Provincia

Hallan en Ayamonte los restos de un monstruo marino

  • La afición por los mensajes que esconden las rocas de dos vecinos de la ciudad fronteriza les lleva a descubrir durante un paseo por la naturaleza el fósil de vertebrado más antiguo del suroeste de la península, un saurio marino con algo más de 220 millones de años de antigüedad

Reproducción de como sería el nothosaurio o 'monstruo' marino de Ayamonte Reproducción de como sería el nothosaurio o 'monstruo' marino de Ayamonte

Reproducción de como sería el nothosaurio o 'monstruo' marino de Ayamonte / M.G. (Ayamonte)

Los vecinos de Ayamonte Ramón Martín y Miguel Ángel Bernal caminan habitualmente por la naturaleza observando los mensajes que ‘ocultan’ las piedras sobre nuestro pasado más remoto, y que revelan solo a quienes saben interpretarlos. Hace unos meses, en uno de sus habituales paseos por el municipio fronterizo, concretamente por una zona situada a unos ocho kilómetros de la línea de costa, no sospechaban que iban a ser protagonistas de un importante hallazgo.

Ese día, de repente, una roca despertó su curiosidad. En ella observaron unos fragmentos de lo que intuyeron que podía tratarse de un hueso fosilizado. No lo dudaron y, la sospecha de que podía ser algo importante les hizo comunicar el hallazgo a las autoridades locales. Dieron así aviso al Ayuntamiento de Ayamonte, y también al arqueólogo local Benjamín Cabaco, de la empresa ArqueoGuadiana, que puso el asunto en manos de los paleontólogos de las Universidades de Huelva y Sevilla, Antonio Toscano y Fernando Muñiz, respectivamente, quienes confirmaron que el resto fósil pertenece con bastante probabilidad a un saurio  llamado nothosaurio. Se trata de un animal marino de unos 220 millones de años. "No es una vértebra completa, sino el arco neural, cuyas características nos lleva a asignarla a un grupo especial de reptiles o saurios marinos: los nothosaurios", asevera Muñiz.

En caso de confirmarse la identificación de los paleontólogos, se trataría de un animal de entre dos metros y dos metros y medio de largo según el tamaño de la vértebra [aunque podían medir hasta cinco metros]. Se trata de un depredador de cuello y cabeza largos, mandíbulas igualmente alargadas con numerosos dientes afilados al ser carnívoro alimentarse de peces, anfibios u otros reptiles marinos de la época. También sería un animal muy flexible y con destacadas capacidades natatorias dadas las membranas que poseía entre los dedos de sus cuatro patas. También "se piensa que estos reptiles podían salir a la orilla de entonces, o sea, a la paleoplaya de Ayamonte, para depositar sus huevos, lo cual es extrapolable a todo el grupo genérico de los nothosaurios". En definitiva, añaden, un "auténtico monstruo marino" prehistórico, según lo han bautizado familiarmente ellos mismos.

El estudio en profundidad llevará a los investigadores a clasificarlo y a ponerle nombre y apellido: género y especie. Y es que "dentro de los nothosaurios hay diferentes géneros y especies", detalla el paleontólogo. "Por ahora se puede afirmar que pertenece al grupo de los sauropterygios (Sauropterygia), que incluye predadores como nothosaurios, simosaurios, lariosaurios, cíiamodus o placodus, aunque aún hay estudiar los restos en detalle".

Vertebra fosilizada hallada en Ayamonte Vertebra fosilizada hallada en Ayamonte

Vertebra fosilizada hallada en Ayamonte / M.G. (Ayamonte)

Fernando Muñiz, geólogo con la especialidad de paleontología e investigador de la Universidad de Sevilla, aunque residente en Lepe, ha precisado a Huelva Información que "enseguida nos dimos cuenta que se trataba de un hallazgo único" ya que sería el resto más antiguo de un vertebrado en la zona suroccidental de España. Su experiencia, la configuración del hueso y la comparación con otros fósiles les llevó a determinar que se trataba de una vértebra dorso-lumbar -el comienzo de la cola del animal-.

El análisis de las rocas donde fosilizó este hueso indica, según prosigue Muñiz, que se trata de un ejemplar del Triásico Superior -con unos 200 millones de años de antigüedad-, cuya importancia radica en que hasta el momento solo se había hallado en Andalucía evidencia de estos animales marinos en Puente de Génave (Jaén) y Órgiva (Granada), que con unos 237 millones de años son algo más antiguos que los de Ayamonte.

Los investigadores también explican que ya se han realizado pruebas preliminares con ácido clorhídrico diluido al 10% sobre muestras de la roca para determinar si son carbonatadas y seleccionar así el estrato de donde proceden para proseguir la investigación. También se están realizando secciones delgadas a un fragmento de hueso desprendido para indagar en los conocimientos osteológicos de la vértebra. Los restos se encuentran actualmente en laboratorios de la Universidad de Huelva, donde están son estudiados en profundidad.

Sobre el lugar del hallazgo los investigadores prefieren no concretarlo para evitar deterioros, aunque Muñiz ha precisado al respecto que sería muy diferente a como lo vemos ahora ya que se trataría del fondo marino de hace unos 220 millones de años, cuando el saurio vivió. "Si con una máquina del tiempo viajásemos a aquella época -añade- estaríamos en un fondo marino, y si saliésemos a la superficie tendríamos delante de Ayamonte lo que actualmente es EEUU y Canadá ya que entonces todos los continentes conformaban una única masa de tierra: Pangea".

Hay que tener en cuenta que se trataría del Triásico, en la era Mesozoica [también conocida como de los Dinosaurios], la cual arranca unos 20 millones de años antes ya que las rocas mesozoicas de Ayamonte registran el inicio de la ruptura y separación de ese único continente. Es decir, sería el momento en que América y Europa-África empezaron a separarse dando inicio lo que hoy es el océano Atlántico.

Según detalla Muñiz, los restos de Ayamonte han sido hallados en lo que sería la playa de entonces, por lo que al profundizar en el estudio de las rocas "vamos a obtener más información de la fauna marina de la época: almejas, caracolas marinas o incluso trazas de gusanos que habitaban ese fondo marino por el que también vivió nuestro saurio".

El paleontólogo Fernando Muñiz con un fondo rocoso muy similar al existente donde ha sido hallado el fósil del nothosaurios El paleontólogo Fernando Muñiz con un fondo rocoso muy similar al existente donde ha sido hallado el fósil del nothosaurios

El paleontólogo Fernando Muñiz con un fondo rocoso muy similar al existente donde ha sido hallado el fósil del nothosaurios / Jordi Landero (Ayamonte)

Muñiz indica finalmente que el hallazgo de este fósil "contribuye al estudio de la paleontología onubense" ya que "rellena un hueco". Y es que según precisa, al margen del norte de la provincia, que es la zona más antigua de Huelva geológicamente hablando -500 millones de años-; en la parte sur o costera "hay registrados materiales mucho más modernos -7 millones de años- y otros más antiguos -300 millones de años-, mientras que estos donde se han hallado los restos del saurio pertenecen a la era Mesozóica, siendo el primer registro de vertebrado en materiales mesozóicos hallados en Huelva".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios