devoción mariana en la provincia

La Reina de los Ángeles recorre la Peña Arias Montano

  • Fuenteheridos celebra su 50 aniversario, Galaroza estrena carretón y a Nerva se le rompe un varal

Al son del tamborilero salió la Reina de los Ángeles de su templo ayer, ante la atenta mirada de los romeros. Al son del tamborilero salió la Reina de los Ángeles de su templo ayer, ante la atenta mirada de los romeros.

Al son del tamborilero salió la Reina de los Ángeles de su templo ayer, ante la atenta mirada de los romeros. / javier moya

La Sierra peregrinó ayer hasta la Peña de Arias Montano para venerar a la Patrona de la comarca, la Reina de los Ángeles coronada, y no faltar con la tradición histórica en la gran cita romera. La Reina de los Ángeles es la imagen religiosa con mayor devoción en la zona norte de la provincia de Huelva, coronada desde hace catorce años.

Cada vez está más cerca el centenario de la primera romería tal y como la conocemos a día de hoy, que se celebrará en 2024, ya que desde el siglo XVI existe la fe, reglas, imagen de la Reina de los Ángeles y el cariño de Alájar sumado a otros muchos pueblos. La Reina de los Ángeles es la Patrona de Alájar y en estos días además de la romería tiene lugar las fiestas del pueblo, el pasado viernes fue el Poleo, donde Alájar simboliza la recuperación de la Peña de Arias Montano tras la desamortización de Mendizábal. Hoy será el Día del Voto, es decir, el rito de que el domingo después de cada romería el pueblo de Alájar agradece a la Patrona por salvarle en su momento del cólera.

La romería discurrió con tranquilidad pese a congregar a miles de personas en un espacio muy reducido. No hubo incidencias de relevancia, aunque en cuanto a las hermandades sí hay que reseñar el problema que tuvo la de Nerva, con uno de los varales del carretón que provocó un retraso en la comitiva. De hecho, Nerva no pudo entrar en el orden previsto, sino justo después tras adelantar su entrada Fuenteheridos.

Protección Civil estimó que en torno a 7.000 personas se congregaron en la peña a mediodía, momento de mayor afluencia. Además, hubo unos 600 caballos además de decenas de carretas y charrés.

La romería de Alájar cuenta cada año con miles de personas, sea o no fin de semana. En algunos pueblos como Linares de la Sierra se celebra el día de la Virgen como fiesta local.

La primera en entrar en la Peña de Alájar fue la Hermandad Matriz de Alájar a las nueve y media y después el resto de filiales. Cada una de ellas cada quince minutos, aunque el tiempo se queda siempre corto y Aracena que lo hace durante media hora al ser una población mayor y por tanto más peregrinos, caballos y carretas. A partir del problema de Nerva los retrasos se ampliaron. De hecho Galaroza, la última y décima hermandad en entrar, tenía previsto hacerlo a las doce del mediodía y lo hizo a la una de la tarde. Curiosamente esta filial fue la protagonista de ayer por dos motivos diferentes: de un lado, porque la gran novedad de la romería fue el estreno de su carretón; de otro, porque cada vez que la romería es un sábado o domingo la entrada de la localidad cachonera en la Peña se produce con la Agrupación musical de la Estrella de Dos Hermanas, un hito que ya se ha consolidado y que todos los devotos esperan y aplauden por su animación de la romería.

Además la Banda de El Cerro de Andévalo ha sido la encargada un año más, siempre dejando una huella positiva, de hacer la entrada de cada hermandad junto a la Matriz.

También hay que destacar el 50 aniversario de la Hermandad de Fuenteheridos, que se vivió intensamente. A las 9:00 en la Plaza del Coso de la localidad papera se vivió un momento memorable, al reunirse allí las filiales de Fuenteheridos, Galaroza y Castaño del Robledo. Bonito hermanamiento que se rubricó hace unos años con un azulejo cerámico en el mirador de Alájar.

Cada hermandad rezó la Salve a las puertas del Santuario de la Peña y cada carretón se coloca ante la espadaña formando una bonita estampa.

Finalmente, el momento más esperado fue la procesión de la imagen por el Real, repleto de público, y cuya entrada fue pasadas las tres de la tarde. Los momentos más emotivos se vivieron tanto a la salida como a la entrada al templo, pero también cuando la Virgen se acerca a la pared de la Peña, a 800 metros de altitud, mirando hacia Alájar.

Tras la procesión tuvo lugar la misa. Durante la procesión muchos devotos de Alájar y otros pueblos la portaron con mucha emoción. Las estampas de los niños sentados ante la Reina de los Ángeles y muchos niños son sentados ante la Virgen, talla que es obra de Illanes, de 1937.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios