condado

Regantes y alcaldes esperan que el agua del trasvase llegue pronto

  • La Proposición de Ley permanecerá dos meses en información pública para las enmiendas

A la derecha el presidente de la Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado, Cristóbal Picón, en el Congreso. A la derecha el presidente de la Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado, Cristóbal Picón, en el Congreso.

A la derecha el presidente de la Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado, Cristóbal Picón, en el Congreso. / m.g.

Regantes y alcaldes del Condado coincidieron ayer en calificar el martes como un día histórico con la aprobación en el Congreso de los Diputados del trasvase de 15 hectómetros cúbicos de agua de la cuenca del Tinto-Odiel-Piedras-Chanza a la del Guadalquivir. Los grupos de la Cámara apoyaron mayoritariamente la Proposición de Ley aprobada con anterioridad por el Parlamento andaluz a propuesta del PSOE. Con el respaldo del Congreso se dio un "paso muy importante" para hacer efectiva la transferencia de los 15 hectómetros, que se suma a la de los 4,99 ya aprobada. Regantes y alcaldes de los municipios afectados esperan una tramitación rápida y que el agua llegue pronto.

La Proposición de Ley permanecerá durante dos meses en exposición pública para la presentación de enmiendas y posible mejoras. Una vez cumplido el plazo, la propuesta se trasladará al Senado para su debate y si se aprueba (como se supone será, teniendo en cuenta que tres de los principales partidos PP, PSOE y Ciudadanos la respalda), volverá al Congreso para su visto bueno final. Posteriormente se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE). En cualquier caso, si todo marcha como lo previsto, la aprobación del trasvase será efectiva en siete u ocho meses.

La transferencia será efectiva en el plazo de siete y u ocho meses, según las previsiones

El presidente de la Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado, Cristóbal Picón, destacó la unidad de los partidos a la hora de votar en favor de la propuesta, que va a proporcionar la garantía de contar con agua superficial para el riego y además permitir el cierre de pozos y el cese de las extracciones del acuífero de Doñana.

Picón detalló que una vez rubricado el trasvase, ya se podrán utilizar las instalaciones de riego existente, si bien será necesario contar con un presupuesto para la realización de distintas obras que se precisan, como una balsa de regulación y el ensanche del túnel de San Silvestre.

El presidente de la Comunidad de Regantes de El Fresno, Ángel Gorostidi, recordó que la demanda de agua se viene realizando desde hace ya treinta años, si bien los últimos cuatro o cinco con mayor insistencia.

Destacó también la unidad de la Cámara a hora de sacar adelante la Proposición de Ley, que fue admitida a trámite en septiembre del año pasado, y criticó la postura de la parlamentaria onubense Isabel Franco, y su grupo, Podemos, de posicionarse en contra, ya que la transferencia significa "empleo, riqueza y seguridad jurídica para los agricultores", así como "garantía" para la preservación del Espacio Natural de Doñana y el Parque Nacional . Para Gorostidi, la aprobación supone un avance espectacular, ya que el trasvase representa también un aliciente para el futuro de la agricultura y los regadíos onubenses.

El presidente de la Asociación Promotora de Regadíos del Andévalo y de la Comisión Promotora de Regadíos de Huelva (Coprehu), Juan Antonio Millán, por su parte, señaló que desde el año 2000 su organización siempre recomendó y apoyó la transferencia en la cantidad necesaria para sustituir los pozos por agua superficial, para permitir la recarga del Acuífero 27 y la recuperación de los humedales de Doñana, siempre "dentro del Plan Hidrológico".

Millán recalcó que Coprehu ha sido partidaria del trasvase desde el mismo momento en que se terminó la construcción de la Presa del Andévalo, en cuya comisión de seguimiento participó y en la que se contempló que parte de la reserva de agua se trasvasaría al Condado y Doñana.

El presidente de Coprehu también aplaudió la postura mantenida por PSOE, PP y Ciudadanos y aseguró que el martes se dio un gran paso que facilita la redacción de la nueva ley, si bien es necesario "reforzar la unidad de acción y la interlocución entre la Junta de Andalucía, a través de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, y el Ministerio, para que se consensúen las obras necesarias que haga posible el trasvase y se habilite financiación para las mismas".

La reacción de los alcaldes y alcaldesa de los municipios afectados por la transferencia: Almonte, Bonares, Lucena del Puerto, Moguer y Rociana del Condado ha sido inmediata y unánime. El regidor rocianero, Diego Pichardo, habló de un día muy esperado y el primer gran paso para conseguir agua para los pueblos y la agricultura, y para preservar Doñana. Pichardo agradeció de manera especial a la Junta de Andalucía y a la Consejería de Medio Ambiente el impulso de la tramitación de la ley.

El alcalde moguereño, Gustavo Cuéllar, manifestó su "enorme satisfacción por la aprobación del trasvase del Condado" y destacó "el compromiso que desde el primer momento ha tenido el Ayuntamiento de Moguer con las necesidades del sector agrícola de la comarca, apoyando decididamente sus reivindicaciones".

Cuéllar recordó "la presencia de nuestro Ayuntamiento en todas las manifestaciones que durante los últimos años ha realizado el sector, así como las mociones institucionales aprobadas por el Pleno para solicitar el desarrollo de estas infraestructuras hidráulicas y el apoyo expreso tanto a la Comunidad de Regantes El Fresno como a las empresas y cooperativas del municipio en esta cuestión vital para nuestra economía y el bienestar de nuestro pueblo y de todo el Condado".

El alcalde de Moguer insistió en que "el nuevo trasvase dará servicio a explotaciones agrícolas que cuentan ya con concesiones de agua, pero que ahora van a poder dejar de tomarla de los pozos para comenzar a hacerlo con las nuevas infraestructuras en superficie, con todas las garantías que ello conlleva".

Cuéllar recordó "el viaje que los alcaldes y alcaldesas de los municipios del Condado realizamos a Madrid el pasado mes de marzo para apoyar el trasvase y reivindicar con todos los medios a nuestro alcance esta actuación que permite a nuestros agricultores, empresarios y cooperativas encarar el futuro con optimismo".

El alcalde moguereño resaltó que "ha sido el Partido Socialista el que ha liderado junto a las asociaciones de regantes esta demanda, primero en el Parlamento Andaluz y ahora también en el Congreso de los Diputados". También la labor y el trabajo realizado por la Plataforma en Defensa de los Regadíos, que ha sido la cabeza visible de la reivindicación de los agricultores.

La alcaldesa de Almonte, Rocío Espinosa se refirió a "un hito histórico para nuestro pueblo" después de "décadas reclamando esta ley, que es primordial para la conservación de Doñana y para dar seguridad jurídica a nuestros agricultores, que podrán contar con el agua superficial necesaria para que se produzca el equilibrio entre la conservación y los regadíos".

Espinosa dijo que la ley era una "deuda histórica" con Almonte, ya que es el único municipio que "ha renunciado a miles de hectáreas de regadíos" para tener un desarrollo socioeconómico equilibrado con el entorno que permita la conservación de nuestro espacio natural.

En concreto, la regidora almonteña recordó que este territorio contaba hace 30 años con 45.000 hectáreas de regadíos en el Plan Almonte-Marismas y que, tras su progresivo desmantelamiento con el objetivo de conservar los recursos hídricos de Doñana hasta la capacidad de carga del territorio, nace la idea y el compromiso de un trasvase para Almonte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios