Gibraleón

Un camino indecente

  • Una plataforma denuncia el mal estado de la vía de comunicación y reclama su arreglo integral

Aspecto del mal estado del camino, casi intransitable. Aspecto del mal estado del camino, casi intransitable.

Aspecto del mal estado del camino, casi intransitable. / H. Información (Huelva)

Comentarios 1

El lamentable estado del Camino El Rincón no es el único problema que preocupa a los vecinos de la zona. Salubridad, limpieza, alumbrado público, señalización y suministro de agua son otras de la preocupaciones del colectivo. Tal es así que han creado la Plataforma Ciudadana El Rincón, respaldada por 2.800 firmas, que han entregado a la alcaldesa de Gibraleón, Lourdes Martín, municipio al que pertenece el camino, también conocido como el del Calvario, que utilizan 300 familias.

Se trata de una vía de comunicación que une los Diseminados de Gibraleón con Aljaraque que también utilizan. Es un camino de importancia vital para los residentes ya que es el único acceso a sus domicilios. Pero además es muy transitado por agricultores y ganadero que tienen en sus márgenes explotaciones agrarias a las que acceden con tractores, camiones y diversa maquinaria agrícola. También es muy utilizado por trabajadores, técnicos, asistentes domiciliarios, sanitarios, educadores del centro Naim, comerciales, repartidores y usuarios en general.

Es pues una vía imprescindible para que los diseminados de Gibraleón y Las Moreras y El Rincón de Punta Umbría puedan acceder a los servicios básicos, a la asistencia sanitaria (centro de salud y farmacia), centros educativos y servicios públicos de Aljaraque, el centro urbano más próximo, ya que los municipios a los que pertenecen se encuentran a 10 y 20 kilómetros de distancia.

Por él se desplazan también niños acompañados por sus padres o abuelos para ir a los centro educativos, el servicio postal de Correo, el camión del butano, el servicio de seguridad, las emergencias y los servicios de bomberos en caso de incendio.

De tan solo 2 kilómetros, el camino se encuentran en un pésimo estado, pese al parcheo de 700 metros realizado el veranos de 2017, que supuso un ligero alivio temporal para los usuarios, arreglo que con el tiempo se ha ido también deteriorando y que en ningún caso fue la reparación prometida por la alcaldesa en la primavera de 2016.

Socavones, tramos sin firme y hundimientos, maleza y basura invaden el camino y márgenes y cunetas

El camino se encuentra lleno de socavones, tramos sin firme y hundimientos, con la maleza y basura invadiendo márgenes y cunetas. El estado de deterioro es tal que se hace intransitable y supone un peligro para la conducción, ya que los conductores de automóviles deben cambiar constantemente de dirección para evitar y sortear los socavones, si bien es imposible evitar en su totalidad. Esto causa averías, desgaste y rotura de neumáticos, direcciones, amortiguación con el consiguiente gasto económico para los usuarios. Circular por él supone un auténtico peligro y más para las personas mayores o con problemas de salud.

Dos años y medio después de las promesas, transitar por el camino del Rincón supone un auténtico “infierno”, de ahí que la Plataforma solicite al Ayuntamiento de Gibraleón la urgente reparación del firme de manera integral y duradera, ya que debe soportar el tránsito de vehículos pesados por la existen de granjas y fincas agrícolas.

Socavones a lo largo del camino. Socavones a lo largo del camino.

Socavones a lo largo del camino. / H. Información (Huelva)

La Plataforma reclama además la limpieza y el desbrozado de maleza en arcenes y cunetas que invade la calzada, así como la señalización de la misma, tanto de ubicación u orientación, como de seguridad vial, así como elementos para limitar la velocidad.

Asimismo solicitan la instalación de alumbrado público, al menos en la zonas de concentración de residentes, por el peligro que supone la carencia total de iluminación.

La limpieza de la cañada del Valle San Antón es otra de las peticiones, dado que tiene el cauce obstruido por la vegetación y falta de mantenimiento por lo que sus aguas se desbordan con asiduidad provocando inundaciones y el deterioro del asfaltado del camino y las fincas colindantes.

Preocupa la salubridad

A la Plataforma también le preocupa la salubridad de la zona de ahí que pidan al Ayuntamiento olontense actuar sobre los vertederos incontrolados y el depósito de basura en los márgenes del camino, con la colocación de carteles de prohibición y sanción en caso de incumplimiento. Los vecinos creen necesario informar a los usuarios de la ordenanza municipal que obliga a los residentes a mantener limpios los linderos de su propiedad.

La Plataforma, que preside Carmen Pérez, nace del propio vecindario, con el amplio apoyo ciudadano que testimonian las firmas de adhesión recogidas. Tiene su antecedente en la personas de Ángel lozano y tiene como objetivo plantear las necesidades y carencias en infraestructuras y servicios que afectan a los residentes y usuarios y ponerlas de manfiestos a las autoridades competentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios