rocío 2018

La catequesis de una corona

  • El taller sevillano de los Hermanos Delgado realizará la presea del Divino Pastorcito a juego con la que estrenará la Blanca Paloma en 2019

El boceto de los Hermanos Delgado para la corona del Divino Pastorcito. El boceto de los Hermanos Delgado para la corona del Divino Pastorcito.

El boceto de los Hermanos Delgado para la corona del Divino Pastorcito. / d. s.

Catequesis de orfebrería. Los Hermanos Delgado serán los encargados de realizar la corona del Divino Pastorcito que se estrenará en la Romería del Rocío de 2019, cuando también luzca por primera vez la Blanca Paloma la presea que será regalo de todas las hermandades filiales y que ya está ejecutando este taller sevillano. La que portará la imagen del Divino Pastorcito será sufragada por la Hermandad Matriz de Almonte en representación del pueblo del que es Patrona la Virgen del Rocío.

Al recibir el encargo, José, Ángel y Francisco Javier Delgado tuvieron claro que el diseño de la corona del Divino Pastorcito debía mantener el mismo estilo que el proyectado para su Madre. Aunque ahora bien, como especificó ayer a este periódico José Delgado, "la simbología es totalmente distinta".

Las coronas guardan el mismo estilo pero tendrán una simbología totalmente diferente"

La semejanza estilística con la corona de la Virgen del Rocío se observa en el uso de los perchetes e imperiales, de igual diseño. El aro que sirve de base a la presea contiene la siguiente frase en latín que dijo el propio Jesucristo: "Ego sum pastor animam suat dat pro ovibus" ("Yo soy el Pastor que da la vida por sus ovejas").

La estructura central se divide en seis partes. En el perchete frontal aparece el anagrama del JHS (Jesús Hombre Salvador). En el trasero irá representado el Pelícano que alimenta a sus crías con su propio cuerpo, símbolo de la Eucaristía. En los cuatro perchetes restantes se engarzan unos rubíes, la misma piedra que decora la corona de la Virgen y que recuerda el color litúrgico de Pentecostés, la festividad que celebra el Rocío. Entre los perchetes se incluyen unas cabezas de león, similares a las que aparecen en las esquinas de la peana de la Patrona almonteña y que aluden a la definición que otorgó el cardenal Almaraz, arzobispo sevillano, durante la coronación de la Virgen, a la camarista Ana Valladolid como "domadora de leones", al contener las ansias de los almonteños por portar a la Blanca Paloma. Sobre la cabeza de estas fieras aparecen las figuras de dos flamencos sobre las aguas de la marisma, rematadas por las flores más comunes del camino que llevan a la aldea: amapolas, margaritas y lirios.

Los seis imperiales que cierran la corona corresponden a los seis días en los que Dios creó el mundo. Cada jornada está simbolizada en una cartela: la noche y el día; el cielo y el mar; las plantas; la luna, el sol y las estrellas; las aves y los peces; los animales y el hombre. La corona se cierra en el orbe terráqueo rematado con una cruz de pedrería de rubíes. Este proyecto, que dio a conocer la Matriz el pasado jueves, se realizará a mano y se empleará en él oro de 22 quilates.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios