ayamonte

Más de cien años de los Paúles

  • La comunidad de misioneros pone fin a su evangelización después de una larga trayectoria

  • La despedida tuvo lugar durante la novena de la Patrona del municipio costero onubense

Los sacerdotes reunidos en la eucaristía del pasado jueves. Los sacerdotes reunidos en la eucaristía del pasado jueves.

Los sacerdotes reunidos en la eucaristía del pasado jueves. / fotos: Tapi

La celebración de la novena a la Patrona de Ayamonte, Nuestra Señora de las Angustias, ha servido para la despedida y final de la tarea evangelizadora de la Comunidad de Misioneros de los Padres Paúles en la localidad fronteriza.

Más de 15 sacerdotes se unieron en la celebración eucarística, entre los que se encontraban sacerdotes paúles venidos para este acto y diocesanos, además de asistir, los padres Juan Manuel Pérez Núñez y Álvaro Gómez Martín, que se encargarán a partir de ahora de dirigir la tarea pastoral en la localidad.

Muchos devotos se trasladaron hasta la iglesia, debido tanto al acto de relevo como al sexto día de novena en honor a la Patrona del municipio costero. Además de la junta de gobierno de la propia hermandad anfitriona, a la misa asistieron las hermandades del Rocío, la de la Juventud del Solar y de la Cruz. Igualmente hicieron acto de presencia el alcaldes y los miembros de la corporación de Ayamonte y Punta Umbría, lugar de nacimiento y de los últimos ocho años de estancia del padre Manuel Pérez.

Los misioneros se convirtieron y han supuesto hasta el día de hoy una parte muy importante en la vida de diversas generaciones del pueblo de Ayamonte. Además de la labor espiritual, han colaborado en la enseñanza de miles de niños. Al mismo tiempo, ayudaron en la edificación de la Casa del Niño, un lugar de anexo a la parroquia de las Angustias, que sirvió para ayudar a familias sin medios. Por otro lado, han colaborado en la cimentación de viviendas, y sobre todo crearon la barriada del Arrecife donde se alojaron cientos de personas.

Asimismo, gracias a ellos se construyeron las parroquias de San Vicente y la de Santa Ángela, todas ellas ya pagadas y escrituradas que han sido entregadas a la Diócesis, así como el resto de templos y demás parroquias. También son importantes las labores que han desarrollado, a través de la iglesia, como la de Caritas y del Comedor Social que en estos momentos alimentan a más de 100 familias diarias.

Durante esos 102 años de vivencia, se creó la Asociación de Jóvenes de la Medalla Milagrosa, que debido a sus actividades fue ejemplo durante décadas en toda Andalucía.

El ayamontino Juan de la Rosa Mendoza, sacerdote y asistente de la comunidad que forman las provincias de Salamanca, Madrid y Barcelona explicó los motivos de la marcha de la comunidad "la causa mayor ha sido la falta de vocaciones sacerdotales. Nos estamos quedando pocos y mayores". Reconoció la tristeza que "esto nos da dado por los muchos años y las muchas generaciones que hemos tratado de educar tanto en lo social como en lo religioso". Pero, asegura, que "estamos convencidos que a través de la Diócesis, la vida cristiana y de ayuda al necesitado va a continuar", y finalizó destacando que lo mismo que ahora son ellos los que se marchan, antes se tuvieron que ir las Hijas de la Caridad de la misma comunidad de Paúles, que dirigieron a través de la Diputación el Hogar Provincial, Casa Cuna y, posteriormente, una vez cerrado el Hogar se hicieron cargo de las viviendas habilitadas para los jóvenes con problemas familiares. Ellas fueron precisamente las que en el año 1816 recibieron a los padres Paúles.

Como despedida, el día 14 de agosto, después de la eucaristía oficiada por el obispo de Huelva, José Viaplana Blasco, se le entregó a la Comunidad de Padres Paúles el nombramiento de Hijos Adoptivos de la localidad de Ayamonte por parte del Ayuntamiento de la localidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios