Sorteos Euromillones: Un acertante de Huelva se lleva 110.000 euros

Provincia

Pescando en la 'Isla Mínima' de la Flecha del Rompido

  • Los tres expertos pescadores deportivos Antonio Eslava, Javier Noguerol y Jesús García emplean diferentes técnicas y cebos para capturar en este entorno único los depredadores más comunes de estas aguas atlánticas: corvinas, lubinas, robalos o bailas

Pescando en la 'Isla Mínima' de la Flecha del Rompido

Esta semana nos quedamos en Huelva, en un entorno natural único, la Flecha del Rompido, donde acompañamos a tres conocidos pescadores deportivos, que emplean diferentes técnicas y cebos para lograr capturar los depredadores más comunes de estas aguas atlánticas.

Antonio Eslava, Javier Noguerol y Jesús García practicarán surfcasting en una jornada invernal del mes de diciembre, con el objeto de disfrutar con capturas tan codiciadas como la lubina o la baila. Dos especies que pondrán a prueba los conocimientos de estos locos por la pesca.

Como cada semana, en esta singladura les acompaña el productor audiovisual de El Rompido (Cartaya), Dani Salas, que muestra en el documental que se adjunta a este reportaje el bonito y a la vez sacrificado trabajo que encierra la captura de estas apreciadas especies para todo pescador deportivo.

Mientras todos duermen, Jesús, Javier y Antonio tienen que madrugar para practicar su deporte favorito. Antes del amanecer de una gélida madrugada invernal, se han dado cita en la marina de la Asociación Deportiva Náutica Nuevo Portil, un puerto deportivo ubicado a orillas del Piedras y en uno de los enclaves más bellos de la provincia de Huelva: el Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha del Rompido.

La 'Isla Mínima' se encuentra frente a las costas de El Portil La 'Isla Mínima' se encuentra frente a las costas de El Portil

La 'Isla Mínima' se encuentra frente a las costas de El Portil / Dani Salas (El Rompido)

Para desplazarse hasta el pesquero elegido en esta ocasión por los tres aficionados a la pesca deportiva tienen que embarcarse en un pequeño bote, a bordo del que navegan hasta la punta de la Flecha del Rompido, a tan solo unos minutos del puerto de partida. Antes cargan en dicha embarcación todo lo necesario para afrontar una jornada de pesca en la que permanecerán totalmente aislados.

Durante la travesía por las aguas de la ría del Piedras se disfruta de este entorno natural único, hasta que, pasados unos minutos, arriban a la desembocadura, donde la ría confluye con las aguas abiertas del océano Atlántico. Un paraje inigualable, donde la riqueza de sus aguas es el reclamo perfecto para estos aventureros pescadores, que llegan dispuestos a vivir una intensa experiencia.

Quedan pocas horas para el repunte de la marea, la mañana se presenta tranquila, y antes de iniciar la pesca, aún les queda mucho trabajo por hacer, especialmente destinado a calar sus cañas lo antes posible. Gaviotas, cormoranes y otras aves acuáticas descansan en las finas arenas de esta maravilla geológica, mientras el sol empieza a despuntar por el horizonte.

El banco de arena que los tres pescadores han elegido como pesquero El banco de arena que los tres pescadores han elegido como pesquero

El banco de arena que los tres pescadores han elegido como pesquero / Dani Salas (El Rompido)

El reto de los tres pescadores se centra en capturar grandes lubinas al vivo, y en este pesquero las corrientes son bastante fuertes, lo que hace que en este punto concreto de la costa onubense se concentren los grandes depredadores, atraídos por los bancos de alevines.

La elección del cebo será decisiva a la hora de obtener éxito en la pesca. Antonio Eslava ha elegido una lisa de pequeño tamaño. Por su parte Jesús García opta por colocar una mojarra.

Así, una a una van calando sus cañas y terminando de montar los aparejos, siendo en jornadas como esta donde se aprecia la estrategia de cada pescador, cada uno guiado por su experiencia e intuición.

Concretamente se han situado frente al canal de salida de la ría, por lo que a la hora de calar sus cañas  deben tener en cuenta que, con marea baja y a pocos metros de la orilla, tienen una caída de unos dos metros de profundidad, que irá aumentando progresivamente a medida que va subiendo la marea.

Durante la jornada optarán por distintos cebos Durante la jornada optarán por distintos cebos

Durante la jornada optarán por distintos cebos / Dani Salas (El Rompido)

Además de al vivo, probarán otros cebos como choco fresco, resistente y muy efectivo en estas aguas para especies como la corvina, la baila o la lubina.

Pasan los minutos y Javier es el primero en clavar una pieza, inaugurando las capturas de la jornada con una pequeña baila.

En este particular entorno es habitual encontrar especies como doradas, sargos, lenguados, lubinas, bailas, corvinas, mojarras o herreras, que vienen a desovar a estas tranquilas aguas llenas de nutrientes.

Las grandes piezas se hacen de rogar, y mientras tanto se divierten capturando bailas, una especie muy apreciada en esta zona por su alto valor gastronómico.

Antonio Eslava muestra una de sus capturas de la jornada Antonio Eslava muestra una de sus capturas de la jornada

Antonio Eslava muestra una de sus capturas de la jornada / Dani Salas (El Rompido)

La Flecha del Rompido es un accidente geográfico único en España, una formación arenosa que comenzó a crearse hace más de 200 años y que avanza paralela a la costa cada año unos cuantos centímetros, sumando en estos momentos una quincena de kilómetros de playa virgen.

En su punta, donde se encuentran los tres pescadores, permanece al descubierto un banco de arena que no se ha sumergido en esta ocasión por el bajo coeficiente de la marea. Se trata de un pesquero que debe ser estudiado con cautela, ya que en ocasiones los temporales y las fuertes corrientes hacen imposible sui acceso.

Sigue pasando el tiempo y la caña de Javier se dobla. Aún no sabe de qué especie se trata, pero por la pelea que presenta parece de buen tamaño. Inmediatamente después, la claridad del agua deja entrever la silueta de un precioso robalo, la especie que estaban esperando y que ha llegado en el ecuador de la jornada de pesca, coincidiendo con el repunte de la marea. Poco a poco Javier se va haciendo con su pieza. Su particular recompensa.

La punta de la Flecha es un escenario único para pescar La punta de la Flecha es un escenario único para pescar

La punta de la Flecha es un escenario único para pescar / Dani Salas (El Rompido)

Mientras tanto las bailas no dejan de picar, cada vez de mayor tamaño, hasta que Antonio clava otra buena pieza con una tira de choco. Y es que, en esta zona, la pesca con pez vivo es bastante efectiva en los meses de invierno, aunque desde la orilla no es lo más frecuente.

Avanza la jornada y Jesús clava otro robalo, también de gran tamaño. Una buena captura que pone punto y final a esta jornada de pesca en las playas de Huelva ya que llega el momento de regresar a casa, sobre todo con la satisfacción de haber vivido una gran jornada de pesca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios