Que sea de Huelva

Historia y tradición en Puebla de Guzmán

  • La romería de la Virgen de la Peña tiene su origen en el siglo XV. Danzas, cantos y variados actos dan muestra de la riqueza etnográfica de esta zona.

Tradicional Danza de las Espadas en Puebla de Guzmán. Tradicional Danza de las Espadas en Puebla de Guzmán.

Tradicional Danza de las Espadas en Puebla de Guzmán. / Alberto Domínguez (Puebla de Guzmán)

Etnográficamente, Huelva es una provincia de una riqueza infinita. Romerías, procesiones, tradiciones, cultura, danzas… que, en muchos casos, por desconocidos sorprenden al que descubre su variedad por primera vez.

Entre las expresiones culturales más ancestrales que se pueden encontrar en nuestra provincia está una romería declarada desde el año 1999 como Fiesta de Interés Turístico Nacional: la Virgen de la Peña de Puebla de Guzmán.

Procesión durante la romería Virgen de la Peña. Procesión durante la romería Virgen de la Peña.

Procesión durante la romería Virgen de la Peña. / Alberto Domínguez (Puebla de Guzmán)

Esta emblemática fiesta, que se celebra desde el último sábado del mes de abril hasta el martes siguiente en el incomparable marco del Cerro del Águila, tiene su origen en el año 1470. Fue entonces cuando, según la leyenda popular, un pastor descubrió un intenso brillo tras unas rocas, próximas al Prado de Osma, cercano a la localidad de El Almendro, encontrando al acercarse una imagen de la Virgen que llevó al Castillo del Águila. En este enclave se encuentra el santuario en honor a la Virgen de la Peña. Y tal fue su repercusión, que en 1636 ya se haya constancia documental de la romería, ya costeada por los mayordomos. Una romería que mantiene elementos que perduran desde el siglo XVII, tales como los mayordomos o las procesiones. Sin embargo, no es hasta casi tres siglos después de su inicio, cuando en 1919 se constituye la primera hermandad de la Virgen de la Peña.

Más allá de su ancestral historia, la romería de la Virgen de la Peña cuenta con numerosas singularidades que le otorgan un carácter especial, fruto de las diversas influencias culturales y etnográficas de las que ha vivido este enclave, lo que ha llevado a que acudan hasta Puebla de Guzmán hermandades de diversos puntos de España, allende las fronteras de la provincia de Huelva. Así, caballerías ampliamente engalanadas, las procesiones y las misas, solemnes pero acompañadas de cantos de corte flamenco y rociero o el sermón de las súplicas son aspectos de gran simbología que otorgan el carácter tradicional y peculiar a esta romería. Junto a ellos, las coplas que entonan los caballistas durante las noches, la emblemática Danza de las Espadas y los típicos trajes de gabachos son elementos que distinguen esta celebración y muestran el impregnado sello castellano y vasco. En este vistoso baile, que tiene lugar durante el pregón, participan grupos impares de hombres, que se mueven al son de gaitas y tamboriles.

Mujeres con el traje de gabacha durante la romería Virgen de la Peña. Mujeres con el traje de gabacha durante la romería Virgen de la Peña.

Mujeres con el traje de gabacha durante la romería Virgen de la Peña. / Alberto Domínguez (Puebla de Guzmán)

La romería tiene el domingo su celebración principal con la procesión de la Virgen de la Peña alrededor de una ermita, situada en un alto, desde en el que, si la climatología lo permite, se puede divisar la costa onubense. Figura destacada es la del mayordomo, ya que se encargará de costear y organizar la romería del año siguiente, aunque contando con la inestimable ayuda de sus vecinos.

Caballistas a la entrada de la romería Virgen de la Peña en Puebla de Guzmán. Caballistas a la entrada de la romería Virgen de la Peña en Puebla de Guzmán.

Caballistas a la entrada de la romería Virgen de la Peña en Puebla de Guzmán. / Alberto Domínguez (Puebla de Guzmán)

Como es tradicional, la gastronomía también tiene un papel protagonista durante esta romería. La caldereta de excelente carne del Andévalo, que se suele servir en la Comida de los Pobres y que ya se ha generalizado entre todos los asistentes, o los dulces que los mayordomos se encargan de repartir durante toda la romería hacen las delicias de los numerosos romeros que disfrutan de estos días en Puebla de Guzmán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios