lepe

Nuevo atraco a punta de pistola, esta vez en un establecimiento 24 horas

  • Una persona encapuchada roba poco más de cien euros de la caja registradora

Establecimiento en el que se produjo el atraco a mano armada. Establecimiento en el que se produjo el atraco a mano armada.

Establecimiento en el que se produjo el atraco a mano armada. / j. landero

Nuevo robo a punta de pistola en Lepe, aunque esta vez en un establecimiento 24 horas. Los hechos tuvieron lugar, como el atraco de similares características del que informó el lunes Huelva Información, durante la madrugada del domingo, apenas dos horas después del anterior, cuando una sola persona encapuchada encañonó con una pistola al empleado del turno de noche del comercio 24 horas situado en la plaza de Fuente Vieja.

Según ha relatado el empleado víctima del atraco, que ha preferido ocultar su identidad "por miedo a posibles represalias", eran las 4:35 cuando a la ventanilla de venta de dicho comercio se acercó un hombre encapuchado que "en principio no levantó sospechas" en él porque "en esa zona suelen quedar diariamente muchos trabajadores del campo antes de trasladarse al tajo, y muchos se protegen del frío con capuchas".

Dicha persona, prosigue, "llamó al timbre, le abrí y, de inmediato, introdujo medio cuerpo en el interior de la tienda y me puso la pistola en la cabeza repitiéndome continuamente que le diese el dinero, y que si lo hacía no me haría daño, porque esa no era su intención".

"Llegué a temer por mi vida -prosigue el empleado- por lo que abrí la caja registradora y sin dudarlo le entregué todos los billetes que había en ella. En total entre 100 y 150 euros, tras lo cual pude acercarme al pulsador de la alarma antirrobo, que activé". Según su relato, al darse cuenta de ello, el atracador salió corriendo y huyó de la zona.

La víctima del robo asegura que tanto la Policía Local como la Guardia Civil "llegaron de inmediato", lo cual agradece, porque "me calmaron y ofrecieron mucha tranquilidad, ya que yo estaba en esos momentos muy mal".

Al día siguiente acompañó a la propietaria del establecimiento al cuartel de la Guardia Civil de Lepe, donde interpusieron la corriente denuncia, por lo que tras hacerse cargo el Instituto Armado de la investigación, espera que se logre identificar al atracador "por lo menos para que nadie tenga que vivir una situación como la que yo padecí".

Por otra parte, asegura que las "secuelas" que le ha dejado el atraco "son muchas por el momento", ya que "estoy acudiendo al psicólogo, no puedo dormir, se me viene continuamente a la cabeza el momento en que el atracador me puso la pistola en la cabeza y tengo la continua sensación de que va a volver a aparecer en cualquier momento".

Justo después del atraco asegura que tuvo que ser atendido en el centro de salud tras sufrir una caída, sentir una fuerte opresión en el pecho y respirar con dificultad. "Me tuvieron que suministrar varios tranquilizantes, tanto por vía oral como intravenosa", detalla.

Por último, afirma que aunque los sanitarios que lo han atendido estos días le han ofrecido acogerse a una baja médica, ha tenido que renunciar a ella y sigue acudiendo a trabajar al establecimiento atracado todas las noches porque "económicamente lo estoy pasando un poco mal y no puedo permitirme perder ni un día de trabajo".

El atraco a punta de pistola que adelantó este lunes Huelva Información tuvo lugar igualmente en la madrugada del domingo, concretamente a las 2:28, cuando también un solo individuo encapuchado logró llevarse un botín de algo más de 2.000 euros de dinero en efectivo del salón de juegos Vikingos, situado en el número 15 de la avenida La Arboleda de Lepe, cuando el camarero estaba cerrando el establecimiento.

En la denuncia interpuesta a la mañana siguiente ante la Guardia Civil de Lepe, a la que tuvo acceso esta redacción, el encargado del salón de juegos, que responde a las iniciales de J.A.C.E., afirma que un empleado suyo fue objeto de un "robo con violencia e intimidación cometido en el interior del bar", y narra en su declaración que "un hombre varón llegó a la hora del cierre y amenazó con una pistola al empleado, llevándose el dinero de la caja registradora, y el que había en el interior de una caja fuerte que se encontraba en el interior del almacén, marchándose posteriormente del local".

Igualmente, señala en la denuncia que una vez realizado el arqueo de las cajas, "la cantidad que falta es de 2.055 euros, de los cuales 1.000 pertenecen al cambio que deja la empresa recreativa y los 1.055 restantes a la recaudación del bar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios