Jaldón.

Por eso su intención, en la reunión de mañana, es solicitar ayudas para los coquineros a pie y establecer algunas medidas ante el cierre intermitente del caladero por la presencia de la biotoxina DSP. Una de ella pasa por alargar las jornadas de trabajo y poder mariscar también los sábados para “compensar algún día cuando se produzca el cierre”.

Con el fin de regularizar el sector y la actividad “de una vez por todas”, también propone reducir la tara, que en la actualidad 25 kilos al día por persona, para que “todo el mundo pueda faenar”, así como subir la talla de la coquina hasta los 30 milímetros para que el marisco adquiera más valor en el mercado.

Otras medidas

La Asociación de Mariscadores Nueva Umbría propone igualmente conceder todas las licencias (182) que se han demandado para regularizar la actividad y acabar con el furtivismo que ha proliferado por la imposibilidad de hacer frente a los costes que conlleva salir a diario a faenar la coquina, debido a la pérdida de jornales por la parada forzosa de dos meses y el cierre intermitente de las distintas áreas del caladero.A pesar del cierre por contaminación del caladero y a la vigilancia del Seprona de la Guardia Civil algunos coquineros han vuelto a hacer caso omiso a la prohibición y salen cada día a faenar.

Tal es así que en calles y plazas de algunas localidades costeras, incluida la capital, pueden verse vendedores de coquina que han recogido previamente en el litoral onubense y no en Portugal.

El caladero de la coquina se divide en ocho zonas o áreas: Isla Canela, Barra del Terrón, Desembocadura del Piedras, Punta Umbría, Mazagón, Matalascañas, Doñana norte y Doñana sur. Todas permanecen cerradas incluidas las del espacio protegido.

Los coquineros que faenan en las dos últimas zonas, a las que solo tienen acceso unos pocos y tienen restringidas el resto, también asistirán a la reunión de mañana.  Todo el caladero de la coquina está clausurado por DSP, pero la chirla y por tanto no está prohibida su captura, cuando las aguas de las dos zonas lindan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios