Marisqueo

Los coquineros onubenses piden a la Junta el pago de las ayudas pendientes por toxinas

  • l Los maricadores solicitan a la Consejería de Pesca el cierre de caladero y nuevas líneas de subvenciones para compensar la caída de las ventas en el mercado por la falta de demanda

Los coquioneros que faenan estos días son escasos por la caída de las ventas. Los coquioneros que faenan estos días son escasos por la caída de las ventas.

Los coquioneros que faenan estos días son escasos por la caída de las ventas. / M.G. (Huelva)

Los mariscadores de la coquina a pie han pedido a la Junta de Andalucía que cierre las ocho zonas del caladero y que establezca ayudas para el sector por las escasas ventas que realizan estos días debido a la crisis sanitaria. El presidente de la Asociación de Mariscadores Nueva Umbría, Emilio Jaldón, asegura que aunque el caladero está abierto casi al completo tan solo una veintena mariscadores, de los cerca de 200 que tienen licencia, faenan a diario. La mayoría no lo hace, asegura, porque después las capturas que realizan no tienen salida en el mercado por la situación actual.

Por este motivo, los mariscadores solicitan a la Consejería de Pesca que proceda a la clausura del caladero y que implante ayudas para los coquineros, ya que la mayoría de éstos “no tienen ningún ingreso económico porque nadie compra coquina”.

“Los principales consumidores del marisco son los bares y restaurante y todos están cerrados. Aunque llevemos coquina a las lonjas y los saladeros nadie las compra porque no tienen salida. Ni siquiera en los mercados de abastos”, detalla Jalón.

Este afirma que la solicitud de cierre del caladero es unánime por parte de todas las asociaciones de mariscadores de Huelva y tan solo se mantiene al margen de la Pilas (Sevilla), cuyos asociados faenan en las zonas de Doñana.

Los coquineros recuerdan que se han establecido medidas de apoyos para los trabajadores autónomos

Jaldón recuerda que la Junta de Andalucía aún no ha abonado a los coquineros las ayudas comprometidas por el cierre del caladero debido a la presencia de toxinas durante veintiséis días, entre febrero y marzo. Lamenta que aunque la Consejería de Pesca anunció que el presupuesto de este año contempla ayudas a los mariscadores para paradas por contaminación por biotoxinas están pendiente de percibirlas, lo que demuestra “una falta de sensibilidad de la Junta hacia los mariscadores que lo están pasando mal”.

El presidente de Nueva Umbría indica que desde que comenzó el año apenas han podido faenar por diferentes causas y que, sin embargado, han tenido que pagar cada mes el sello de autónomo para no perder la licencia. Un ejemplo de la mala situación por la que atraviesan es que algunos de ellos estuvieron mariscando durante el cierre por DSP. Aunque esta actitud no tiene justificación alguna, señala Jaldón, lo hicieron porque “estaban desesperados”.

El representante de los coquineros el panorama para el sector se presenta “muy mal”, ya que al cierre del caladero en dos ocasiones casi seguidas por toxinas y la caída absoluta de las ventas se suma en próximas fechas, en concreto en mayo, de nuevo la clausuras de las ocho zonas de captura por parada biológica de cuarenta y cinco días de duración.

De ahí insiste en la necesidad de que la Administración autónoma pague los atrasos y establezca algún tipo de subvención o medidas como para cualquier trabajador autónomo como son.

Licencia

El marisqueo a pie en Andalucía es una actividad profesional sometida a regulación y cuyo ejercicio requiere la obtención de una licencia, conforme al Decreto por el que se regula el marisqueo en el litoral de la Comunidad Autónoma y a la orden por la que se regula la obtención, renovación y utilización de los carnés profesionales.

La orden de marisqueo determina que la venta de coquinas deberá realizarse en una lonja de pescado, centro de expedición asociada a la lonja o establecimiento autorizado. Solo podrán ponerse en el mercado para su venta al por menor. El traslado de los bivalvos, incluyendo el transporte de la zona de captura, deberá acompañarse de la documentación necesaria.

El caladero de la coquina en Huelva se divide en ocho zonas o áreas: Isla Canela, Barra del Terrón, Desembocadura del Piedras, Punta Umbría, Mazagón, Matalascañas, Doñana norte y Doñana sur. Aye, todas las zonas estaban abiertas salvo la de Isla Canela.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios