Provincia

La batalla demográfica por un futuro para el interior de la provincia de Huelva

  • Las tres oficinas comarcales del Andévalo, la Sierra y la Cuenca Minera ya trabajan para buscar soluciones a la despoblación y el envejecimiento que afecta a más de la mitad de Huelva

El Almendro y Villanueva de los Castillejos, dos de las localidades afectadas por la despoblación.

El Almendro y Villanueva de los Castillejos, dos de las localidades afectadas por la despoblación. / Jordi Landero (Huelva)

La lucha contra la despoblación y el envejecimiento es una prioridad para el futuro de la provincia de Huelva. Tres comarcas sufren de forma clara una lacra que alimenta la desigualdad y abre una brecha social entre onubenses de diferentes puntos de la provincia. La falta de infraestructuras es la causa central que aísla territorios, los aleja de las nuevos modelos de producción y todo unido provoca que los jóvenes busquen las oportunidades lejos de su localidad de nacimiento o que aquellos que las buscan no contemplen esas comarcas como destino. Una espiral que vacía el interior de la provincia de Huelva. Para luchar contra ello se han puesto en marcha tres oficinas comarcales coordinadas por la Diputación de Huelva. Al frente de ellas ejercen como responsables los alcaldes de Aroche (Antonio Muñiz), El Almendro (María Alonso) y Zalamea (Diego Rodríguez). Los tres conocen a la perfección una realidad que golpea a sus municipios.

“Estamos reconociendo y dándonos cuenta que tenemos un gran problema en los municipios del Andévalo, por despoblación y envejecimiento”, señala María Alonso. Para aportar soluciones “hay que poner que recursos”. “Trabajar con el reto demográfico es una prioridad en las comarcas del interior de Huelva” añade Antonio Muñiz, responsable de la oficina en la Sierra. La concienciación es general “el reto demográfico es una necesidad para la provincia y en nuestra comarca sobre todo” insiste Diego Rodríguez.

La comarca que presenta una mayor pérdida de población es la Cuenca Minera. Los siete municipios que la integran presentan un déficit demográfico del 17,91% desde el año 2.000. El caso más alarmante es de Berrocal, que ha perdido un cuarto de su población en las dos últimas décadas. La Sierra de Aracena y Picos de Aroche, por su parte, acumula un descenso del 6,51%. El 79,3% de las localidades serranas pierden población. El Andévalo es la tercera comarca que sufre los avatares de la despoblación. En su caso supone un 2,35% repartidos en el 64,7% de los pueblos que la integran. Los datos son alarmantes. Frente a todos ellos, la Costa Occidente crece un 34,23%, el área metropolitana un 11,13% mientras que en el Condado asciende hasta el 17,64%.

La alcaldesa de El Almendro sostiene que la creación de oficinas comarcales específicas permite “poner los pilares del edificio que vamos a construir entre todos”. Los vecinos del Andévalo “merecen tener los mismos recursos que cualquier otra vecino de un municipio grande. Si no trabajamos todos juntos conseguiremos que municipios como El Almendro desaparezca. Por ejemplo, desde que comenzó la pandemia nos cerraron el centro de salud y seguimos sin él. Los meses de verano la oficina de una entidad bancaria también sigue cerrada. Ningún vecino puede tener menos servicios según la localidad en la que viva”.

En la Sierra el problema lleva un añadido importante por el envejecimiento global. “La mayoría de los municipios pierde población además de la evolución de la pirámide poblacional”, avisa Muñiz. Ante este escenario “es necesario y urgente trabajar para paliar estos problemas. Trabajar en este asunto es un reto para todos los alcaldes y para mi en particular como coordinador en la Sierra. Es una gran responsabilidad porque tenemos una oportunidad para poner en marcha las medidas con las que buscar soluciones”.

Es una batalla que la Sierra y el Andévalo van a librar de forma coordinada con la Cuenca Minera “con los medios de la Diputación. Es una batalla que no pueden librar los municipios por su cuenta. Somos siete alcaldes de la Cuenca que vamos a trabajar de forma conjunta. Tenemos muchas ideas y nos faltan los recursos. Nos tenemos que tomar muy en serio el reto demográfico”.

La única forma de luchar contra la despoblación es generar los alicientes necesarios para evitar la fuga demográfica por un lado y atraer la migración por otro. Quien tiene perspectivas de futuro no abandona su lugar de residencia del mismo modo que nadie quiere desplazarse a donde no las encuentra. Con ese objetivo el plan trazado gira sobre cinco áreas temáticas: innovación y desarrollo del sector primario, emprendimiento y nuevos modelos de negocio, revitalización de los municipios para crear valor social y turístico, digitalización del comercio y los servicios locales y desarrollo del patrimonio inmaterial. Más de la mitad de la provincia de Huelva vive en riesgo de despoblación y no va a rendirse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios