Costa

Un colectivo benéfico de Lepe pide ayuda antes de ser desahuciado y suspender su labor

  • La Asociación para el Bienestar de Personas de Huelva sin Recursos facilita alimentos y enseres a unas 84 familias necesitadas. Pretende recaudar 2.462 euros para pagar el alquiler

Selección de prendas para ser distribuidas entre los necesitados. Selección de prendas para ser distribuidas entre los necesitados.

Selección de prendas para ser distribuidas entre los necesitados. / J. Landero (Lepe)

La Asociación para el Bienestar de Personas de Huelva sin Recursos (Abiphur), con sede en Lepe y cuyo ámbito de actuación abarca toda la costa occidental, aunque muy especialmente la propia Lepe e Isla Cristina, ha iniciado una campaña entre los empresarios locales para intentar conseguir los 2.462 euros que, en concepto de alquiler, deben a la inmobiliaria propietaria del local desde el que prestan su labor asistencial y benéfica, ubicado en la calle marejadilla de Lepe.

De no lograr reunir dicha cantidad antes de que finalice el presente año, “cuando dentro de unos cuantos meses seamos desahuciados del local, nos veremos obligados a suspender la ayuda que actualmente ofrecemos a unas 84 familias sin recursos de media al día, a las que habitualmente facilitamos alimentos, ropa, mantas, artículos de higiene infantil, juguetes o material escolar, entre otros productos de primera necesidad”.

Así lo ha explicado a Huelva Información Pilar Medero, presidenta de Abiphur, quien ha indicado que la campaña se ha puesto en marcha esta semana con el envío de cartas a los empresarios locales, a los que “invitamos a ser partícipes de nuestra labor solidaria ayudándonos a conseguir el dinero que necesitamos para ponernos al día en el alquiler de nuestro local”.

El colectivo inicia una campaña de colaboración entre los empresarios locales

De esta forma, prosigue, en la carta se adjunta la misiva que Abiphur recibió el pasado 30 de septiembre de la inmobiliaria propietaria del local, en la que se pide al colectivo que “proceda a el pago de la deuda referida, con carácter inmediato”, para advertir a continuación que “de no recibir el importe total adeudado, nos veremos obligados a presentar demanda de desahucio”.

Medero ha indicado que desde que recibieron dicha carta de la inmobiliaria, no han podido abonar la deuda porque Abiphur “no recibe ingreso económico por parte de la administración, dependiendo exclusivamente de la aportación de sus socios (20 euros al año) y de los recursos económicos obtenidos por su participación en actos de colaboración con otras entidades, o bien de sorteos de papeletas de forma puntual”, a lo que añade que dichos ingresos se destinan “para hacer frente a gastos de luz, agua, seguro y parte del alquiler del inmueble”.

Así, prosigue, al “no disponer de ingresos fijos, la entidad no puede hacer frente todos los meses al pago principal del alquiler de la sede desde la que se organiza toda nuestra ayuda humanitaria, la cual nos veremos obligados a suspender en unos cuantos meses, nada más seamos desalojados de nuestro local”.

Voluntarios con los alimentos para ser repartidos. Voluntarios con los alimentos para ser repartidos.

Voluntarios con los alimentos para ser repartidos. / J. Landero (Lepe)

Por su parte Victoria Romero, vicepresidenta de Abiphur, ha indicado que esta asociación benéfica es una entidad sin ánimo de lucro, cuya finalidad se centra en “ayudar a personas sin recursos, o bien que estén atravesando una situación económica y social difícil durante un determinado momento de sus vidas”. Dicho colectivo, prosigue, se organiza en torno a una junta directiva y “solo cuenta con personal voluntario que, de manera desinteresada, colabora con la entidad en su labor diaria”.

Entre las funciones de Abiphur, la vicepresidenta describe el reparto de alimentos y productos de higiene, sobre todo infantil, a las familias usuarias, para lo que tiene un convenio con el Banco de Alimentos de Huelva, del que recibe dichos productos, y para lo que cuenta con un registro de familias usuarias que son valoradas, estudiadas y actualizadas por una trabajadora social que colabora con la entidad. Otras funciones, añade Romero, son un armario solidario o la puesta en marcha de campañas de juguetes en Navidad, así como la recogida de muebles o productos de puericultura.

“Para nosotros sería de una gran ayuda vuestra aportación desinteresada para poder hacer frente al pago de la deuda contraída, y de esta forma, poder mantener unas instalaciones que son elemento principal y sustentador de muchas familias que cuentan con la ayuda de Abiphur para satisfacer sus necesidades básicas del día a día”, concluye la carta remitida por la asociación a los empresarios locales.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios