Golfo de Cádiz

El cerco regresa a la mar sin conocer la cuota de captura de sardina de este año

  • Los barcos sólo podrán pescar boquerón hasta el 30 de junio por el momento

Puerto pesquero de Punta Umbría. Puerto pesquero de Punta Umbría.

Puerto pesquero de Punta Umbría. / H. Información (Huelva)

El sector del cerco del Golfo de Cádiz ha vuelto a la pesquería del boquerón tras la parada biológica de dos meses. La flota ha regresado a la mar después de un encuentro mantenido en Madrid con los responsables de la Dirección de Pesca, en el que se ha abordado dos nuevas órdenes sobre la obligación de los desembarques y el reparto de especies y modificación de los planes de gestión de todas las modalidades de pesque, incluido el cerco.

Los marineros se habían trasladado a la capital de España con la intención de conocer las cuotas de pesca para este año, pero han regresado a Andalucía con las manos vacías.

Así lo indicó a este periódico el presidente de la Federación Andaluza de Cofradías de Pescadores (Facope) y patrón mayor de la de Punta Umbría, Manuel Fernández, ya que solo abordaron en profundidad los temas señalados con anterioridad.

La incertidumbre se ha adueñado del sector del cerco que inicia el año sin conocer los cupos ni de la sardina ni del boquerón, las dos principales especies del Golfo de Cádiz, a las que se suma la caballa.

Las embarcaciones vuelven a faenar tras la parada biológica alargada por temporal

Los armadores tan solo conocen que podrán pescar boquerón hasta el 30 de junio, cuando termina el periodo establecido con anterioridad. Pero nada saben de la sardina, cuyo periodo de captura se centra del 1 de mayo al 30 de septiembre.

Una vez agotado el cupo establecido el pasado año, los barcos no podrán capturar sardina hasta que determine las nuevas cantidades el Gobierno central.

Con esta tesitura, el patrón mayor de Punta Umbría asegura que pocas serán las embarcaciones de cerco que salgan a faenar, ya que la rentabilidad no está garantizada.

Con todo, la flota de la modalidad de cerco que faenan en el Golfo de Cádiz han regresado y al trabajo tras cumplir con la veda que se ha visto un poco alargada por el temporal de viento y agua registrado la semana pasada.

El fin de la veda, acordada con el Gobierno central, supone la vuelta al trabajo de alrededor de 900 marineros que a lo largo de estos dos meses han estado en el desempleo, ya que se ha llevado a cabo sin que el sector haya contado con ayuda alguna.

Las embarcaciones que se dedican a esta modalidad en el Golfo de Cádiz están localizadas en los puertos onubenses de Punta Umbría e Isla Cristina y en los gaditanos de Barbate y Sanlúcar de Barrameda, y sus capturas principales son la sardina y el boquerón.

Meses de verano

En condiciones normales, el sector del cerco onubense reserva la cuota de captura de la sardina para los meses de verano, periodo por excelencia para el consumo de este pescado. A pesar de que la flota onubense que faena en el Golfo de Cádiz pudo capturarla desde el 1 de mayo de 2018, tras el fin de la parada, en las primeras semana apenas si agotó unas cuantas toneladas.

El grueso de la captura lo acumuló para los meses siguientes debido a la escasa cuota asignada para el caladero por el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a través de una disposición sobre la ordenación de la pesquería de la sardina.

En 2018 la captura arrancó dos meses más tarde tras las múltiples gestiones que tuvieron que realizar conjuntamente España y de Portugal ante Bruselas para frenar un informe del Consejo Internacional a favor de cerrar el caladero por encontrarse en una situación preocupante, decía

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios