Condado

La Plataforma de los Regadíos renovará la junta de gobierno tras las críticas recibidas

  • El reparto del agua superficial procedente del trasvase tensa la relación entre los regantes de la comarca

Manifestación de regantes, convocada por la Plataforma, demandando agua para el Condado.

Manifestación de regantes, convocada por la Plataforma, demandando agua para el Condado. / Alberto Domínguez (Huelva)

El agua mueve molinos. Y el agua, que ha sido y es la razón de ser de la Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado, ha movido sus cimientos. Su actual junta de gobierno pretende pasar página. Así, ha convocado una asamblea general, que se celebrará mañana martes en la cooperativa Costa de Huelva, de Lucena del Puerto, con el siguiente orden del día: cese de la actual junta de gobierno y acuerdos que procedan, elecciones y nombramiento de la nueva junta de gobierno y ruegos y preguntas. En la convocatoria consta que podrán optar a la presidencia y junta de gobierno cualquiera con personalidad física o jurídica que sea miembros de la plataforma.

Tras un largo periplo desde su creación, allá por el año 2012, la Plataforma ha abanderado y se ha erigido como la principal defensora de la dotación de agua para los regadíos del Condado y el desarrollo de la agricultura de primor en la zona. Inicialmente, nació con una única voz que aglutinaba los intereses y los anhelos de los agricultores de la comarca sobre el trasvase de agua desde la demarcación del Tinto-Odiel-Piedras a la del Guadalquivir. Sin embargo, con el paso del tiempo las críticas han ido creciendo hasta el punto que han surgido nuevas organizaciones de regantes y otras la han abandonado.

La Asociación de Agricultores del Condado Onubense (AACO) es una de esas voces discordantes. Su desacuerdo con la Plataforma se ha traducido en varias reuniones que han terminado sin consenso y con posturas distanciadas, a la hora de gestionar las reivindicaciones sobre la transferencia de agua ante la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG).

A juicio de la Asociación, y dada la gravedad de la coyuntura, el sector con la Plataforma al frente debería tener una postura más beligerante y de presión al objeto de conseguir el agua en precario que necesitan los regantes. De hecho, la AACO ha liderado sin ningún apoyo la oposición de los agricultores de Lucena al cierre de pozos de agua, considerados ilegales, que finalmente ha clausurado la CHG.

Los agricultores están convocados mañana a una asamblea general para elegir a los nuevos mandatarios

La Asociación de Agricultores del Condado Onubense ha protagonizado además en solitario concentraciones para reclamar agua, como la que llevó a cabo ante la sede de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, en Sevilla, en la que, entre otras cuestiones, los participantes reclamaron el trasvase efectivo de 15 hectómetros cúbicos aprobados por el Parlamento.

Mientras tanto, desde la comunidad de regantes de El Fresno, ubicada en la demarcación del Tinto, Odiel y Piedras, se ha creado además la Comunidad de Regantes Fresno Guadalquivir, que presidente Cristóbal Picón, actual presidente de la Plataforma en Defensa de los Regadíos del Condado. Así, en la actualidad existen tres entidades (Comunidad de regantes del Fresno, Comunidad de Regantes del Fresno Guadalquivir y Plataforma en defensa de los Regadíos de Doñana) con sede en Moguer, lo que se interpreta como una clara apuesta por hacerse con el control del agua que ha de venir hasta la comarca de la demarcación del Guadalquivir procedente de la transferencia.

El reparto del agua superficial no solo ha tensado la relación entre algunos agricultores y la Plataforma sino que ha provocado la salida de varias organizaciones de ella. Es el caso de la Asociación de Agricultores Puerta de Doñana (Almonte) y la Asociación de Agricultores Campiña Sur (Rociana del Condado). Hace unos meses se plantearon abandonar la Plataforma por discrepancias con la dirección en relación al reparto del agua superficial que necesita la zona.

El presidente de la Plataforma, Cristóbal Picón, atiende a los medios de comunicación El presidente de la Plataforma, Cristóbal Picón, atiende a los medios de comunicación

El presidente de la Plataforma, Cristóbal Picón, atiende a los medios de comunicación / H. información (Huelva)

Las dos organizaciones agrarias entienden que la Plataforma no defiende los intereses generales de todos los regantes sino más bien “los intereses particulares de una minoría, perjudicando claramente con sus últimas actuaciones a los agricultores del entorno más próximo a Doñana”.

Los dos colectivos no respaldan las últimas actuaciones llevadas a cabo por la Plataforma ya que considera que van en contra de la mayoría de los agricultores del Condado y que muestran “una falta de lealtad con los regantes más cercanos al Espacio Protegido.

Entienden que los municipios más próximos al Parque Nacional son los que más han perdido en favor de otras, por lo que se verían gravemente perjudicadas de llevarse a cabo las pretensiones de la Plataforma. Las dos asociaciones representan más del 75% de la superficie agrícola regable de la demarcación del Guadalquivir dentro del Plan Especial de Ordenación de las zonas de regadío ubicadas al norte de la Corona Forestal de Doñana.

Sostienen que no tendría sentido que el reparto de agua superficial se hiciera desde la periferia al centro del problema y que además no solucionaría la problemática.

Almonte y Rociana se rebelan contra la gestión del trasvase de agua al Condado

La dos organizaciones han denunciado que la Plataforma está controlada “únicamente” por la directiva de las comunidades de Regantes del Fresno y el Fresno Guadalquivir, llevando a cabo acciones que “solo benefician a estas dos comunidades” y que el punto más alejado del ámbito de influencia (refiriéndose a Moguer), se ha erigido injustamente como portavoz de los agricultores del Entorno de Doñana, siendo las dos comunidades de regantes las “únicas beneficiadas” de todo el agua superficial que se ha trasvasado hasta el momento supuestamente para Doñana (4,9 hectómetros cúbicos).

De esta forma, plantean que el agua procedente del trasvase no puede quedarse solo por el camino, sino que debe llegar realmente a Doñana, ya que el fin último del trasvase es preservar los excepcionales valores medioambientales del Espacio Natural.

La actuación de la Plataforma ha sido cuestionada. Queda por saber si la nueve junta de gobierno será capaz de reconducir las aguas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios