Provincia

Los afectados por el incendio de Lepe inician una huelga laboral para pedir soluciones a su situación

  • Denuncian desamparo y reclaman una vivienda digna

  • La empresa propietaria de los terrenos coloca una valla en el perímetro que ocupaban el asentamiento de chabolas calcinado

Si la situación de las personas que habitaban en el asentamiento de chabolas ubicado junto al cementerio de Lepe era dramática de antemano por sus pésimas condiciones de vida, ésta se ha hecho insostenible desde que el pasado lunes un incendio arrasara aproximadamente el 90 por ciento de dicho campamento. A ello contribuye el vallado perimetral instalado estos días alrededor del solar donde éste se encontraba, así como la permanente vigilancia desplegada alrededor del mismo a cargo de personal de seguridad privada, lo cual impide el acceso al mismo.

De esta forma los casi 200 afectados por el incendio, al contrario que en otras ocasiones, en las que prácticamente el día después de tener lugar un suceso similar ya trabajaban en la reconstrucción de sus chabolas, se encuentren desde este lunes deambulando por la zona sin un lugar donde resguardarse, a excepción de aquellos que están accediendo estos primeros días al campo de fútbol de la localidad solo para pernoctar: 145 la primera noche y 70 la segunda.

Dicha situación, según precisó ayer a Huelva Información Mohamed Lamin, portavoz de los afectados, ha llevado a la mayoría a iniciar una huelga laboral hasta que se solucione su situación, así como a solicitar a la Subdelegación del Gobierno permiso para llevar a cabo en los próximos días una acción de protesta con la que "solo pretendemos que se nos escuche y se busque una solución a nuestro problema".

Dicha huelga laboral se inició a las seis de la mañana de ayer miércoles, hora desde la que varias decenas de afectados se concentraron junto a la estación de autobuses de Lepe, no acudiendo de esta forma a las distintas fincas agrícolas en las que muchos de ellos trabajan. Lamin asegura que repetirán lo mismo todos los días hasta que sus reivindicaciones sean escuchadas. "No queremos ir a trabajar y no tener donde descansar cuando acabamos la jornada", asegura, a lo que añade que "tampoco queremos que se nos regale nada, solo que se nos alquilen viviendas".

En la misma línea se pronunció Antonio Abad, presidente de Asisti, una de las organizaciones que estos días está prestando ayuda al colectivo, quien indicó que lo que ha ocurrido en esta ocasión es "inhabitual" porque "hasta ahora se les ha permitido rehacer las chabolas después de un incendio, pero en esta ocasión se ha aprovechado esta circunstancia para hacer un desalojo dejando a toda esta gente en la calle y totalmente desamparados". Igualmente ha señalado que la huelga laboral "es lo único que les queda", ya que a su juicio "muchas de estas personas son las que mantienen la economía de la zona con su trabajo".

Sobre esta cuestión, fuentes municipales han señalado a esta redacción que el Ayuntamiento de Lepe "está en contacto con otras administraciones como la Junta de Andalucía y la Subdelegación del Gobierno para buscar una solución a estas personas que se han quedado en la calle". Igualmente han indicado que la valla que estos días se instala en el perímetro del terreno que ocupaba el asentamiento está siendo colocada por la empresa propietaria "con colaboración de personal del Ayuntamiento de Lepe ante la situación de emergencia que se generó con el incendio", así como que la vigilancia privada ha sido desplegada en la zona también por el propietario del terreno.

Sobre la huelga laboral iniciada por los afectados, fuentes patronales de la Asociación de Jóvenes Agricultores –Asaja-, indicaron ayer a este diario no tener competencia en materia de asentamientos, remitiendo el asunto a la Mesa de las Migraciones y el resto de administraciones con competencia en el tema.

Entidades sociales piden "respuestas" ante la "gravedad" de los hechos

Por su parte las entidades sociales Huelva Acoge, Asociación de Nuevos Ciudadanos por la Interculturalidad -Asnuci-, Fundación Europea para la Cooperación Norte-Sur -Fecons-, Cáritas Diocesana de Huelva, Mujeres en zona de conflicto y la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía -APDHA-, pidieron ayer también "respuestas" ante "la gravedad" de los asentamientos chabolistas en la provincia de Huelva.

En un comunicado conjunto, recordaron el derecho de todo ser humano a vivir dignamente. No obstante, el pasado lunes, 14 de octubre, unas 200 personas "lo han perdido todo en el que, hasta la fecha, ha sido el mayor incendio ocurrido en los asentamientos de la provincia, unos a manos del fuego y otros a mano de las excavadoras".

"Las entidades sociales llevamos años denunciando las graves condiciones de exclusión social que sufren estas personas y de la posibilidad de que hechos como el ocurrido pudiesen pasar, sólo hay que echar la vista atrás para constatar que los incendios en los asentamientos de la provincia rondan la veintena en lo que va de año", han proseguido.

Ante esta "constante y sangrante" vulneración de derechos humanos, han pedido "con carácter de urgencia" y según lo establecido en la Observación General número 7 del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, ratificado por este Estado, a la administración competente, en este caso el Ayuntamiento de Lepe: "el realojo de las personas afectadas por el incendio mientras se le busca o habilita una alternativa habitacional adaptada a su realidad y proceso personal de cada uno de ellos".

Han solicitado "una explicación pública de las administraciones responsables y competentes sobre el desalojo forzoso de personas y familias", así como "de la demolición con palas excavadoras de sus bienes y enseres, entre ellos, su documentación; habiéndoles impedido recogerlos a pesar de que en principio estaban lejos del foco del incendio, e incluso cuando este ya estaba sofocado y controlado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios