HUELVA PLAYA A PLAYA

Cordón Dunar: Playas que coquetean con la naturaleza en Isla Cristina

  • Situada al este del casco urbano de Isla Cristina, este enclave se alza en un espacio natural protegido y virgen dada a la total ausencia de edificios que aportan mucha tranquilidad

Comentarios 0

Con casi cinco kilómetros de frente litoral ininterrumpido, Isla Cristina acoge una de las zonas de baño más extensas de la provincia de Huelva. Para ello hay que sumar las distintas playas que, de poniente a levante, arrancan prácticamente en la playa Central isleña, para concluir en Islantilla.

Camping, del Hoyo, Casita Azul, Icona-Pesmar, Cruce de La Redondela o Urbasur, son algunas de las más conocidas, siendo el conocido como Parque Litoral o Cordón Dunar isleño, el principal cordón umbilical que las une, amén de su extenso arenal y las plácidas aguas del Atlántico que bañan sus orillas.

Las playas del Cordón Dunar se sitúan al este del casco urbano de Isla Cristina, y se enmarcan en un espacio natural protegido prácticamente virgen, dada la total ausencia de construcciones. Están flanqueadas al norte por dicho cordón dunar, un espacio rico en flora y fauna autóctonas, donde la única dificultad para contemplar al esquivo camaleón común (Chamaeleo chamaeleon) es la capacidad de este simpático reptil para mimetizarse con el entorno.

No en vano este espacio alberga la conocida como Ruta del Camaleón, que ha sido merecedora en repetidas ocasiones de distintivos que reconocen la calidad de un hábitat que da cobijo a una especie que se ha convertido en todo un símbolo de esta parte del litoral isleño.

La franja ininterrumpida de zona de baño se extiende a lo largo de unos 4.600 metros longitudinales de playa ininterrumpida, por entre 80 y 90 metros de anchura media, y se caracteriza por su blanca y fina arena y sus tranquilas aguas. Cada una de las pequeñas playas en que se divide cuenta con sus propios equipamientos y servicios, accesos y nombre concreto.

Son playas ideales para tostarse al sol, dar largos y relajados paseos, disfrutar de la naturaleza que las rodea, disfrutar de sus románticos atardeceres veraniegos, darse un chapuzón en los calurosos días estivales, o disfrutar de la mejor gastronomía marinera isleña en cualquiera de sus chiringuitos.

Habitualmente eligen estas playas bañistas provenientes de fuera de Isla Cristina, que hacen uso de ellas como lugar de ocio, esparcimiento y descanso, dado el amplio abanico de servicios que ofrecen, entre ellos zonas de recreo infantil y merenderos entre la arboleda.

A las que se encuentran más cerca del casco urbano de Isla Cristina se accede por un paseo construido con las antiguas travesías de una vía férrea, que atraviesa todo el cordón dunar de este a oeste. No obstante, todas estas playas están equipadas con pasarelas de acceso, aparcamientos, duchas, lavapiés, servicios, puntos de vigilancia con torretas, puntos de información sobre el estado del mar, megafonía y servicio de salvamento y socorrismo.

En materia de accesos, las playas del Cordón Dunar isleño están vertebradas por la carretera A-5054 (Isla Cristina-Islantilla), que discurre paralela a la línea de costa de este a oeste, y desde la que se accede a cualquiera de las zonas de baño a través de los numerosos ramales que se introducen en la arboleda. También se puede acceder a ellas a través de la carretera HU-3400, si se viene por La Redondela.

También ofrecen una amplia oferta de ocio con espacios para actividades acuáticas y náuticas, chiringuitos, varios campings y zonas de alquiler de hamacas y sombrillas.

Los bañistas que acuden a estas playas valoran de ellas, sobre todo, su tranquilidad y carácter familiar, el entorno natural que las rodea, y que no están masificadas como otras del entorno. Igualmente otorgan mucha importancia a la gastronomía marinera de la zona, de la que se puede disfrutar tanto en la propia playa, como en cualquiera de los numerosos establecimientos hosteleros con que cuenta Isla Cristina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios