Provincia

Sanitarios de Cartaya protestan tras propinar una usuaria un puñetazo a una celadora

  • Esta nueva agresión ha sido denunciada por la afectada en el puesto de la Guardia Civil de la localidad

Un momento de la concentración de los sanitarios a las puertas del centro de salud de Cartaya Un momento de la concentración de los sanitarios a las puertas del centro de salud de Cartaya

Un momento de la concentración de los sanitarios a las puertas del centro de salud de Cartaya / M.G. (Cartaya)

"De los aplausos a los insultos y los puñetazos". Con esta gráfica frase ha descrito este viernes el director del centro de salud de Cartaya, Benjamín Domínguez, la situación que el personal sanitario de dicha instalación está viviendo durante esta segunda ola de la pandemia del coronavirus, a diferencia de la primera.

Todo ello después de que este jueves se volviese a vivir una nueva agresión física en el centro asistencial cartayero. En esta ocasión la víctima fue una celadora, que según describió a Huelva Información el propio Domínguez, fue atacada por una usuaria "a traición", recibiendo un "puñetazo en la espalda". La sanitaria agredida, que también fue objeto de insultos, no sufrió daños físicos "aunque sí psicológicos", de ahí que haya interpuesto una denuncia en el puesto de la Guardia Civil de Cartaya.

Esta nueva agresión llega pocos días después de que el pasado día 30 de noviembre un tumulto de usuarios obligara a cerrar las puertas de dicho centro de salud, siendo necesaria la presencia en el lugar tanto de la Policía Local como de la Guardia Civil para proceder a su reapertura.

El director del centro de salud de Cartaya afirmó a esta redacción que los usuarios están actualmente "muy ofuscados" y que las "agresiones verbales en forma de insultos, amenazas, faltas de respeto y coacciones son diarios", lo cual "hace bastante difícil trabajar de esta forma".

La nueva agresión ha llevado este viernes al personal sanitario a realizar una parada de varios minutos y a concentrarse a las puertas del centro de salud cartayero, con el principal objetivo de "dar visibilidad a las agresiones que sufrimos a diario", según relató Benjamín Domínguez, a lo que añadió que "es importante que la población conozca la presión asistencial que estamos viviendo en estos momentos para que se percate de que debe guardar un mínimo de respeto, de educación y de la paciencia que muchos muestran cuando acuden a cualquier otro lugar público como por ejemplo un banco".

A la concentración también asistió una representación municipal, encabezada por la alcaldesa, Josefa González Bayo, y la concejala de Salud, María Dolores Carro, que con su presencia quisieron “poner de manifiesto el apoyo del Ayuntamiento al personal sanitario y la reprobación de este tipo de conductas, que nada tienen que ver con la inmensa mayoría de la población cartayera, que es muy respetuosa con el trabajo que desarrollan los profesionales sanitarios”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios