Zalamea la Real

Hallan grabados rupestres de la Edad del Bronce en un grupo de rocas

  • Las inscripciones en la piedra son figurativas y de gran tamaño

  • Han sido localizadas en la zona de Los Manantiales

Uno de los grabados rupestres sobre la piedra. Uno de los grabados rupestres sobre la piedra.

Uno de los grabados rupestres sobre la piedra. / José Miguel Jiménez (Zalamea)

Un vecino de Zalamea, Félix Lancha Gómez, descubrió recientemente un grupo de rocas en las que figuraban unas extrañas marcas que llamaron su atención cuando paseaba por el entorno de la localidad y que todo apunta a que sean pinturas rupestres.

El hombre, intrigado por las curiosas inscripciones, puso en conocimiento el hallazgo de la Asociación Cistus Jara de Zalamea la Real, cuyos integrantes se desplazaron hasta el lugar indicado por Lancha, ubicado a unos tres kilómetros del núcleo urbano, en la zona conocida como Los Manantiales.

Una vez allí, los miembros del colectivo comprobaron el interés de los grabados. Desde la asociación se indica a Huelva Información que "realizamos un estudio detallado de las formas y figuras y tomamos fotografías que nos permitieran realizar posteriormente un estudio comparativo con otros grabados rupestres similares".

Después de observar al detalle los trazos encontrados sobre las piedras, la profundidad de los mismos y las características de la pátina que los recubre y el grado de erosión que han sufrido, comparándolos con otros similares de la oeste peninsular (como los de yacimientos de Aulagares de Galicia, la fachada atlántica o Extremadura) "podemos adelantar, pendientes de un estudio realizado por expertos, que efectivamente nos encontramos ante unos auténticos grabados rupestres con una datación preliminar relativa en torno a finales de la Edad del Bronce (aproximadamente del 1.500 antes de Cristo)".

Son de unas características distintas a las de los grabados rupestres de los Aulagares, afirman desde la Asociación Cistus Jara, "aunque dentro del mismo orden cronológico".

Así, explican que "aparecen figuras irregulares esquemáticas que precisan de un estudio más detenido: son, sobre todo, grabados figurativos; es decir, los que permiten identificar el motivo del grabado con algún objeto físico (como animales o seres humanos, generalmente de forma bastante esquemática)".

El colectivo remarca que están enclavados en el área arqueológica de Zalamea-El Villar, que comprende yacimientos como los dólmenes de La Paloma o La Venta, o el Tholos de La Esparraguera. Una zona que de manera periódica arroja nuevos hallazgos arqueológicos de diferentes épocas, desde la Prehistoria hasta la Edad Media.

"El esfuerzo y el interés de los autores de los grabados indica que más que un pasatiempo, las representaciones en piedra tenían un significado profundo, religioso, dada la complejidad de algunos petroglifos", interpretan. En la misma Zalamea la Real, Los Aulagares están repartidos en tres bloques: el primero de ellos es una roca de superficie plana y es el más numeroso.

Se trata de 45 círculos de formas y dibujos variados, generalmente circunferencias concéntricas o radiadas de diferentes tamaños, algunas con puntos en sus diversas secciones. La figura principal llega a tener hasta 25 cm de diámetro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios