Provincia

La batalla que Mauro va a ganar

  • El pequeño moguereño de un año necesita un trasplante de médula para superar la enfermedad de WAS, una dolencia congénita que le impide llevar una vida normal

Los padres de Mauro, Vanessa y Raúl, junto a su hermana, Fabiola, posan con las camisetas de la campaña de apoyo a Mauro. Los padres de Mauro, Vanessa y Raúl, junto a su hermana, Fabiola, posan con las camisetas de la campaña de apoyo a Mauro.

Los padres de Mauro, Vanessa y Raúl, junto a su hermana, Fabiola, posan con las camisetas de la campaña de apoyo a Mauro. / Huelva Información (Huelva)

El mundo de Mauro gira alrededor de los sueños y las fantasías de cualquier pequeño con poco más de un año para el que la vida son sus juguetes, su guardería y el cariño de los que lo rodean. Un niño feliz. Pero Mauro es especial. Nació con una dolencia que nubla sus días y que llega sin avisar. Es la enfermedad de WAS, un trastorno que le destruye las plaquetas, le provoca sangrados y piel atópica. En su inocencia no es consciente de la lucha que afronta, aunque sí sus padres, Raúl y Vanessa, y quienes lo rodean. Mauro necesita un trasplante de médula para superarla.

En su batalla no está solo. La campaña de los padres de Mauro para encontrar un donante compatible que convierta su problema en un mal sueño ha provocado una ola de solidaridad que surgió de Moguer, su pueblo, y ha llegado ya a toda España. Las redes sociales están llenas de mensajes de concienciación y las camisetas con la campaña vuelan.

Su padre, Raúl Villar, recuerda que “en un ingreso por intolerancia a la lactosa observaron que tenía las plaquetas muy bajas y en el análisis se le detectó la enfermedad. Le impide llevar una vida normal porque no sabes en qué momento va a tener una crisis. Ahora está controlada, pero los médicos nos dicen que irá a más”.

El pequeño Mauro sonríe con su camiseta. El pequeño Mauro sonríe con su camiseta.

El pequeño Mauro sonríe con su camiseta. / Huelva Información (Huelva)

El día a día de Mauro es “normal mientras tiene las plaquetas en unos niveles razonables”. Cuando se le baja empiezan los problemas. Su padre explica que “le salen unos puntitos rojos en la cara que alertan de una crisis”. Cuando sucede “hay que ir muy rápido hospital y si están muy bajas le toca transfusión”. La enfermedad de Mauro “nos ha cambiado la vida” a los padres, a su hermana Fabiola, de ocho años, a los familiares y a todos los que lo rodean”. Los episodios “no son controlados, sino que llegan de madrugada o de día”. Cuando surgen “hay que salir corriendo”.

La solución a su enfermedad es encontrar un donante de médula. Ninguno de sus familiares directos es compatible, lo que ha lanzado a sus padres a una campaña de concienciación porque “hay un Banco de Donantes al que todos podemos aportar”. Y es que, como recuerda Raúl Villar, “cada persona es una posibilidad”. Entre alguno de nosotros “está el alma gemela genética de Mauro” y su curación. Cualquier persona entre 18 y 40 años puede donar médula. “Antes la edad máxima era hasta 55 aunque si eres donante desde antes de los 40 puedes seguir haciéndolo hasta los 55”. En su campaña, Mauro ha encontrado la solidaridad de vecinos y colectivos de todo tipo, pero nunca es suficiente. Su lucha es la de todos los enfermos que esperan una donación de médula. Una pelea en la que “toda la ciudadanía puede colaborar mediante la difusión y concienciación”.

Ya han vendido más de 800 camisetas a beneficio de la Fundación Aladina

El padre de Mauro recuerda que donar es sencillo, rápido e indoloro. Una forma generosa de dar lo más preciado que es la vida a cambio de unos minutos. Al donante le saca sangre y su muestra pasa a la base de datos del banco mundial. Si aparece una compatibilidad es cuando “te realizan una extracción de sangre o una leve pulsión en la cadera, pero ese es el 20% de los casos” y ya está. Una donación es una oportunidad de vida para Mauro.

La respuesta a la campaña ha sido “abrumadora”. Todo surgió “en una conversación con un amigo de Gibraleón al que le expliqué el caso de mi niño y a la hora me mandó una foto en la que se había hecho donante. La subió al Facebook y desde ahí comenzó a moverse”. Raúl Villar confiesa emocionado que “sabes que la gente es solidaria, pero no es hasta que te encuentras ante una situación así cuando de verdad valoras lo solidaria y generosa es la gente”. Mauro ha recibido el cariño de su Moguer, de toda Huelva, pero también de Barcelona, Bilbao o Cádiz”, hasta donde han llegado las camisetas puestas a la venta por sus padres para recaudar fondos para la Fundación Aladina, que ayuda a los niños con cáncer y sus familias.Los padres de Mauro saben que son muchos los que necesitan ayuda y quieren que la corriente generada alrededor de su hijo sirva a otros en situaciones también complicadas. La idea de las camisetas surgió de un empresario local cuyo hijo tiene la misma edad de Mauro. Financió el primer lote como incentivo a los donantes y para dar a conocer la campaña.

Ante la demanda, “nos planteamos la posibilidad de venderlas para sacar fondos para ayudar a familias en nuestra misma situación”. Todo el beneficio de las camisetas se destina a la Fundación Aladina. En dos semanas han vendido más de 800 camisetas a través de las redes sociales. Valen siete euros y se pueden comprar en Moguer en la Academia de Baile Casandra, Tienda Flamenca María Cartes, Peluquería Antonia Gamón y Grámata, que es la empresa que hace las camisetas. Pero a través de las redes sociales llegan a cualquier punto de España. Además de los cientos de ciudadanos anónimos, rostros conocidos como Los del Río, Daddy Cadi, Los del Río, el Moguer CF, el Pedro Alonso Niño de Moguer de Balonmano o el Recre se han movilizado. Mauro no lucha solo una batalla que va a ganar. El día de mañana su padre le contará “toda la gente se movilizó y lo ayudó” a conseguirlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios