Lepe

Fallece una mujer por asfixia en el incendio de su vivienda

  • Varias viviendas del bloque fueron desalojadas a consecuencia del fuego y el humo

Edificio en el que se produjo el incendio que costó la vida a la mujer. Edificio en el que se produjo el incendio que costó la vida a la mujer.

Edificio en el que se produjo el incendio que costó la vida a la mujer. / J. Landero (Lepe)

Por asfixia. Ese fue el motivo de la muerte de una mujer durante la madrugada de este martes en el incendio de su vivienda, en Lepe, según el resultado de la autopsia que confirmaron ayer por la tarde a Huelva Información fuentes de la propia familia de la fallecida.

Sin descartar ninguna hipótesis, la Guardia Civil señaló por la mañana que los primeros indicios apuntaban bien al suicidio, o a causas accidentales, motivo por el que la Policía Judicial abrió una investigación.

La mujer, de 39 años de edad y natural y vecina de Lepe, donde era muy conocida, responde a las iniciales de BGG y su cadáver fue hallado en el interior de la vivienda siniestrada, en la que residía habitualmente y donde se encontraba sola en el momento del incendio.

Los hechos tuvieron lugar pocos minutos antes de la 01:30 de la madrugada en la segunda planta del portal 1 del edificio Magallanes de Lepe, donde por causas que también investiga la Guardia Civil, se originó un incendio, según informó a primera hora de ayer el servicio de Emergencias 112.

Según relataron ayer a Huelva Información algunas vecinas del bloque, entre cinco y seis familias, algunas de ellas con bebés de escasos meses, tuvieron que ser desalojadas de las viviendas ubicadas en dicho bloque como consecuencia del incendio y del intenso humo, viéndose éstas obligadas a pasar la noche en casas de familiares.

Interior de la vivienda calcinada por las llamas. Interior de la vivienda calcinada por las llamas.

Interior de la vivienda calcinada por las llamas. / J. Landero (lepe)

El 112 recibió poco antes de la 01:30 varias llamadas de alerta sobre el siniestro, siendo los primeros en llegar varios agentes de la Policía Local, que no pudieron acceder a la casa por la gran cantidad de humo acumulado, y que iniciaron las labores de evacuación del resto de vecinos del bloque.

El incendio quedó totalmente extinguido poco antes de las cuatro de la madrugada por bomberos del Consorcio Provincial contra Incendios, que tras realizar una valoración del estado del edificio autorizaron el regreso a sus casas de las familias desalojadas.

Según relató a esta redacción Francisco González, responsable del parque de bomberos de la Costa Occidental (Ayamonte), encargado de la extinción del fuego, el aviso lo recibieron a la 01:28, con el añadido de que podría haber atrapadas “dos personas” en el interior de la vivienda siniestrada. Un hecho que “nos llevó a pensar inicialmente que podríamos encontrar dos cadáveres, aunque finalmente fue solo uno”.

Según precisó, el cadáver de la mujer fue hallado “en una de las esquinas del salón”, estancia que “junto con la cocina, quedó totalmente calcinado”, mientras que el resto de la vivienda “solo estaba afectado por humo”.

“Cuando entramos en el piso –prosiguió- el salón estaba totalmente en llamas, con una carga térmica considerable y propagándose al resto de la vivienda”. “Además –añadió- por la puerta salía mucho humo, generándose un efecto chimenea por el hueco de la escalera”.

Los primeros indicios de la investigación policial apuntan a que las llamas podrían haberse iniciado en el sofá

Sobre el origen del fuego, Francisco González se remitió a la investigación iniciada por la Guardia Civil, aunque precisó que el escenario “quedó muy complicado por estar totalmente calcinado, aunque los primeros indicios apuntan a que las llamas podrían haberse iniciado en el sofá”.

La vecina de uno de los pisos colindantes con el afectado, Mabel Ramírez, relató a este periódico que pasaron “mucho miedo” y que “gracias a otros vecinos que aún estaban despiertos y que nos avisaron, ya que nosotros estábamos durmiendo, pudimos coger a la niña y salir corriendo”.

Mabel Ramírez tuvo que pasar la noche en casa de su madre, donde asegura que no “pegó ojo”, y donde según ella tendrá que pasar unos cuantos días porque “con este olor, y como está la casa, no voy a meter aquí a la niña”.

Otra vecina, Elena Cruz, que vive en el piso situado debajo del siniestrado, relató que tuvo que “salir corriendo” con su bebé de apenas seis meses, y que pasó “mucho miedo”. Al igual que la anterior ha pasado la noche en la casa de un familiar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios