Provincia

Madruga, Feria y Ramírez recibirán la Medalla de Oro

  • Quoniam sollicitudo storalis vera est causa, qua Ecclesia movetur ut id quod fideliterEn ellos se reconoce el trabajo en el urbanismo, la cultura y el asociacionismo

Comentarios 1

El Pleno del Ayuntamiento de Lepe aprobó anoche la concesión de las distinciones que otorga el Ayuntamiento lepero a los vecinos que se han distinguido a lo largo de su trayectoria por el trabajo en torno al municipio. Esta propuesta tenía el carácter de moción institucional con el fin de distinguir a tres personalidades de gran arraigo, que han venido trabajando desde hace décadas por el desarrollo social y cultural de la localidad.

Así, la Corporación de Lepe concedió la Medalla de la Ciudad de Lepe a Jaime Madruga Martín abogado urbanista de Lepe y político en la transición. Su incursión en el mundo de la política está ligada a los principios de nuestra democracia. Integrante del llamado Grupo de los Doce y de la Federación de la Democracia Cristiana, en 1979 fue candidato a la Alcaldía de Huelva por UCD, en la lista más votada de la capital, lo que le llevó a ser el primer presidente de la Diputación. Su carrera profesional se ha desarrollado en la provincia y, en concreto, en Lepe.

El lepero Cristóbal Feria Contreras también fue distinguido con otra medalla de oro de la ciudad por llevar en su carácter la esencia del asociacionismo lepero. En los años 70 se hizo hermano de la Hermandad de la Bella y, con un grupo de amigos, conocidos como "Los Babys" se ocupó de la organización de algunas actividades romeras y de la confección de carrozas.

Francisco Ramírez López, dramaturgo y escenógrafo fue distinguido por su faceta cultural. Dirige desde 1980 el grupo de teatro Algazara, con el que ha cosechado numerosos éxitos como director, autor y escenógrafo.

Además se distinguió con la designación de calles al Alcalde Manuel Torres Hidalgo que ejerció la alcaldía de Lepe en los años 40, a la desaparecida maestra María Mena Labadía que ejerció en Lepe durante casi toda su carrera, al sacerdote y párroco de La Antilla Juan María Vázquez López y a la familia gitana apodada como "Los Cantaritos" por su especial vinculación con el municipio. El título de Hijo Adoptivo fue para al párroco Feliciano Fernández Sousa al que reconocen su dedicación durante 30 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios