Combates por el patrimonio

Jornadas y patrimonio de Paymogo

  • La localidad andevaleña se convertirá a finales de este mes en el foco cultural de la provincia proyectando su forma de vida, su paisaje y la amabilidad de sus gentes

Peregrinación romera de los paymogueros Peregrinación romera de los paymogueros

Peregrinación romera de los paymogueros / F.S.

Su posición geográfica y las diversas culturas que por su término municipal han pasado han contribuido a la formación de unos hechos históricos significativos, pero también de algunas leyendas que se han convertido en recursos identitarios, como las que nos hablan de conquistadores templarios o de los poderes del chamán de Sierra Morena que lo convirtieron en un mago, llegándose a identificar sus dominios con un país. Algunos sostienen hoy que el topónimo Paymogo procede de aquellos hechos, sin embargo nosotros creemos más acertada la hipótesis de su situación fronteriza, en la raya con Portugal, al juntarse las palabras pagus o aldea y mogo o mojón, que podíamos traducir por población en la frontera.

Esa condición fronteriza le ha dado una serie de fortalezas pero también de debilidades, pues durante siglos han sido frecuentes las contiendas entre españoles y portugueses. Las numerosas guerras tramadas por los monarcas de Madrid y Lisboa sembraron siempre la zona de pobreza y muerte. Sin embargo, la tendencia de los vecinos a un lado y otro de la Raya fue de supervivencia, intentando crear un marco que diera para vivir, con un permeable sistema comercial, que en la mayoría de las ocasiones rebasó la legalidad establecida por ambos gobiernos. El resultado final la carencia de buenas vías de comunicación. Todos esos intentos de separación han recibido sentencia de muerte con la inauguración del puente internacional entre Paymogo y San Marcos.

La rivera de Chanza se estableció como frontera fluvial y hoy se ha convertido en ese gran colector que lleva las abundantes lluvias que caen en la Sierra de Aroche al sistema de pantanos que se encuentra al sur del Andévalo, posibilitando que se beba, riegue y trabajen las fábricas de una gran parte de la provincia de Huelva. Los paisajes aquí son variados desde los arcillosos de la raña, sembrada de olivos e higueras, pasando por los finos de la dehesa hasta los pizarrosos de los pagos. A ello se añade una rica fauna que muestra su fortaleza en numerosos cotos de caza.

Iglesia de Santa María Magdalena de Paymogo Iglesia de Santa María Magdalena de Paymogo

Iglesia de Santa María Magdalena de Paymogo / F.S.

Esa peculiar historia ha reunido edificios singulares como el castillo y la Iglesia de Santa María Magdalena, pero también una arquitectura popular fuertemente condicionada por la funcionalidad, adaptada a una economía agropecuaria y forestal. Abundan las viviendas con doblados para los frutos o amplios corrales o patios donde lo mismo se alojaban las bestias que se criaba algún cerdo ibérico. Sin embargo, los nuevos tiempos están haciendo desaparecer algunos de estos elementos.

También debemos mencionar al pósito municipal, convertido hoy en biblioteca, el lavadero público, la ermita de San Sebastián, la casa de Manuel María de Soto y Vázquez o el barrio de las Chozas. En las riveras y barrancos del término quedan esos viejos testigos de la transformación del cereal como son los molinos harineros.

Animales como el cerdo ibérico o la oveja han sido los dueños de las extensas dehesas del término, hoy fuertemente atacadas por la seca y con un futuro incierto. También las minas se reparten por este espacio, claro que estuvieron activas en la gran época de la minería, desde mediados del siglo XIX hasta las primeras décadas del XX. Hoy las esperanzas en esta zona tan deprimida están depositadas en los regadíos que la presa del Andévalo, en Puebla de Guzmán, va a posibilitar, con una agricultura puntera de cítricos, olivos y arándanos.

Todos esos elementos en un clima mediterráneo han dado como resultado una serie de recursos gastronómicos como carnes, setas o miel, que junto a los conocimientos y saberes, fundamentalmente de las mujeres, han conformado platos excepcionales como la caldereta de cordero, salmorejo, revoltillos, migas o gurumelos. A ello hay que sumar los exquisitos dulces como los gañotes, rosas de miel, engañamaridos, pan pobre, borrachos o tortas de chicharrones.

Si por algo destaca también Paymogo es por tener un importante calendario de fiestas que comienza el año con la Cabalgata de Reyes Magos y continúa con Carnaval, Feria de agosto, la Patrona Santa María Magdalena, Pirulito de San Juan, Romería de la Santa Cruz, Semana Santa, Feria Gastronómica Transfronteriza del Gurumelo, Festival de Flamenco Joven y Nuestra Sra. del Rosario.

Esa naturaleza tan peculiar posibilita que el visitante encuentre numerosos senderos, algunos establecidos desde muy antiguo por los contrabandistas, que gracias a productos como el café consiguieron fijar a la población sobre un territorio difícil.

Las IX Jornadas del Patrimonio del Andévalo se van a desarrollar a finales de mes en Paymogo

Todos estos elementos del patrimonio cultural han llevado a la asociación Campo de Andévalo a conceder a Paymogo las IX Jornadas del Patrimonio del Andévalo, que se van a desarrollar a finales del mes de noviembre. Desde hace meses se trabaja con el Ayuntamiento paymoguero, encabezado por su alcaldesa, para conformar un equilibrado programa que retrate perfectamente a esta fronteriza tierra. Se quiere que estén presentes los elementos castellano-leoneses de la repoblación medieval, pero también los andaluces y portugueses, para que los visitantes se lleven una idea aproximada de este marco tan rico y con tantos matices. Todo ello se traducirá en ponencias, comunicaciones, mesas redondas, exposiciones, proyecciones, reconocimientos y degustaciones gastronómicas, e incluso se hará alguna denuncia para mejorar elementos patrimoniales en el territorio andevaleño.

En resumen, dentro de unas semanas, Paymogo se convertirá en el foco cultural de la provincia de Huelva, proyectando su forma de vida, su paisaje y la amabilidad de sus gentes, pero también la imagen de un espacio dotado de grandes potencialidades para la agricultura o el turismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios