Nerva

Aprendiendo a convivir con tu animal de compañía en Nerva

  • Vecinos participan en un taller sobre adiestramiento canino en el marco del Plan Local de Salud

Taller sobre adiestramiento canino con los más pequeños. Taller sobre adiestramiento canino con los más pequeños.

Taller sobre adiestramiento canino con los más pequeños. / Juan A. Hipólito (Nerva)

Un grupo de vecinos de Nerva, con animales de compañía, han participado esta mañana en el taller “El perro, un compañero muy especial”, organizado por el Área de Sanidad, Deporte y Turismo del Ayuntamiento de Nerva e impartido por adiestradores especializados en el marco del Plan Local de Salud en el Complejo Municipal de Deportes Antonio Galindo.

Entre los objetivos de este taller destacan los de adiestramiento, educación, socialización y modificación de conductas no deseadas. La metodología cognitiva emocional natural es una de las bases más importantes para desarrollar con éxito este tipo de actividad, ya que “el perro piensa, diente y nos entiende”. La empatía también resulta fundamental.

Con este tipo de iniciativas, desde el Ayuntamiento de Nerva pretenden fomentar una correcta relación entre persona y perro que vaya más allá de la amistad basada en la complicidad y que ambos vean sus expectativas y necesidades cubiertas. En la mayoría de las ocasiones, los problemas de relación vienen dado por el desconocimiento de la persona sobre el trato que deber dar a su animal de compañía.

Los dueños de perros que han asistido al taller han podido comprobar de primera mano cómo mostrar las señales básicas que den como resultado una buena conducta, a través del uso de técnicas de recompensa o uso de aversivos, creando un binomio social entre el perro y el dueño. Además, de facilitar al perro  conocimientos y herramientas para una correcta convivencia dentro de un entorno humano. 

Los ejercicios empleados en el taller han sido múltiples y variados, desde la estabilidad hasta la llamada, pasando por el túnel, juegos, busca, sube, baja, entre otros muchos. Algunos de estos ejercicios forman parte de la educación básica, otros son complementarios y con cada uno de ellos se aprende practicando, “pero nada como la comunicación humano-perruna desde el trato amable, educado y con amor, sin tirones de correa, ni gritos, ni collares de ahogue, ni nada parecido”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios